Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Economía

dispone de un parque de 400 viviendas vacías

Arriola renuncia a reconocer por ley el derecho a un piso
26.06.09 - 14:59 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El Gobierno vasco dispone de un parque de 400 viviendas vacías captadas a particulares para el mercado de alquiler a través del programa Bizigune para las cuales no encuentra inquilino. Estas viviendas vacías generan a las arcas públicas un coste anual de 2,7 millones de euros que elevan el presupuesto de Bizigune a los 16,2 millones.
El consejero de Vivienda y Obras Públicas, Iñaki Arriola, ha ofrecido estos datos en sede parlamentaria en respuesta a una pregunta de EB para conocer los propósitos del Departamento sobre el reconocimiento del derecho subjetivo a la vivienda en alquiler. Arriola ha dejado claro que no van a reconocer el derecho a la vivienda como un derecho universal reclamable para todas las personas. "No hay sociedad que soporte el derecho a la vivienda por la gracia de Dios. El papel todo lo aguanta, pero las instituciones y las sociedades no, y hay que ser responsables con lo que aprobamos aquí", ha explicado.
Arriola ha dedicado gran parte de su intervención a justificar la necesidad de revisar el programa Bizigune. Este programa consiste en captar viviendas vacías de particulares y ponerlas a disposición de personas con escasos recursos a un precio subvencionado (el Gobierno vasco paga al particular una alquiler medio de 570 euros y el inquilino abona al Ejecutivo una media de 270 euros). Para el consejero este programa puede ser más eficiente habida cuenta del coste económico que genera: más de 16 millones de euros.
Este coste se explica por el diferencial de 300 euros entre el precio que se paga a los propietarios particulares de las viviendas y el precio que se cobra a los inquilinos, y la existencia de un número importante de viviendas vacías. Y es que el Gobierno vasco está pagando 400 viviendas sin recibir ingreso alguno debido a que no encuentra inquilinos para las mismas. Este parque de viviendas vacías genera un coste de 2,7 millones de euros al año.
Arriola ha asegurado que están intentado ofrecer estas viviendas vacías a los demandantes de vivienda protegida en alquiler, pero ha reconocido que en ocasiones resulta muy complicado debido a que las viviendas disponibles y los demandantes no se encuentran en la misma localidad e incluso provincia. "Lógicamente, estamos en eso, en casar la oferta y la demanda, la cuestión es que si la demanda está en Donosti y la oferta en Vitoria", ha dicho.
Finalmente, el consejero ha reiterado el compromiso del Gobierno Vasco de que cuatro de cada diez viviendas protegidas que impulse irán destinadas al alquiler y no a la venta. "La vivienda en alquiler suponía el 25% de las VPO con datos a 31 de diciembre de 2008 y nuestro objetivo es llegar al 40% y para ello adoptaremos las medidas necesarias", ha concluido.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS