Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Jueves, 24 abril 2014

Política

POLÍTICA
Urkullu proclama ante 14.000 militantes que no peleará por la consulta «a cualquier precio»
El líder del EBB y el lehendakari evidencian los diferentes matices de sus discursos en uno de los actos más masivos celebrados por el PNV «Decidir nuestro futuro no tiene vuelta atrás», subraya Ibarretxe

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Urkullu proclama ante 14.000 militantes que no peleará por la consulta «a cualquier precio»
MULTITUDINARIO. Iñigo Urkullu y Juan José Ibarretxe saludan durante la presentación de 'Think Gaur Euskadi 2020', que congregó a 14.000 personas. / FOTOS: TELEPRESS
Los acróbatas, el break dance y la batucada no fueron la única nota atípica y rompedora en el multitudinario macroespectáculo político que, al más puro estilo americano, organizó ayer el PNV en un abarrotado Bizkaia Arena. También lo fue el matiz autocrítico que el Euzkadi buru batzar -organizador de uno de los actos más masivos que han celebrado los jeltzales bajo techo- quiso imprimir al evento, trufado de intervenciones de militantes de a pie, que se dirigieron directamente al presidente del partido y maestro de ceremonias, Iñigo Urkullu, de modo nada complaciente con la situación interna. «¿Cómo tendremos las cosas dentro de casa?», preguntó Miren Lur Iriondo micrófono en mano desde la grada. Poco después, otra afiliada interpeló al líder del EBB sobre la consulta de Ibarretxe y reconoció que entre las propias bases peneuvistas existe «vértigo e incertidumbre» ante la iniciativa del lehendakari, sobre todo por lo que pueda suceder «el día después».
Urkullu trató de ofrecer respuestas a las inquietudes de la afiliación jeltzale -el PNV quiso que se visualizase una cierta preocupación interna, teniendo en cuenta que hasta el último detalle del acto se había previsto de antemano- y fue diáfano. Dejó claro que la «unidad» en las filas peneuvistas «ha sido, es y será» su prioridad como líder del EBB y advirtió de que no está dispuesto a «pelear» por la iniciativa de Ibarretxe «a cualquier precio, al precio de los intereses de otros».
Pero la ovación de gala y con el tendido puesto en pie haciendo ondear sus ikurriñas se la llevó el jefe del Ejecutivo de Vitoria, como suele ser habitual en los mítines del PNV. Incluso se escuchó algún 'ari, ari, ari, Ibarretxe, lehendakari' cuando el presidente vasco hizo su entrada en el pabellón 4 del BEC, acompañado por los miembros del Euskadi buru batzar, los tres diputados generales, la presidenta del Parlamento vasco, Izaskun Bilbao, y los cinco coordinadores del 'Think Gaur Euskadi 2020'. En realidad, la presentación de este programa sirvió de hilo conductor para celebrar un acto de autoafirmación y cierre de filas en pleno arranque de la precampaña vasca, a la que el PNV se asoma consciente de que el PSE enfila el camino con opciones de disputarle la Lehendakaritza.
La militancia respondió a la intensa labor de convocatoria y propició el llenazo total- 14.000 personas según la organización- en un acto para el que el PNV tiró literalmente la casa por la ventana. Los peneuvistas superaron el reto que se habían autoimpuesto para dar imagen de formación sólida y con capacidad de movilización. «Tenemos partido, tenemos proyecto y tenemos personas», tronó Urkullu en varias ocasiones mientras iba dando paso a las distintas intervenciones, entre ellas una grabación desde el hospital de un convaleciente Iñaki Azkuna. Pero, pese a los ímprobos esfuerzos por exhibir unidad -«no vamos a malgastar energías en estériles discusiones internas, sobre todo porque eso pretenden desde fuera», prometió el líder del EBB-, los diferentes matices entre su discurso y el del lehendakari quedaron en evidencia.
«Normales y sensatos»
La dirección peneuvista está decidida a remar en la dirección que marca la 'hoja de ruta' de Ibarretxe para no reabrir heridas ni resucitar traumas, y menos en un momento político que el partido ha interiorizado como una encrucijada histórica. Pero, al mismo tiempo, ha diseñado el 'Think Gaur' para ajustar su discurso a la Euskadi actual, alejarlo de las esencias soberanistas y situarlo más a ras de suelo. «Es el momento de renovar nuestro compromiso de ser un partido fiable y confiable, un partido de personas normales, como siempre lo hemos sido, sensatos y responsables», subrayó, significativamente, Urkullu. De nuevo, envió a sus bases un mensaje muy nítido sobre el compromiso del PNV con el respeto a la legalidad, frente al inmediato horizonte de un plebiscito sobre el que penden varios recursos por su «manifiesta inconstitucionalidad».
Urkullu subrayó que la consulta es «legítima, legal y bienintencionada» y que su partido va «a pelear para que prospere», pero «no a cualquier precio». «Nunca renunciaremos a nuestros principios, tampoco en esto», recalcó. Precisamente, el militante Félix Aranbarri -a la sazón presidente de la gestora de Ondarroa- le había interpelado sobre la posibilidad de que el partido vire su rumbo histórico. Los peneuvistas quieren evitar a toda costa que se les pueda identificar como una fuerza antisistema o que el mundo radical se suba al carro peneuvista para reivindicar la desobediencia contra el Estado. «Vamos a acatar y respetar las reglas de juego, aunque no nos gusten», recalcó el líder jeltzale, ante la probable prohibición judicial de la iniciativa de Ibarretxe.
Al mismo tiempo, dejó claro que, si el PNV cuenta con el suficiente respaldo social, «la voluntad de los vascos» no estará «secuestrada» ni por ETA ni por quienes «permanecen como espectadores pasivos ante los retos» de Euskadi, en referencia a PSOE y PP. Pero no hizo referencia alguna en su discurso -consagrado a glosar el espíritu humanista, abierto e internacionalista del PNV- al derecho a decidir, salvo para puntualizar que esa reivindicación y el proyecto renovador que ayer presentó el EBB para acercarse a los problemas reales de la ciudadanía «no son contradictorios» sino «las dos caras de la misma moneda».
En el lado que le tocaba, Ibarretxe sí habló del derecho a decidir y de «la existencia del pueblo vasco» que, según dijo, son dos reivindicaciones que «han calado hasta los huesos» de la sociedad y «cada día más». Según dijo, son «los partidos» -no precisó cuáles- y no la ciudadanía los que observan «con dramatismo y nerviosismo» su proyecto soberanista que es de «gran calado» y «no tiene vuelta atrás», independientemente de lo que suceda en junio o en octubre. «El camino de decidir nuestro propio futuro no tiene vuelta atrás», insistió el lehendakari, que vaticinó su pervivencia en el poder porque la sociedad vasca es «sabia» y premia «las ideas».
o.barriuso@diario-elcorreo.com
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS