Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Vizcaya

GASTRONOMÍA 'ESPACIAL'

Alhóndiga Bilbao ofreció ayer una degustación de 400 pintxoselaborados con los métodos que se utilizan en misiones espaciales

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
A finales de 2004, el Centro ruso de Control de Vuelos Espaciales alertó de que los dos cosmonautas que se encontraban en la Estación Espacial Internacional (ISS), -el ruso Salizhán Sharipov y el estadounidense Leroy Chiao- tendrían que «abortar» su misión y regresar a la Tierra si no les llegaban provisiones de alimentos. Un año después, el astronauta español de la Agencia Europea del Espacio (ESA), Pedro Duque, pedía más calidad y variedad en los alimentos de los astronautas y aseguraba, al mismo tiempo, que la adaptación de nuevas tecnologías de conservación era «la asignatura pendiente» de los científicos.
Los bilbaínos que se acercaron ayer a la plaza de Indautxu lo tuvieron mucho más fácil. Sin problemas de gravedad ni de suministro, degustaron 400 pintxos elaborados por Ricardo Pérez, del restaurante Yandiola, según los métodos que se utilizan en misiones espaciales. «No ha sido difícil porque se utilizan técnicas y materiales que están ya en nuestras cocinas», aseguraba el futuro responsable de restauración del centro de ocio y cultura Alhóndiga Bilbao, para quien la iniciativa resultó ser «todo un reto».
Antes de apreciar las texturas, sabores y formas de las cuatro modalidades de pintxos que Pérez ofreció en la carpa 'Across the universe' -que ayer cerró sus puertas con más de 14.000 visitas-, los afortunados gastrónomos pudieron conocer con detalle aspectos de la vida y hábitos alimenticios de los astronautas. El profesor titular de Tecnología de Alimentos de la Universidad de Extremadura, Jorge Ruiz Carrascal, participó en una mesa redonda donde habló de curiosidades, peculiaridades y requisitos que deben cumplir estos alimentos, «que son ingeridos en un espacio donde la gravedad no existe». Un lugar donde el cuerpo humano pierde materia ósea -puede llegar hasta un 2,5% al mes- «por lo que la dieta tiene que compensar esta situación con comidas pobres en sodio y ricas en calcio, vitamina D y antioxidantes», explicó.
«Mejor las de la tierra»
Con los pies en la tierra, Dezia, Inma y Elena degustaron el menú. «Está rico, sabroso... quizás, un poco frío». De los cuatro pintxos, el tubo de gel de espinacas «es el más rico», aseguraron. Ascen, por su parte, acudió a Indautxu junto a su hijo Jon, quien prefirió llevar la hamburguesa a casa después de comprobar su sabor tras una primera cucharada. «Creo que me gustan más la de la tierra», comentó con timidez.
Eneko, de 12 años, fue el primero en hacerse con un pintxo. También optó por la hamburguesa. «Está rica, y eso que no me gustan las lentejas. Es que esto ¡es una hamburguesa!», exclamó satisfecho. Sugestión e ilusión que tendrán continuidad cuando la Alhóndiga abra sus puertas en 2010.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS