Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

Nuevas tecnologías | Otros hábitos

Un informe realizado en trece países determinará las posibles incidencias de los teléfonos portátiles en la salud

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El móvil y sus riesgos
Europa analiza los efectos de usar móviles. / AFP
La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), un organismo que depende de Naciones Unidas, está a punto de hacer público un muy esperado informe sobre la presunta incidencia de la utilización de teléfonos móviles en la formación de tumores cerebrales.
Se trata del denominado Interphone Study, una amplísima investigación acometida en 13 países (España no ha sido incluida en la relación), en la que se han analizado las características y circunstancias de más de 6.000 casos de tumores cerebrales malignos y su presunta vinculación con el uso de teléfonos móviles. Fuentes del IARC confirmaron ayer a EL CORREO que «en el plazo de unas semanas, si no de días, el estudio será enviado a una publicación científica internacional» y sus hallazgos serán de conocimiento general en un período de tiempo relativamente breve.
El pasado día 8, Interphone Study hizo pública una actualización de resultados en la que se sintetizan los hallazgos de varios de esos estudios nacionales. Se trata de una información que hay que analizar con cautela porque, como sus propios autores advierten, hace falta precisar más si lo descubierto responde efectivamente a una relación causa-efecto, o a una mala práctica en los análisis de procesos patológicos y de entrevistados sanos.
Aún así, y a pesar de todas las salvedades establecidas, la Actualización de Resultados afirma textualmente, hablando de un tipo de tumores cerebrales, los gliomas, que «la combinación de datos procedentes de países nórdicos con algunos del Reino Unido ha mostrado un incremento significante de riesgo de glioma, relacionado con el uso de teléfonos móviles durante 10 años o más, en el lado de la cabeza en el que el tumor se desarrolló».
Además de la incidencia del GSM en los gliomas, el Interphone Study estudia otros tipos de tumores, como los meningiomas, que son también cánceres cerebrales, los neurinomas acústicos (del aparato auditivo) o los cánceres de la glándula parótida.
Pocas evidencias
Asegura la Actualización de Resultados que para los dos primeros «la mayor parte de los estudios nacionales aportan escasa evidencia de incremento de riesgos de contraer meningiomas» (por el uso de teléfonos móviles), si bien se ha detectado «un aumento significativo del riesgo de contraer neurinoma acústico en el caso de uso (de teléfonos móviles) durante 10 años o más en el lugar de detección del tumor».
No se han detectado riesgos adicionales de contraer cáncer de la glándula parótida, que es la responsable de la salivación, por el uso de móviles.
Las apreciaciones de la Actualización de Resultados del Estudio Interphone están basadas en la aplicación de la denominada Odds Ratio, que mide en los estudios epidemiológicos la relación de probabilidad entre sujetos enfermos y sanos, en presencia o no de un determinado agente (el móvil).
Más posibilidades
Algunas de las ratios desveladas por el informe parecen relevantes. En Alemania, por ejemplo, la OR (Odds Ratio) es de 2.20, lo que significa que una persona que ha utilizado más de 10 años el móvil tiene 2,2 probabilidades más de verse afectado por un glioma que en caso de que no lo haya utilizado.
Los hallazgos expuestos en la Actualización de Resultados son, por su propia naturaleza, fragmentarios. Requieren de una interpretación global que, sin duda, será aportada por el informe cuya aparición es inminente. Algunos hallazgos parecen ser, sin embargo, relevantes. El estudio japonés descubrió una ratio de probabilidad de 5,84 en personas que habían estado sometidas a tasas elevadas de exposición de radiofrecuencias, durante 10 horas al día o más.
Está demostrado que más de la mitad de la energía que emite un teléfono móvil es absorbida por una parte del cerebro de apenas 5 centímetros cúbicos. De ella, y a su vez, la mayor parte de esa absorción se produce por la piel, el oído y la glándula salivar, mientras que el cerebro, en su conjunto, sólo recibe entre un 20 y un 30 por ciento de la radiación emitida por los teléfonos celulares.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS