Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 1 agosto 2014

Vizcaya

04.08.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Cada quince días, en un caserío del barrio de Santa Clara de Orduña se dan cita productores y compradores del grupo de consumo del Alto Nervión, que funciona desde hace dos años y medio. Unas sesenta familias de Ugao-Miraballes, Llodio, Amurrio y Orduña compran directamente a una treintena de ganaderos y agricultores género de confianza. Junto al grupo Lur gozo de Gernika, que cuenta con 130 familias, el del valle de Ayala es uno de los más arraigados y avanzados de Vizcaya. «En 2006 éramos tres productores y unos pocos clientes. El mes pasado recibimos más de ochenta e-mails con peticiones para 'cestas de la compra' o información», explica Marijo Imaz, integrante del grupo y coordinadora de Ekoizpen-Orduña, el servicio municipal para el desarrollo de producciones ecológicas, germen de este grupo de consumo, que exige a cada cliente abonar una cuota de doce euros al año.
Los compradores reciben en su correo la lista de productos, entre los que pueden seleccionar lo que quieran. «Otros grupos ofrecen cestas cerradas con cosas concretas», describe Noemí Llorente, clienta desde hace dos años y responsable del recuento de pedidos semanales y su envío. Compran pan, leche, huevos, txakoli, pollo, cerdo, mermelada... También han contactado con productores de fuera de la zona e incluso de la provincia y compran verduras de Areatza, manzanas de Amorebieta, aceitunas de Málaga, arroz de Navarra, lentejas de Valladolid, naranjas de Valencia...
«Se nota una gran diferencia en la calidad, yo al supermercado sólo voy ya a comprar pasta y poco más», dice Patxi Ordoñez, uno de los clientes fijos. Además de en el caserío orduñés, los compradores pueden recoger sus pedidos en Llodio y Ugao. «No hacemos entrega a domicilio, preferimos que vayan a ciertos lugares para facilitar el encuentro con los productores y generar confianza», detalla Marijo Imaz.
En Santa Clara, Salus San José sale con un cordero al hombro. «Es de producción ecológica, lo he comprado a diez euros el kilo y no puede conseguirse en una tienda cualquiera. Si desaparece la producción local vamos a depender de lo que nos traigan cinco multinacionales de vete a saber dónde», lamenta Mikel Cormenzana. Si el grupo de consumo Nerbioi sigue creciendo, se harán subgrupos. «Cada día recibimos cuatro ó cinco nuevas llamadas de gente que se interesa y se preocupa por lo que come», apunta Imaz.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS