Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

null

05.12.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Está claro que Homer Simpson es alcohólico»
Francisco Pascual./ AVELINO GÓMEZ
Informar y prevenir sobre las consecuencias del consumo de alcohol es una de las tareas prioritarias de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Miranda (Aremi). Y fue ayer cuando con dos conferencias quisieron llegar de modo especial a los más jóvenes. Por eso se contó con la presencia del doctor Francisco Pascual que tomó como base a los Simpson.
«Sin censurar la serie, ni mucho menos, hay que reflexionar sobre lo que en ella ocurre pues es evidente que Homer es un alcohólico».
Piensa Pascual que la emisión de los capítulos en horarios de sobremesa hace que en ocasiones «lleguemos a interpretar como normal aquello que no lo es».
Partiendo de esa base abordó el consumo de alcohol «a base de atracones», y la influencia que esta adicción tiene sobre la población más joven. Chicos y chicas que, según su propia experiencia «cada vez se acercan antes al consumo».
Algo que para los conocedores de los problemas que provoca el alcoholismo es «muy preocupante» porque el consumo excesivo afecta al desarrollo cerebral y «cuando hablamos de los jóvenes no podemos llegar a saber hasta donde llegará el deterioro».
Según Francisco Pascual para prevenir «no hay que ser anti nada», pero sí ser consciente de que hay que ser capaces de conseguir que los jóvenes «perciban el riesgo».
Sin coleguismos
El doctor Pascual apunta que en esta tarea debe trabajar toda la sociedad, pero lo otorga un papel primordial a los padres. El mensaje que a ellos dirige de modo reiterado es que «pueden ser amigos de sus hijos pero nunca deben llegar al coleguismo». Es, según él, un riesgo puesto que si se alcanza esa relación «será difícil poder introducir normas. Hacerlo no significa ser severo».
Considera que hay que afrontar con valentía el problema del alcoholismo. «No hay que bajar la guardia y quienes tienen que educar, hacerlo con el ejemplo».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS