Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

en logroño

Asegura, tras ser amonestado, que «no pretendía ofender»a la mujer nigeriana que iba a ser juzgada

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El fiscal que dijo «la negra huele mal» defiende que esa frase «es frecuente»
Eduardo Peña, sancionado por una falta leve que no conlleva multa. / E. C.
El fiscal riojano Eduardo Peña, amonestado por una expresión desconsiderada sobre una mujer nigeriana, explicó ayer que su intención «no fue ofender a nadie ni por condición de raza, sexo ni nada». Los hechos ocurrieron el pasado 7 de octubre. Apenas unos instantes antes del juicio contra una joven subsahariana y su pareja por un delito de violencia mutua en el ámbito familiar, el representante del ministerio público exclamó: «Abrid las ventanas, que la negra huele mal». Ayer sostuvo que comentarios «sobre el estado físico y los olores de las personas se hacen con relativa frecuencia» en los tribunales.
La expresión, formulada antes de que los imputados accediesen a la sala, le ha supuesto una falta leve de advertencia. Aunque no conlleva multa, constará en su expediente. Según Peña, «los hechos ocurrieron porque en el despacho de la magistrada hacía muchísimo calor y estábamos mucha gente». Entonces entró una persona, que no identificó, «y dijo textualmente: 'la negra viene desaliñada y, como ha pasado toda la noche en comisaría, huele mal'».
Dos días antes, la pareja procesada había sido sorprendida por la Policía Local en el centro de Logroño cuando mantenía una acalorada discusión por un desacuerdo sobre el local que regentaban. Los agentes decidieron trasladarles a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, donde permanecieron hasta el juicio, que tuvo lugar casi 48 horas más tarde.
Peña explicó que, muchas veces, «cuando alguien huele mal, sea español, marroquí o nigeriano, se avisa a los que están en la sala con la finalidad de que se abran ventanas para que todo el mundo trabaje con mayor comodidad». En aquella ocasión, admitió, «se me escapó repetir que la negra olía mal y que si era posible abrir una ventana». En ese instante, puntualizó el fiscal, «todavía no se había iniciado ningún acto judicial».
Entonces, aseguró, «ninguno de los presentes, ni siquiera el abogado defensor de la mujer, que es quien me ha denunciado, hizo ningún comentario». Una vez acabado el acto, «yo pido el sobreseimiento y, entonces, el letrado defensor suelta que 'pese al fétido olor que desprende este asunto, me adhiero a la petición de sobreseimiento'». Aquella vista coincidió con el acto de apertura del Año Judicial y el comentario del fiscal se propagó después entre los corrillos. Ese mismo día, el abogado defensor decidió elevar una denuncia formal.
En las semanas siguientes, el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, Juan Calparsoro -quien sustituyó a Peña al frente del ministerio público tras un año de rifirrafes en torno al relevo-, investigó lo sucedido y tomó declaración a todos los implicados. La sorpresa, explicó ayer el afectado, salta «cuando el día 28 me entregan un sobre y me encuentro con que me han sancionado» pese al apoyo de la magistrada y los letrados que estuvieron presentes.
Pide disculpas
En opinión de Peña, el fiscal jefe ha entendido que «la expresión objetivamente considerada es sancionable». En cambio, agregó, «yo creo que es inoportuna, pero en el ámbito en el que se ha producido debe atenderse siempre al elemento intencional». En cualquier caso, concluyó, «si alguien lo entiende como el fiscal jefe, pido disculpas a la sociedad riojana porque mi intención no ha sido nunca la de ofender a nadie».
Peña, que suma 35 años en la carrera y ha estado 18 al frente de la Fiscalía de La Rioja, cuenta a partir de ahora con un plazo de un mes para recurrir la falta. Ayer apuntó que, aunque cree «desproporcionado» el castigo, no ha decidido si recurrirá por temor a que se «magnifique» la polémica, en la que ayer terció el sindicato UGT. A juicio de la central, la frase del fiscal sólo puede ser considerada «bochornosa» y reclamó «sanciones ejemplarizantes».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS