Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 19 septiembre 2014

Local

Estás en: El Correo Digital > Local
NUEVOS HÁBITOS
Hoteles de Bilbao ofrecen habitación por horas a ejecutivos que no hacen noche
Aumenta el número de clientes que acuden a la villa por negocios y regresan a casa en el mismo día

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Lejos del trajín que registran las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, Bilbao también se ha convertido en lugar de paso para ejecutivos. Cada día recalan en la capital vizcaína un buen número de visitantes exclusivamente por asuntos de negocios. No vienen de turismo, pero sí forman parte de la clientela fija de los hoteles.
Se hospedan por unas horas, las necesarias para tomar un descanso previo a una reunión de trabajo o a un evento, para echar una siesta después de una comida con otros colegas o, simplemente, para matar el tiempo a la espera de que salga el avión que les lleve de regreso a casa por la tarde.
La mitad de los principales hoteles de Bilbao oferta tarifas 'use day' -de uso diurno- como denominan a este tipo de hospedaje en el hotel Ercilla. Están pensadas para clientes de paso y oscilan entre los 50 y los 100 euros, aunque en este caso hay mucha flexibilidad, «dependiendo de las horas de uso que necesiten». La demanda de las habitaciones por horas por parte de ejecutivos y personal de negocios es una práctica 'in crescendo' en muchas ciudades españolas. En las grandes urbes es una fórmula habitual desde hace algún tiempo, un fenómeno que a estas alturas ya no es noticia. En otras más pequeñas -caso de Bilbao o Sevilla- aún causa sorpresa, pero se está demostrando más que necesaria. En la ciudad hispalense, por razones obvias, los hoteles alquilan habitaciones especialmente partir del mediodía «para acoger a los huéspedes que huyen de las horas de calor de la sobremesa». No es el caso de Bilbao.
En Vizcaya las reservas de habitaciones durante el día rondan la decena al mes en cada establecimiento. «No es aún muy habitual, pero sí hay gente que lo demanda porque no tiene sentido pasarse horas deambulando por la ciudad», asegura Javier Campuzano, director del hotel Domine. Un 5% de sus clientes ocupan la habitación en horario diurno y pagan por ello unos 100 euros, el 75% del precio de la tarifa de noche.
Algunos clientes pasan las horas 'muertas' en el Sheraton, donde alojan durante la mañana y la tarde a «gente de negocios con un alto poder adquisitivo», describen. Entre los demandantes de hospedaje diurno, muchos pilotos y azafatas de avión que deben hacer escala en la ciudad y técnicos informáticos que trabajan en grandes empresas durante la noche cuando cesa la actividad en la empresa y luego quieren echarse unas horas al alba.
La siesta
En Bilbao, sin embargo, el de las habitaciones por horas sigue siendo un fenómeno «minoritario», advierte Fernando Sánchez Crespo, presidente de Destino Bilbao. «Se utiliza más en los hoteles que se encuentran cerca de los aeropuertos, donde se alojan turistas en tránsito, que en el centro de la ciudad», asegura. De todos modos, aunque en goteo, también los hoteles de la villa reciben a estos nuevos clientes. «Muchas veces se celebran reuniones privadas de negocios, ésta es una práctica muy frecuente». Así, para quedar a salvo de miradas indiscretas, las empresas optan por reservar por un rato habitaciones que dispongan de salón para charlar reposada y discretamente.
Sea una u otra la razón, las condiciones de hospedaje son distintas. En función de los horarios, las tarifas diurnas pueden suponer desde el 100% del precio por pasar una noche, a la mitad. «En general la tarifa se reduce un 50 o 60%», calculan en Destino Bilbao.
Los hoteles Hesperia, por ejemplo, ofrecen la posibilidad de ocupar por unos 75 euros una habitación «durante ocho horas a elegir, entre las diez de la mañana y las ocho de la tarde», comenta la directora comercial de la cadena en la zona norte, María José Gordo. Otros establecimientos de la villa no exigen hora de entrada ni de salida, «aunque debe hacerse dentro de unos límites razonables», advierten. Y es que, lejos de peticiones estrambóticas u horas inusuales, las franjas en las que se concentra la, por el momento, escasa demanda «son las de la siesta», coinciden fuentes del sector.
«Encarece el servicio»
Los hoteles que ofertan este servicio no registran entradas todos los días, por lo que sólo unos pocos se han animado a incorporar este tipo de tarifas en la 'carta' de servicios del hotel. Los que no lo han hecho todavía alegan que no es un negocio rentable por el momento. «Encarece mucho el servicio, ya que exige contar con personal extra puntualmente para atender a estos clientes que van a estar solamente unas horas y luego se van», justifica Alberto Gutiérrez, director general del hotel Carlton.
De todos modos, Fernando Sánchez Crespo precisa que, pese a no anunciar este servicio, «todos los establecimientos te van a vender una habitación por horas si la pides». Y quienes las piden, coinciden los profesionales consultados por este periódico, son hombres y mujeres de negocios y no tanto parejas, a quienes se ha asociado tradicionalmente el negocio de las habitaciones por horas en hoteles y hostales. «Decir que ya no hay parejas que utilizan este servicio sería mentir, pero su influencia es realmente mínima, menor si cabe en hoteles de cierta categoría», aseguran.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS