Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

JOSEF WINKLER
«Nos fascina el ritual de la muerte de un toro»
18.05.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Nos fascina el ritual de la muerte de un toro»
PENSATIVO. Winkler medita una respuesta. / JOSÉ RAMÓN LADRA
-Ha aprovechado su viaje a Madrid para ir a una corrida de toros. ¿Qué interés tiene para un escritor ese espectáculo de rituales, sangre y muerte?
-Lo importante es el ritual. La muerte conlleva matar, eso me interesa, pero no olvido el erotismo de esa muerte. Los toros no se matan despedazándolos, sino con un cierto estilo, con un arte. Nos fascina el ritual estético de la muerte, pero sabemos perfectamente que el toro al final siempre pierde, y eso es lo más obsceno de una corrida: que el toro no tiene ninguna posibilidad de salir corriendo. Además hay un elemento de erotismo masculino y los toreros están vestidos como los obispos.
-¿Usted cree?
-Sí, sólo que al torero se le ve todo: los muslos, la cadera, su cuerpo por delante y por detrás, y lo que no se ve se puede imaginar, porque el torero es como si estuviese expuesto. Más o menos, como los obispos, que también se visten en cierto modo de luces, con cosas que llaman la atención. Además, los toreros suelen ser jóvenes y con frecuencia agraciados. Supongo que tratan de gustar a las mujeres. Imagino que a ellas les gusta sobre todo cuando entran a matar.
-¿Esta fascinación por los toros tiene alguna relación con que su poeta preferido del siglo XX sea García Lorca?
-Admiro mucho a Lorca, y a Neruda. Lo que ya no sé es si llegaré a admirar los toros, tengo mis dudas. Pero pensé que ya que iba a estar en Madrid durante la feria de San Isidro, que soy hijo de labriegos y lector de Hemingway, tenía que ir a una corrida. Cuando era niño, veía revistas en las que aparecían fotos de toreros, heridos o a veces muertos a consecuencia de cogidas. Cuando era así, decíamos qué pena, pero al mismo tiempo nos parecía bien...
-¿Por qué?
-Porque es un aliciente más. Tengo la curiosidad malsana de saber cuántos espectadores de los que ven una corrida, en su fuero interno no están pensando lo mismo. Nadie habla de ello, por supuesto. Pero la literatura y el arte sí tienen que hacerlo. Le digo esto y pienso ahora que sucede en muchos ámbitos. Estoy seguro de que muchos espectadores de la Fórmula 1 están esperando algún accidente para vivir algo especial.
-Volvemos al principio. ¿La existencia de la muerte es lo que de verdad nos hace sentir vivos?
-Una pregunta muy complicada. Hay bibliotecas enteras sobre eso, como para liquidarla con una frase lapidaria. Pero sí puedo decirle algo: que gracias a esa pregunta existe la literatura y seguirá existiendo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS