Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Política

organización

Conocer la lengua vasca es condición para ejercer cargos en el seno de la banda
19.09.09 - 19:48 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
ETA ha establecido que el euskera sea el único idioma de comunicación en el seno de la banda terrorista. El conocimiento de la lengua vasca es condición sine qua non para poder ejercer responsabilidades en el seno de la organización etarra, según documentos internos de la banda a los que ha tenido acceso la agencia "Vasco Press".
El debate interno abierto en el seno de ETA tras la ruptura de la tregua ha modificado el "decálogo básico de los militantes de la organización" que había sido aprobado en el debate anterior, el celebrado entre 2002 y 2003. El primer cambio ha sido hacer desaparecer la estructura en forma de decálogo en el que recogían los derechos y obligaciones de los etarras y sustituirlo por un reglamento interno sin articulado.
Uno de los cambios introducidos en el nuevo reglamento hace referencia al idioma. En 2003, se había establecido que "la lengua de Euskadi Ta Askatasuna es el euskera", pero ahora se precisa que "el idioma que utilizará la Organización a nivel interno será el euskera. Otros idiomas se utilizarán para la comunicación exterior".
Además, en los documentos actuales se ha establecido la exigencia lingüística como filtro para ocupar cargos en el seno de la banda: "Para ser responsable es necesario dominar el euskera", se establece ahora.
Al igual que en el antiguo decálogo, en el reglamento actual se insiste en la necesidad de usar o aprender la lengua vasca: "Todos los miembros tenemos la responsabilidad y la obligación de utilizar solamente el euskera entre nosotros. Los que no sepan euskera toman el compromiso de aprenderlo a corto plazo, correspondiendo al militante y a su responsable continuar ese proceso".
Por otro lado, el reglamento de la organización terrorista define la figura del colaborador y del militante de ETA. El primero es aquella persona que "está de acuerdo con la línea política de la Organización y presta ayuda sin estar bajo la disciplina de la estructura de la Organización". El militante, en cambio, además de estar de acuerdo con la línea política y estar sometido a la disciplina de ETA, tiene "el compromiso de trabajar en lo que la organización decida y la obligación de cumplir rigurosamente todo lo que se decida".
Algunos de los antiguos artículos del decálogo aparece reproducidos prácticamente de forma literal en el nuevo reglamento interno. El primer punto del antiguo decálogo es uno de los que se reproducen tal como estaban: "La organización ETA la formamos ciudadanos voluntarios que luchamos en favor de una Euskal Herria independiente, socialista, euskaldun y solidaria".
También se repite, de forma casi literal, el segundo punto del decálogo: "El objetivo de ETA es conseguir una Euskal Herria independiente, socialista y euskaldun: haciendo realidad todos los derechos y proyectos que nos corresponden como pueblo, sin ningún tipo de opresión ni discriminación a hombres y mujeres libres, y construyendo un pueblo que sea solidario con otros".
ETA asume los compromisos de proporcionar a sus miembros "formación política y militar", de impulsar debates políticos en su seno y de poner a disposición a los militantes documentación y "el patrimonio técnico y político que se ha ido acumulando". Los militantes, por su parte, están obligados a utilizar de forma correcta "los recursos que ponga en nuestras manos la Organización (material, dinero, información)" aplicando, además, las normas de seguridad. Los miembros de la banda se obligan a "profundizar en la seguridad".
Se reconoce el derecho de los miembros de ETA a ser elegidos para la dirección o para otros cargos, a realizar críticas de cualquier aparato de la banda o de otros miembros "siempre bajo el procedimiento establecido". "Tenemos el derecho de hacer propuestas, reflexiones o críticas sobre la actividad de la Organización", añade el reglamento que también reconoce el derecho "a recibir formación política y militar básica", si no entra en conflicto con la seguridad.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS