Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Vizcaya

CONCHA BUIKA ARTISTA

La actuación de la mallorquina será elplato fuerte del cumpleaños de la villa

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Compongo para evitar la locura»
Concha Buika concibe su arte como un «regalo caído del cielo». / EL CORREO
Con el nombre de la Piquer, la voz rasgada de Chavela Vargas y el sentimiento de Billie Holiday, Concha Buika ha ido «poquito a poquito» haciéndose un hueco en el panorama musical español. Es una mujer sencilla, sin miedos, que cree en la bondad natural de las personas y en su arte como «un regalo del cielo». El sonido limpio y sin adornos de sus canciones ha cosechado éxitos en Roma, Tokio, Nueva York o Mozambique. Esta noche cantará en el Museo Marítimo de Bilbao, y será el plato fuerte de las celebraciones del 709 aniversario de la villa.
-¿Cómo es posible que una música con unas raíces tan marcadas como la suya guste en lugares tan diferentes?
-Yo creo que esto es posible porque la música no es mía, ni tuya, ni de nadie, sino que es de todo el mundo. Recuerdo a mi abuela, una mujer africana que había nacido en una tribu de las que iban en taparrabos, escuchando a Michael Jackson en la cocina, junto a mi madre y mi hermano. Esa imagen maravillosa puede dar una idea de lo universal de la música.
-Una de las canciones de su disco se llama 'Culpa mía', ¿de quién es la culpa de su éxito?
-De mi mamá, de la Mariana, de Javier Limón y sobre todo de trabajar mucho. El éxito no es para el artista, es para los familiares, los hijos o los amigos del artista. Ellos son los que se toman las cervezas fresquitas mientras tú estás trabajando.
-¿Esperaba la buena acogida que ha tenido su música?
-Yo canto por redención y compongo para evitar la locura, así que nunca he esperado premio ninguno. Al principio nadie me daba dinero por cantar.
-Sus canciones son sentidas, melancólicas, dolientes incluso, ¿son su vía de escape?
-Siempre hay música en mi cabeza. Llegué a pensar que estaba malita porque no dejaba de escucharla, hasta que mi abuela me dijo: «Es música. ¿Sabes cuánta gente escucha 'mata al presidente' o 'dale una paliza a esta' o 'este es un mierda'? No sabes la suerte que tienes, es un regalo del cielo».
-¿Es consciente de que hay canciones preciosas que cantaban nuestras abuelas que mucha gente joven no conocería si no las interpretara usted?
-Está bien no olvidarse de lo que está bien dicho. La historia de la música tiene verdaderas obras maestras y relegar cosas del pasado que son tan importantes me provoca intranquilidad.
-Niña de fuego es ya su tercer álbum, ¿se siente segura en el panorama discográfico actual?
-Hace tiempo me di cuenta de que con una guitarra, con la bendición de la gente que me quiere, y mi voz, ni a mí ni a los míos nos va a faltar de comer. No entiendo de industrias ni quiero entender, porque nadie frena lo que no tiene forma y la música seguirá saliendo por algún lado. Ahora mismo parece que tenemos que estar todos muy asustados por la situación de la industria discográfica. Que pierdan las empresas me da igual. Eso son conceptos que están muy alejados del artista, paradójicamente.
-Escribió algunos temas de este disco en las noches de soledad de su gira de 2007. ¿Qué saldrá de esta nueva periplo?
-Ya está saliendo y es un trabajo maravilloso con el maestro Chucho Valdés que se publicará en septiembre u octubre. Es un homenaje a la historia, a la carrera y a la música de Chavela Vargas.
Luz extraña del norte
-¿En quién se mira cuando canta?
-He tenido muchos modelos, lo que pasa es que nunca les pude emular. Lo intentaba, pero tampoco es que yo tenga una voz con la que pueda fliparlo mucho. Me echaron del coro del colegio cuando era niña. Hasta que descubrí que se cantaba con el deseo más que con la voz.
-Han definido su música como una mezcla de flamenco, jazz, soul, pop, funky. ¿le molestan las etiquetas?
-No, no me molestan. Yo no me las pongo porque no las necesito. Las etiquetas en realidad no son para el artista sino para el etiquetador, que necesita darle un nombre a algo tan abstracto como la música.
-¿Qué le gusta escuchar?
-Me ha encantado David Daniels, un artista que canta opera como a lo 'castrati'. Es algo maravilloso, increíble. Y en mi casa hay discos de Edith Piaf, Rocío Jurado, Michael Jackson, Miguel Ríos.
-Tiene unos gustos un tanto heterogéneos.
-Cambian las formas y los estilos pero todos cantan a lo mismo, al fin y al cabo todos somos seres humanos.
-¿Qué le inspira a una mallorquina gitana de Guinea una ciudad como Bilbao?
-Los bosques, la luz tan extraña, el norte tiene una historia muy romántica y muy poética, que en muy pocos sitios se encuentra ya. Es un lugar que ha sabido conservar su carácter, algo que últimamente en muchos sitios se va perdiendo. Y es normal. los pueblos se van juntando y las identidades se van diluyendo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS