Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

PATXI ORTÚN ESCÉPTICO BERNART BALTZA CRISTIANO COMPROMETIDO

Patxi vive las navidades como una sobrecarga de trabajo mezclada con festejos familiares Para Bernart son unas fechas dedicadas a acompañar a los más desfavorecidos
21.12.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Navidad: una fiesta religiosa entrañada en el final del año; una oportunidad para el descanso de la actividad escolar o profesional; un momento para el consumo y para la generosidad y entrega a los demás, en forma de negocio o de espiritualidad. Una fiesta religiosa o una feria pagana. Patxi Ortún adora el lujo, el consumo, lo exclusivo; es propietario de un local de comidas y copas. Bernart Baltza ha construido, con el tiempo, una familia alternativa a la que dedica todos sus días: inmigrantes, grandes excluidos... Es cristiano y pertenece a la asociación Agiantza, que gestiona pisos tutelados. La Navidad tiene para él un sentido inclusivo.
-¿Cómo celebrarán la Nochebuena?
-Patxi Ortún: Me reuniré con mi familia, que estoy un poco descastado. Me fui muy pronto de casa. Con 16 años estaba ya en la calle buscándome la vida, estudiando, trabajando... Soy de una familia trabajadora, fantástica, somos seis hermanos y yo me desvinculé.
-¿Abren el local el 24?
-Patxi: Solamente para comer. El 25 y el 1 de enero en Bilbao no abre nadie.
-¿Dónde se reúne con su familia?
-Patxi: Voy a casa de mi madre. Mi padre falleció hace años y nos juntamos allí los hermanos, sobrinos, unas 14 ó 15 personas. El 25 lo pasaré en casa, con mi tele y ya está. Ni comeré. No es un día de celebrar. Ni me interesa.
-¿Y usted?
-Bernart Baltza: Nos juntaremos unas 24 personas en el centro de la organización y prepararemos una cena. Ocho de ellos son musulmanes, que tienen otros sentido de la Navidad. El día 8 de diciembre celebran la fiesta del cordero. Otros viven en la calle.
-¿En la calle?
-Bernart: Sí, no tienen casa.
-Patxi: Son 'homeless'.
-Bernart: Son jóvenes inmigrantes.
-¿Cocinan en Navidad?
-Patxi: Yo no, pero aporto. Este año llevaré 'foie' y 'wangu', una carne que está de moda. En Bilbao solamente se vende en dos sitios. Proviene de un buey al que le dan masajes, le ponen música.
-¿Y cuánto más cuesta?
-Patxi: Costará unos 350 euros el kilo. Es un buey muy exquisito.
-¿Se aprecia la diferencia de los 300 euros?
-Patxi: Mi familia es una familia muy normal, muy básica, no lo van a entender, pero como para mí es una novedad, es una cosa exquisita para llevar a la mesa.
-¿Ustedes?
-Bernart: No pensamos en cosas especiales. No bebemos alcohol porque algunos son musulmanes y otros tienen problemas de beber. Cuidaremos los detalles. Algunos ni conocen los turrones.
-Patxi: Tampoco podrán comer ibérico, ¿no?
-Bernart: No, no pueden. Pondremos algo de embutido para los nativos. Estamos haciendo unas tarjetas como invitaciones, habrá algunos regalitos para la gente de la calle, la mesa decorada. Cuidamos los detalles. Antes haremos una reunión de cómo viven nuestras culturas esa noche. Cenaremos espárragos y cordero, seguramente. Y bastante fruta, les gusta la fruta.
-¿Y para Nochevieja?
-Bernart: Del 29 al 2 de enero me voy a Bruselas donde estaré con una comunidad ecuménica. Nos juntaremos más de 40.000 personas, y nos alojaremos en casas de familias de todo Bruselas. Pero los de la asociación se juntarán en una casa en La Arboleda. Hay gente que tiene problemas de drogas y de alcohol, y de salud mental, por eso se les saca de la calle esa noche.
-Patxi: Yo tengo previsto ir a Baqueira una semana. A mí me gustaría cerrar. Mi local es muy especial.
-¿Especial?
-Patxi: Sí, es muy 'chic' y hay que tener cuidado con el tipo de público que entra. Hay gente que me lo quiere alquilar para hacer un 'privé' pero yo no estoy dispuesto. Me gustaría cerrar porque es un día muy especial. Sale el que no tiene que salir, se bebe sin control y desordenadamente.
-Entonces, va a esquiar.
-Patxi: No, porque no me gusta el deporte blanco pero pasaré una semana allí, con amigos en una casa fantástica... Llevamos tres semanas de mucha presión porque nosotros trabajamos con gente a la que la crisis no le afecta en absoluto. En diciembre hay muchas reuniones de empresa.
-¿Y el día de Reyes?
-Bernart: Lo celebramos con más humildad, porque los regalos se hacen el 25. Nos juntamos con los que están acogidos en los pisos. Esos días se da una situación casi depresiva. Algunos piensan que cuanto antes pasen mejor, porque son fiestas familiares y el eslabón afectivo lo tienen roto.
-¿Su bar...?
-Patxi: La víspera de Reyes es muy festiva. Daremos la cena con el roscón... Es una noche bonita para salir.
-¿Se nota diferencia con otros años?
-Patxi: En mi caso, siempre es lo mismo, porque trabajo para los demás.
-Bernart, usted también trabaja para los demás.
-Patxi: Sí, pero de otra manera. Yo trabajo para el consumo y tú para gente que no puede consumir.
-Bernart: Nosotros tratamos cada año a gente distinta y es una relación muy personal. Yo sé quiénes son, los conozco. No planteamos una cena de barra abierta a la que invitamos a quien esté en la calle. Trabajamos con ellos.
-¿Les gusta la Navidad?
-Bernart: Las he celebrado siempre en familia. Para mí tienen un elemento entrañable y como fiesta, la del 24 y 25 es de las más antiguas de la humanidad. Ocho mil años atrás ya se celebraba y es común a todas las religiosidades. Está unidad a la luz o a la falta de luz.
-¿Cómo?
-Bernart: Está relacionada con la naturaleza. Entraban en el invierno, la naturaleza estaba más muerta, pero esa falta de luz es temporal porque tras este invierno llegará la primavera. El cristianismo se preguntó cuál era su luminaria, Jesús de Nazaret, por eso la pusieron en esa fecha, por aprovechar una estructura que ya existía para mandar el mensaje de que nuestra luminaria no es el dios sol, como en el Mediterráneo, sino Jesús de Nazaret.
-Patxi: A mí no me gusta la Navidad.
-¿No tiene nada positivo?
-Patxi: La gente come mejor, tiene regalos... Es una operación de consumo puro, pero para mí siempre ha sido una época de trabajo. Nunca he tenido vacaciones.
-¿Tampoco le parece positivo que vengan los que están fuera?
-Patxi:En mi caso es un coñazo. Yo cumplo años el 23 de diciembre y eso se añade. Son mil movidas, mil cócteles, una copa aquí, otra allá.
-¿Están demasiado juntas la Nochebuena y la Nochevieja?
-Patxi: El 25 ya la gente se marcha. La Nochevieja es más de amigos, no es tan familiar. Yo, si me quedo en Bilbao, recibo a mis amigos en casa, hago un 'openhouse' y viene todo el mundo con una botella.
-¿Puede ir cualquiera?
-Patxi: Hay lista de invitados y tienen la obligación de llevar una botella.
-¿Tienen algún inconveniente las Navidades?
-Patxi: No lo creo, la gente vive mejor durante unos días, por el consumo. Hay una sensibilidad mayor. Este año hay gente que lo está pasando mal, por eso va a ser un tanto especial. Para el niño es la ilusión del año: los regalos, las vacaciones, el PIN. Para mí es un horror. Es trabajo, aunque adoro trabajar. No soy Dios y acabo agotado. Pero también estás rodeado de lujo, de marcas, y en verano se puede disfrutar de un buen hotel, de lujo, durante una semana.
-Bernart:Yo nunca he vivido esa situación, pero para mí no es.
-¿Usted no cifra la felicidad en eso?
-Bernart: Si la cifrara en eso, sería un auténtico desgraciado.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS