Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

null

ÁLAVA

Una multitud festeja con gaseosa y harina el Chupinazo que abre la celebración de San Roque
16.08.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Se había implorado un Chupinazo limpio y el de ayer fue prácticamente impoluto, a excepción, claro está, de la gaseosa y demás sustancias que condimentan el inicio de las fiestas de Llodio. Lo dicho, chupinazo inmaculado bajo el cielo azul que deparó la mañana de ayer. Ya era hora de que la meteorología correspondiera al lanzamiento del primer cohete de los festejos con un día espectacular, lo que sin duda sirvió de acicate para que la plaza estuviera a rebosar.
Los más madrugadores fueron los artistas participantes en el concurso de pintura al aire libre. Pero las cuadrillas también se aplicaron desde muy temprano para allanar el camino de la fiesta. Nada podía fallar.
A las doce en punto del mediodía, la plaza era una olla a presión que sólo precisaba de una chispa para prender el cohete y disparar así la jarana. Y vaya si estalló. Nadie se pudo librar de salir empapado del momento. Hubo incluso quien puso tanto énfasis en la celebración que resbaló y cayó al suelo. Daba igual. Las fiestas habían comenzado y por delante aguardaba una jornada entera para dar rienda suelta a todas las emociones.
Agua por los balcones
Tras el Chupinazo, la plaza se fue vaciando paulatinamente y los ávidos festeros comenzaron su particular peregrinaje por las calles de Llodio clamando «agua». Los vecinos correspondían con baldes repletos que lanzaban encantados desde sus balcones. Era aliviador poder empaparse sin temer por una pulmonía bajo la canícula.
Hasta ese momento, el gentío había transitado por el pueblo de manera casi uniforme. Sin embargo, a partir de entonces, cada cual tomó su camino. Unos, los más animados, cogieron la fiesta por los cuernos; otros, los hambrientos, se entregaron a reponer fuerzas; y también hubo quien prefirió retirarse a casa a cambiarse de ropa. Y es que la gaseosa y la harina forman una combinación verdaderamente pringosa.
A esa hora, los bares ya no daban abasto. Su labor, al igual que la de las txosnas, es una actividad que roza el altruismo. Al fin y al cabo, sudan las fiestas desde detrás de la barra y, sin su labor, está claro que nada sería igual. Pero, en los tiempos que corren, seguro que agradecen estar a tope.
Como no podía ser menos, la tarde transcurrió con intensidad gracias a dos clásicos como el campeonato de Ski-tabla de Ñorrala y al de Twister de Zainzuriak, en donde se dieron cita todas las cuadrillas. Pero hubo mucho más. Las fiestas de Laudio se caracterizan por tener un programa repleto de actos. Y en esa diversidad tienen cabida todos los ambientes. Incluso el más relajante e intelectual, que para eso está La Pérgola.
Abba Revival
Así, en la tarde de ayer, se arrancó con teatro, de la mano del grupo Chabatz D'entrar y su obra 'Mobile'; prosiguió con el peculiar espectáculo del conocido mago llodiano, Taylor; y se terminó con un concierto, a cargo del grupo Los Compadres.
El tiempo continuó magnífico hasta la hora de los fuegos artificiales, que dibujaron preciosas palmeras en el cielo ante una nutrida concurrencia. No falla. El espectáculo pirotécnico hace las delicias de todos los públicos.
La jornada puso punto y final a los actos programados con la actuación del grupo Abba Revival, que homenajeó al célebre cuarteto sueco de los años setetan interpretando sus temas más conocidos, como 'Waterloo' o 'Mamma mia'. Una vez más, Llodio marcó tendencia. No en vano, el mismo grupo actuará en las fiestas de Bilbao.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS