Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Vizcaya

regenaración urbana

Las obras, el último paso para la recuperación de la zona, incluyen la renovación de instalaciones obsoletas y la urbanización de una vía semipeatonal como Marzana

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La calle Bilbao La Vieja se cierra al tráfico 7 meses para su transformación
Calle Bilbao la Vieja, que será cortada al tráfico por obras en breve. / Mitxel Atrio
La calle Bilbao La Vieja se prepara para su transformación, que supondrá el último paso de la recuperación urbanística de la zona con más solera de Bilbao. Será un cambio en profundidad, desde las redes de saneamiento hasta los adoquines, que también implica modificaciones importantes en las rutas que siguen los conductores y el transporte público. La vía quedará cerrada al tráfico desde mañana y durante los próximos siete meses, por lo que se han previsto una serie de recorridos alternativos.
En realidad las obras están en marcha desde el verano, aunque hasta ahora se han realizado actuaciones en las tres plazas y la subida hacia Miribilla que no afectan al tráfico rodado. Según explicó la directora de Surbisa, Marta Ibarbia, todavía queda mucho por hacer para completar el plan de mejora integral. «Es una calle histórica, con más de cien años, y las infraestructuras viarias y de saneamiento están obsoletas», dice. También se renovarán las redes de electricidad y telecomunicaciones. El proyecto, que incluye la reurbanización de la zona y una escalinata que la conecta con Miribilla, costará en total 2,5 millones de euros.
Cambio de sentido
Para meter el bisturí en las «tripas» de la calle hay que sacar los coches. Esto supone algunas dificultades en una vía «estrecha y con bastante tráfico». Alrededor de 2.000 vehículos al día además de los autobuses, explica el director de Circulación, Fernando González Vara. Como primera medida, la calle San Francisco cambiará de sentido entre Miribilla y Conde Mirasol y pasará a ser de subida.
Los responsables municipales han diseñado dos rutas alternativas, para los autobuses y para los coches particulares. El transporte público tiene una ventaja. Para no dar grandes rodeos, los bilbobuses podrán circular por la zona que está en obras de Claudio Gallastegi, con dos nuevas paradas en Cortes y Olano. El Departamento de Vivienda del Gobierno vasco ha autorizado la apertura de este tramo sólo para autobuses y, cuando de acabe el servicio, se cerrará con una valla y contará con vigilancia.
Ni el 'Gautxori' ni los taxis podrán hacer este recorrido, sino que deberán seguir la misma ruta que los coches particulares. El tráfico se desviará por las calles Vitoria y Mina San Luis a Urazurrutia, y allí se puede girar para volver. Es una buena alternativa para ir hacia La Peña, pero «demasiado rodeo» para quienes se dirijan, más allá del puente de San Antón, a Atxuri o la parte baja de Santutxu. En este caso se recomienda desviarse por Miribilla y el puente de Santa Isabel, o por Zumalacárregui desde el Ayuntamiento.
Cuando terminen las obras, en Bilbao La Vieja cambiará el sentido del tráfico, que será de subida, aunque se dará prioridad al peatón. Al igual que Askao, Marzana y el entorno de La Merced, será una ruta semipeatonal. La calzada y la acera estarán a la misma altura, separadas por bolardos, y con un pavimento similar, un tratamiento que favorece a las calles estrechas porque las hace parecer «más anchas y luminosas». Esta es la última gran urbanización que acomete Surbisa en la zona tras los proyectos de la plaza de la Cantera y Marzana.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS