Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Bilbao Basket

Bilbao Basket

El iurbentia siempre estuvo a remolque del gigante ruso y cuando lograba acercarse en el marcador el Khimki ponía tierra de por medio para abrir hueco

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El iurbentia no se cansaba de batallar con el marcador en contra y murió con las zapatillas puestas. Con honores. En frente, un gigante. Demasiados kilos y todavía más centímetros. Los 'hombres de negro' se estiraban como el chicle, hacían la goma como el ciclista que desfallece pero pedalea con los ojos clavados en el grupo que se aleja, confiados en alcanzar a los hombres de Scariolo. Y siempre que estaban a punto de conseguirlo, de echar el lazo al Khimki, aparecían los Delfino, Fridzon, Garbajosa y Mozgov para poner tierra de por medio y agrandar la brecha. Misión imposible.
El Bilbao Basket iba once abajo, luego diez, ocho, seis... incluso cinco, diferencia con la que acabó el primer cuarto y con la que se llegó al descanso, pero hasta ahí. La pared. El conjunto moscovita volvía a irse y los de Vidorreta apretaban los dientes para acortar. A falta de artillería pesada tiraban del corazón, aunque no fue suficiente para poner de rodillas a los hombres de Scariolo.
En la reanudación apretó el iurbentia. Se colocó a dos. Una canasta. Un lanzamiento. Nada. Pero el Khimki aguantó el arreón y de nuevo se fue en el luminoso. Cuatro, seis, ocho y hasta diez arriba, a falta de cuatro minutos para el final del tercer cuarto, pero los 'hombres de negro' volvieron al partido y, cómo no, se dedicaron a hacer la goma. Dos hombres destacaban por encima de los demás: Marko Banic y Luke Recker. El de Zadar y el pistolero estadounidense. El croata aportó 15 puntos y seis rebotes y borró la mala imagen que dejó en el choque de cuartos. Ante los suyos. Le pudieron la fiebre y los vómitos de una noche en vela, pero ayer regresó para darlo todo. El americano, mientras, acertaba y fallaba, aunque jamás se arrugó. Sin miedo. Bienvenido 'míster francotirador'. 21 muescas en su culata de matador son una de las notas más positivas del encuentro. El resto les secundaba, con mayor o menor fortuna, pero el iurbentia se desangraba.
Hasta el final
Banic seguía en la pelea y Recker hacía dianas imposibles. El equipo se doblaba de esfuerzo, aunque jamás llegó a quebrarse. El orgullo de ganador incluso en la derrota. El Khimki, de nuevo, apretó el acelerador. Mucha dinamita vestida de amarillo. Estaban a punto de romper el choque, pero apareció Salgado con sus triples.
Dio vida al iurbentia, que al final claudicó ante la montaña rusa. Rompió la goma. Fin del trayecto. Con honores. La aventura europea no ha hecho más que empezar.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Grada360.com, pasión por el deporte
Hoy, a las 20.30 horas, en directo, último programa donde repasaremos todas las novedades del Athletic. ¡No te lo pierdas!
Vocento
SarenetRSS