Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

LA RIOJA

Desde octubre, tres trabajadoras acuden al Hospital San Pedro para realizar tareas de información, consulta, prevención o acompañamiento entre los gitanos
15.03.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Asociación de Promoción Gitana pone en marcha un servicio de mediación en la salud
Doris, Guadalupe y Elena son las tres mujeres que acompañan a las familias gitanas. / MIGUEL HERREROS
La Asociación de Promoción Gitana de La Rioja ha puesto en marcha un nuevo servicio que consiste en la mediación de salud. A través del mismo, tres mujeres -Doris Jiménez, Guadalupe Jiménez y Elena Mendoza- ayudan desde el pasado mes de octubre a familias gitanas en temas tan diversos como la prevención, la información, la mediación entre médicos y pacientes y el acompañamiento. «Estamos muy contentos con esta iniciativa. Veíamos necesario desde hace tiempo realizar este tipo de actuaciones», señala Enrique Jiménez Gabarri, presidente de la organización.
Para poder llevar a cabo estas medidas, la formación es fundamental. Así, las tres mediadoras han estudiado, durante 560 horas distribuidas a lo largo de dos cursos, contenidos como comunicación, medicina, relaciones sociales, temas técnicos y sanitarios, conocimiento de la red sanitaria de La Rioja y sus distintos servicios y prevención.
Jiménez Gabarri afirma que han elegido a mujeres porque «para trabajar con enfermos, familias y relacionarse, son más adecuadas. Y en nuestra cultura son las que normalmente realizan esa función».
El trabajo de campo lo están realizando en el Hospital San Pedro con la ayuda del coordinador de salud, Manuel Oliveros, que es quien les ha ido introduciendo en el complejo hospitalario y presentando a los distintos jefes de plantas para que las conozcan.
El inconveniente
«Llevamos poco tiempo y al principio nuestro mayor inconveniente fue el que no nos conocieran. Una vez superado ese aspecto, empezamos a ir por los distintos pisos del Hospital San Pedro para comprobar si hay enfermos gitanos y en ese caso les visitamos, les informamos de cualquier necesidad, conocemos a sus familias y les ayudamos en los que podamos», aclara.
De momento, las mediadoras han trabajado con más de 100 familias, aunque su campo de actuación llega a los 9.000 gitanos que viven en La Rioja. «Nos ceñimos a Logroño, pero al San Pedro viene gente de toda la comunidad. Y una de las características del pueblo gitano es que nos conocemos todos, esa es una ventaja», reconoce el presidente del colectivo.
En las primeras semanas de trabajo en materia de salud los propios gitanos y los médicos se sorprendían de la presencia de tres mujeres que ayudaban y acompañaban a las familias gitanas. «Al principio, los propios gitanos no esperaban que unas compatriotas tuvieran esa formación, pero el recibimiento ha sido muy positivo. No hemos tenido problemas», recalca Jiménez Gabarri.
Para poder contactar con este servicio que ofrece la Asociación de Promoción Gitana de La Rioja los interesados pueden llamar a la propia entidad, ya sean pacientes o médicos. «Muchas veces somos nosotras las que nos presentamos y les damos información, pero poco a poco van requiriendo nuestros servicios ya sean gitanos o los propios médicos. Somos como un servicio de urgencias que acudimos cuando se nos llama», manifiesta Guadalupe Jiménez.
Un tema concreto sobre el que han trabajado en los últimos meses son las visitas masivas de los familiares gitanos a un enfermo. Gabarri precisa que ellos hacen de puente entre el médico y el paciente y que ya han charlado sobre ese tema. No obstante, «los médicos han de comprender que no es fácil, entre otras cosas porque no queremos cambiar la cultura de 2.000 años. Por ello proponemos que se habiliten más espacios para solucionar este tema y estamos en ello», reconoce Dori Jiménez.
En Rodríguez Paterna
El próximo paso que van a dar las mediadoras de salud será acudir a los centros de salud logroñeses en los que haya más afluencia de gitanos, como el de Rodríguez Paterna, para ofrecer sus servicios a sus compatriotas. «Vamos a trabajar en centros primarios. Hemos tenido reuniones con diferentes trabajadoras sociales y ya vamos a empezar a ir», afirma.
La función que realizarán en esos complejos será básicamente de prevención. «Tenemos mucha población gitana de mayores que pasa de ir al médico y a las revisiones, y por ello nosotras les trataremos de convencer para que acudan a las revisiones y les haremos un seguimiento», concluye Elena Mendoza.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS