Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Política

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El Ayuntamiento de Basauri cerrará las txosnas que exhiban símbolos etarras durante las fiestas. Cuando queda apenas un mes para la celebración de los San Faustos, que ponen el broche final al calendario festivo del verano en Euskadi, el Consistorio, en manos de la socialista Loly De Juan, ha decidido estrechar el cerco a los radicales. Las cuadrillas y colectivos que soliciten el permiso pertinente para abrir una caseta deberán firmar un documento en el que se comprometan a no colocar ningún cartel o pancarta que suponga un enaltecimiento del terrorismo. El incumplimiento de este apartado acarreará tanto sanciones económicas como la revocación de la licencia, así como la apertura de un proceso penal.
Basauri se suma de esta forma a la estrategia de «tolerancia cero» con los radicales promovida por el Gobierno vasco y sigue la línea de actuación propuesta por el consejero de Interior en su política de «achicar los espacios de impunidad» del entorno de ETA. Después de retirar cientos de pancartas y carteles alusivos a los presos de esta banda en las fiestas de las tres capitales vascas y de varios municipios, Rodolfo Ares instó a finales de agosto a los consistorios a no conceder en el futuro permisos de apertura a las txosnas que amparasen el terrorismo para evitar «que los violentos se apoderen de nuestras fiestas».
En una apelación sin precedentes, Ares invitó incluso a boicotear activamente los establecimientos públicos y hosteleros que luzcan imágenes de etarras. Su departamento ha incoado alrededor de dos centenares de expedientes por enaltecimiento de terrorismo debido a este tipo de exhibiciones.
El Ayuntamiento de Basauri se convierte en la primera corporación municipal que incluye a título particular una mención específica a la simbología etarra en el sistema de concesión de licencias. Sucede después de que Interior y la Asociación de Municipios Vascos, Eudel, acordaran preservar la calle «para la convivencia en paz y libertad».
«Nuestro objetivo es hacer cumplir la ley. Hay veces que se ha escondido la mirada, pero no podemos dejar ningún espacio a esta gente (en alusión a los radicales) por mucho que luego haya opiniones en contra que, personalmente, no comparto», expresó ayer la alcaldesa del municipio vizcaíno en declaraciones a este periódico. Loly De Juan se refería, en este sentido, a las críticas vertidas por PNV, EA y Aralar a la campaña de retirada de fotos de presos de ETA que Interior ha llevado a cabo este verano.
No cabe la «omisión»
En el escrito que deben firmar las agrupaciones que deseen abrir una txosna en las fiestas de Basauri, el Ayuntamiento se muestra tajante. No se permitirán «anagramas o textos de organizaciones declaradas ilegales ni textos referentes a las mencionadas organizaciones». Tampoco se podrá hacer «alusión» a grupos que «supongan conductas ilícitas», ni «exponer lemas o eslóganes en alusión directa a instituciones y agrupaciones o personas que los representen, y que supongan una amenaza o intimidación». El Consistorio prohíbe, asimismo, la exhibición de «carteles o pancartas con textos o fotografías de presos de la banda terrorista ETA».
Es la primera vez que el Ayuntamiento de la localidad incorpora esta condición en los permisos de apertura de txosnas, que hasta ahora recogían únicamente cuestiones como los horarios, el volumen de ruido permitido o las normas para la manipulación de alimentos.
Aunque el formulario también lo deben suscribir las quince cuadrillas organizadoras de las fiestas, que tienen su sede en lonjas repartidas por todo el municipio y que nunca colocan simbología etarra en sus locales, va dirigido especialmente a los colectivos responsables de las txosnas en el parque Bizkotxalde. Situado junto a la comisaría de la Ertzaintza, paradójicamente en esta parte del recinto festivo ha sido habitual en años anteriores encontrar carteles de presos de la banda terrorista.
De incumplir alguno de los términos del documento, el Consistorio basauritarra contempla la apertura de sendos expedientes administrativo y sancionador -todavía no ha fijado la cantidad a la que podría ascender la multa-, así como la anulación del permiso -conllevaría el cierre de la caseta- y el traslado del caso a la autoridad judicial. «Actuaremos con contundencia como Ayuntamiento y pediremos a Interior que haga lo mismo», aseguró la alcaldesa. Loly De Juan apuntó, asimismo, que si una txosna quebranta el acuerdo, el Consistorio estudiará si concede o no una nueva licencia a sus responsables de cara a futuras citas festivas. «No cabe desconocimiento u omisión. Ellos firman un papel en el que se les exigen ciertas cosas. Si no lo respetan una vez es que no tienen voluntad de cumplirlo», consideró la primera edil.
«Cordura»
Los servicios jurídicos del Ayuntamiento han terminado esta semana de dar forma al texto. Éste verá la luz apenas unos días después de que los radicales protagonizaran una auténtica batalla campal en Lekeitio en plenas fiestas locales. Unos doscientos encapuchados atacaron el lunes de madrugada la subcomisaría de la Ertzaintza y provocaron una algarada en cuyo transcurso se registraron numerosos destrozos en sucursales bancarias y una oficina de seguros, además del incendio de una veintena de contenedores y dos coches.
La localidad sumó pérdidas por valor de 60.000 euros. Loly De Juan hizo un llamamiento a la «cordura» para que hechos como el del municipio costero no se repitan en Basauri. «Se trabaja durante muchos meses para que la gente pueda disfrutar de las fiestas con tranquilidad. Espero que no tengamos que lamentar nada parecido», señaló.
La decisión adoptada por este municipio se une a la iniciativa aprobada por el Ayuntamiento de San Sebastián de cara a las fiestas del barrio donostiarra de Egia, que tendrán lugar del 12 al 20 de este mes. El Consistorio, gobernado por Odón Elorza, del PSE, ha retenido «cautelarmente» la subvención municipal de 12.000 euros hasta que terminen los festejos y remarcó que sólo hará entrega de dicha cantidad a la comisión festiva si no se produce un enaltecimiento del terrorismo y se cumplen los horarios de cierre. El Ayuntamiento permanecerá «atento» al desarrollo de los actos de cara a tomar medidas a la hora de conceder futuras autorizaciones.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS