Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 25 julio 2014

Local

Estás en: El Correo Digital > Local
VIZCAYA
Se busca panteón (Pablo Martínez Zarracina)
07.05.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Por fin una buena noticia: los usuarios de los cementerios bilbaínos están satisfechos con las instalaciones. Antes de seguir, quizá debiéramos matizar que no se trata de los usuarios propiamente dichos, sino de sus familiares y amigos que, como es sabido, no les olvidan. Una de las ventajas de estar muerto es que ya no tienes que responder encuestas: lo hacen tus deudos por ti. El Ayuntamiento ha realizado una entre los visitantes de los cementerios de Deusto y Derio. Esperamos que los encuestadores hayan sido cuidadosos. Imaginen que caminan por el camposanto y de pronto, entre las lápidas, aparece un tipo agitando unos papeles y preguntándoles si tienen un momento. Lo más normal es pensar que el desconocido es un funcionario del Más Allá que viene a notificarnos que ha llegado nuestra hora.

No parece, sin embargo, que se hayan dado estos equívocos. Los visitantes parecían contentos y le han puesto a las instalaciones una nota que roza el notable. Horarios, accesos, trato de los empleados Todo bastante bien. Lo cierto es que, si pasamos por alto la inquietante realidad que encierran, los cementerios son sitios muy civilizados. Los anglosajones lo saben y muchas veces los integran en las ciudades y los usan como parques.

Nuestros cementerios están bien y eso es bueno. Lo malo es que resulta complicado encontrar un hueco en ellos. En Derio y Deusto la disponibilidad de panteones es prácticamente nula y, según parece, al 24% de los encuestados le gustaría instalarse en uno, eso sí, cuando no quede más remedio.

Los bilbaínos tenemos que elegir entre la cremación o el nicho. A favor de la primera hay razones poderosas, como que resulta barata o que, con las cenizas, hoy se hacen cosas muy raras, desde lanzarlas envueltas en fuegos artificiales hasta confeccionar joyas para el collar del caniche. Sin embargo, todavía hay quien prefiere el clásico panteón. Quizá sea por apego a las tradiciones. Tal vez porque el único amor que va realmente más allá de la muerte es el amor por la propiedad inmobiliaria, aunque ésta dure sólo cincuenta años.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS