Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 18 abril 2014

Vizcaya

20.09.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Aunque las asociaciones de vecinos reconocen en 'petit comité' que a veces sólo se fijan en los problemas de su entorno inmediato, en el caso del Distrito 1 hay coincidencias a la hora de señalar a sus bestias negras. El tráfico en Lehendakari Aguirre es buena prueba de ello. «Tenemos aquí la que probablemente sea la única calle del municipio con seis carriles», señala Aitor Sarrionandia, de la asociación San Pedro. Jesús Ureta, de El Canal, confirma sus palabras y señala que «desgarra el distrito» al partirlo en dos. «Y lo peor es que este modelo se trata de trasladar a las zonas bajas de Deusto y San Ignacio», sentencia.
Además, el reinado del coche lleva consigo otro daño colateral: la falta de espacios peatonales. «No hay en Deusto ni uno, ¡increíble!», clama Sarrionaindia. «Desde Deusto hasta Elorrieta se levanta un bosque de ladrillo y cemento, agravado por la supresión de parte del parque de Sarriko. Y el aumento de población con el muro de edificios previsto por el Plan de Zorrozaurre recrudece el problema», detalla Ureta, que reivindica el Parque de Ribera previsto en 1995 que iba a abrir el distrito a la ría.
Aunque la regeneración de Zorrozaurre les toca de lleno, los portavoces de la asociación Euskaldunako Zubia, de la Ribera de Deusto y Zorrozaurre, centran sus reivindicaciones en otros asuntos. Entre los problemas más acuciantes del barrio destacan los estragos del tráfico pesado. «La zona dispone de una única carretera, paralela a la ría. Se trata de un vial que transcurre sobre las arquetas del saneamiento de las casas y, por tanto, hueco, que sufre frecuentes hundimientos y parcheos por el peso de los vehículos. Y las casas se resienten por las vibraciones. Por eso, llevamos tiempo solicitando el traslado de Aparcavisa. Es que también tenemos el depósito municipal...», deslizan Jesús Umaran y Eneko.
Además, se quejan de que mientras no avanza el Plan de Zorrozaurre, ellos se ven obligados a convivir con el abandono de muchos solares y pabellones industriales, que atraen a indigentes que viven en condiciones lamentables. Esta situación ha desembocado, según sostienen, en un aumento de los delitos contra la propiedad. Otro punto negro para ellos es el entorno de la discoteca Mao-Mao Beach. «Cuando abren los fines de semana, hay destrozos en el mobiliario público, en coches, portales...», enumeran.
Más arriba, más modestos
Estas reclamaciones quedan un poco lejos de Arangoiti, que soporta su cruz particular: el ascensor que le une con la parte baja del distrito, de propiedad privada y que, según repiten los usuarios, ofrece un servicio «tercermundista». «Queremos accesos peatonales dignos: escaleras, rampas mecánicas, elevador tipo funicular...», propone Txutxi, de la asociación vecinal del barrio. La ampliación del parque de Araneko, la semipeatonalización de Eguileor y la ampliación de aceras en Ganekogorta son otras de sus peticiones, muy modestas comparadas con las de sus compañeros 'de abajo'.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS