Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Vizcaya

VIZCAYA

La pareja de aves que anida en una torre de telefonía de Amorebieta aumenta la familiacon tres cigoñinos. El macho enviudó en abril, pero no ha tardado en rehacer su vida

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
¿Y quién trae los bebés a la cigüeña?
de las cigüeñas de Amorebieta. / MAIKA SALGUERO
La espera ha merecido la pena. La cigüeña blanca, una de las especies en proceso de recuperación en Vizcaya, ha vuelto a criar en Amorebieta. Más de dos décadas después de que anidaran los últimos ejemplares, Amorebieta da la bienvenida a sus tres primeros cigoñinos. En lo que va de año han nacido 24 ejemplares en la provincia. Todo un éxito después de que el pasado año concluyera el programa de reintroducción de este ave en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai con la liberación de las últimas cuatro aves, entre las que se encontraban la pareja formada por Lizar y Ambar. Juntos fijaron en Amorebieta su lugar de residencia e instalaron su 'nidito de amor' en un lugar céntrico y con buenas vistas: la torre de telefonía ubicada en la calle Ixebekoa, en pleno centro de la localidad.
Lizar y Ambar han permanecido en Amorebieta todo el invierno. Curiosamente, de las actuales once parejas que anidan en Vizcaya -seis más que el pasado año-, la zornotzarra es la única que no ha invernado en el África tropical. Tal vez como consecuencia de «haber estado en cautividad y haber perdido el instinto migrador» o por la abundancia de alimento en la zona, «muy próxima al vertedero de Arratia», explica Aitor Galarza, responsable del programa de reintroducción de la cigüeña en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.
La presencia de Lizar y Ambar forma parte de la vida cotidiana de Amorebieta. Sin embargo, han sabido guardar sus intimidades y nadie en el municipio se ha percatado de que Lizar ha cambiado de pareja. Discreto, alejado de las miradas de los más curiosos, este ejemplar maduro de cuatro años ha vivido unos meses complicados. A primeros de abril, perdió a su compañera Ambar, que apareció intoxicada y murió antes de ingresar en el centro de recuperación de Gorliz.
Su muerte se produjo cuando la pareja estaba anidando y aunque Lizar mantuvo la incubación durante un par de días tuvo que desistir y perdió las crías. Unas crías muy esperadas puesto que la pareja no tuvo descendencia el pasado año dada su juventud. Pero Cupido volvió a cruzarse en el camino de Lizar y en menos de una semana este galán alado volvió a emparejarse con una hembra de origen silvestre.
Esta misteriosa desconocida podría ser una hembra joven criada en Orduña o Durango que tras pasar un par de años invernando en África ha regresado a su hogar, como hacen la mayoría de los jóvenes. Sin embargo, Galarza no descarta la hipótesis de que sea un ejemplar migrador de Francia que se ha visto atraído por un nido ocupado sólo por un macho maduro.
Lo cierto es que Lizar y su nueva compañera consumaron su relación y a finales de abril pusieron huevos. Tras el periodo de incubación, nacieron tres crías en torno al día 22 de mayo. Las pequeñas serán anilladas a finales de mes.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS