Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 1 agosto 2014

Política

AUDIENCIA NACIONAL

El juez impone 22 años de cárcel al ex jefe del 'comando Vizcaya', que se mostró durante el juicio "muy orgulloso" de militar en ETA, al validar muestras de ADN recogidas sin autorización judicial
02.02.09 - 20:42 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Primera condena para Arkaitz Goikoetxea por intentar asesinar a dos ertzainas en 2001
El ex jefe del 'comando Vizcaya' Arkaitz Goikoetxea Basabe, sonríe en un momento del juicio en la Audiencia Nacional. /Archivo
La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 22 años de cárcel al presunto líder del 'comando Vizcaya' hasta su detención en julio pasado, Arkaitz Goikoetxea Basabe, por intentar asesinar a dos agentes de la Ertzaintza el 5 de agosto de 2001 en la localidad de Portugalete mediante un ataque con 'cócteles molotov'. La sentencia, que es la primera que este tribunal impone a Goikoetxea, considera que el etarra es autor de dos delitos de asesinato en grado de tentativa, por cada uno de los cuales impone diez años de prisión, así como otro de daños terroristas, penado con otros dos años de cárcel.
La resolución judicial, de la que ha sido ponente el juez Julio De Diego López, considera "obvio" que el grupo que realizó el ataque "no pretendía sino la muerte de los ertzainas", y que no lograron este objetivo "por la intervención de terceros", en referencia a los agentes de la policía autonómica que socorrieron a sus compañeros tras el ataque. Entre las pruebas tenidas en cuenta por el tribunal se encuentran las muestras de ADN que un ertzaina recogió sin autorización judicial de un vaso en el que había bebido Goikoetxea, que se corresponden con las que se hallaron en una capucha y unos guantes de látex que fueron abandonados cerca del lugar de los hechos.
El tribunal argumenta que la actuación de los agentes fue "correcta" pese a no adoptarse "bajo la dirección del juez" porque formaba parte de "una diligencia de investigación" en la que, además, "existía verdadero peligro de desaparición" de la prueba. Además, añade que la cadena de custodia de esta evidencia está "garantizada", como demuestra la declaración durante el juicio que realizaron los agentes que participaron en esta actuación.
Por otra parte, la Sección Segunda rechaza el testimonio del también etarra Orkatz Gallastegui por errores de forma en su citación. El etarra se negó a contestar a las preguntas del fiscal, aunque en su declaración ante la Policía admitió haber sido compañero de Goikoetxea en la 'kale borroka' "entre los años 1997 y 2002.
"Orgulloso de ser de ETA"
Goikoetxea, al que también se imputa el asesinato del guardia civil Juan Manuel Piñuel y el intento de asesinato del juez Fernando Grande-Marlaska, se mostró durante el juicio "muy orgulloso" de su militancia en la organización terrorista y se negó a declarar al considerar que este tribunal "no tiene ningún tipo de legitimidad" porque, según apuntó, el Estado al que representa "oprime" a su pueblo. En su informe de conclusiones definitivas, el fiscal Juan Moral elevó su petición de pena de 22 a 53 años de cárcel y solicitó 18 años por cada uno de los dos delitos de tentativa de asesinato y otros 17 por el de daños.
También testificaron los dos agentes que sufrieron el ataque, que explicaron que entre 15 y 20 jóvenes que portaban capuchas blancas y negras abordaron a gritos el coche-patrulla en el que viajaban, y les arrojaron artefactos pirotécnicos, piedras y objetos cilíndricos. "Volaban los cristales y había cócteles molotov por todos los lados", relató uno de ellos.
Los ertzainas, uno de los cuales llegó a disparar al aire cuando salía del vehículo, se vieron obligados a recibir asistencia psicológica y tuvieron que permanecer de baja, respectivamente, durante 496 y 584 días. Además de la patrulla, el ataque calcinó otros cinco vehículos que se encontraban aparcados en la vía pública. Con estas mismas pruebas, la Audiencia Nacional condenó en diciembre de 2005 a 22 años de prisión a otros cinco jóvenes acusados por estos mismos hechos: Zigor Blanco Santisteban, Egoitz Coto Echeandía, Víctor Franco Martínez, Sebasten Jon Gurtubay y Ander Arrinaga Montejo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS