Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

cOLECTIVO DE MADRES Y VIUDAS VÍCTIMAS DE LA INMIGRACIÓN CLANDESTINA EN SENEGAL
La madre coraje de Senegal
Yayi Bayam abandera la lucha contra los cayucos en África tras perder a su hijo ahogado frente a Canarias

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La madre coraje de Senegal
LUCHADORA. Bayam ha narrado su experiencia en Euskadi. / F. G.
Yayi Bayam Diouf perdió a su único hijo frente a la costa de Canarias cuando intentaba alcanzar el sueño europeo sin saber que, en ocasiones como ésta, se convierte en pesadilla. Se jugaba la vida junto a otros 80 jóvenes, todos menores de 30 años, a bordo de un cayuco. A todos ellos les arrebató el aliento la furia de las olas en marzo de 2006. Poco después embarcaron otros 115, pero tampoco llegaron todos al litoral español. El hijo de Bayam se convirtió en una víctima más del campo de minas que es el Atlántico. Sólo el año pasado, un millar de vidas se fueron a pique en aguas del Océano. Bayam no se conformó con llorar.

Hastiada de que tantos jóvenes pagasen tan caro el peaje hacia la otra orilla, esta mujer de 49 años creó el colectivo de madres y viudas víctimas de la inmigración clandestina de Senegal. Entonces, sus compatriotas dijeron que «estaba loca de pena». Hoy ya son 375 las mujeres a las que representa. Bayam, que estos días ha narrado su experiencia en Euskadi, sólo quiere que «a nadie le suceda lo mismo que a mí. Que no mueran también los hijos de los demás».

Los habitantes de Thiaroye Sur Mer, el suburbio de pescadores a las afueras de Dakar donde vive Bayam, son carne de cañón para las mafias que se lucran con los cayucos. Como el 95% de la población del país, son musulmanes y la poligamia es el régimen familiar más extendido. El padre de Bayam estaba casado con varias mujeres y su marido tiene otra esposa. «Cuantas más compañeras, más hijos son los que tienes en casa y los que salen a pescar para sustentar el hogar», explica.

Ella relaciona la poligamia con la inmigración clandestina. Las diferentes mujeres rivalizan por el favor del marido y la madre de aquel hijo que prospera económicamente es más respetada y se convierte en la favorita del hombre. «Y la única manera de triunfar es viajando a Europa», señala.

El desempleo crónico, la delincuencia y la drogadicción se ceban con los jóvenes del remoto Senegal. «Si se quedan allí se meten en la droga o se hacen ladrones o traficantes... todo por culpa del paro». La mitad de la población vive de la pesca, pero «apenas hay peces y los barcos se caen de viejos». Por eso, a Bayam no le importó que su hijo Alioune Mar embarcara en busca de un futuro más esperanzador que nunca llegó. «Fue un duro golpe. Murió con 26 años», se lamenta. Pero la africana no se ahogó en el llanto. Su dolor y el de muchas otras que habían perdido «a su marido, su yerno o a todos sus hijos» fue un revulsivo para ella.

Sensibilizar en las playas

Según la creencia mayoritaria, cuando alguien muere es porque así lo decide Dios, por lo que Yayi sólo obtuvo la aprobación del consejo de hombres del pueblo con la condición de que la asamblea tutelase las actividades de la asociación femenina. Desde entonces, Bayam trabaja en un humilde despacho del suburbio costero, aunque ella y sus compañeras realizan las principales labores de sensibilización en las playas con la colaboración del gigante Madione Fall, un campeón de lucha muy admirado por los jóvenes.

El 'marabú', jefe religioso de la comunidad, les ayuda a extender la idea de que embarcarse en una patera es una acción suicida, un mensaje eficaz y disuasorio porque en el Islam quien atenta contra su propia vida «va directamente al infierno». De esta forma, la asociación ha contribuido a la creación de casi un centenar de agrupaciones dedicadas a difundir la consigna de 'no partir', formadas cada una de ellas por una treintena de jóvenes de hasta 35 años. Todos tienen prohibido financiar el viaje de sus conocidos.

Sin embargo, la desesperación provoca que las barcas sigan saliendo de las costas repletas de potenciales emigrantes. La lucha de Bayam es difícil, pero fue conocida internacionalmente gracias a los 50 periodistas de todo el mundo que acompañaron a la líder socialista francesa Segolène Royal en una visita a Thiaroye Sur Mer. «Le llamábamos 'Segolina'. Nos prometió un frigorífico para conservar el pescado». Tal vez fueron los reporteros o quizás la candidata a la presidencia francesa, pero «me acabaron apodando como la madre coraje de Senegal».

Familias endeudadas

Lo cierto es que la inmigración clandestina deja a las familias lastradas de deudas cuando los que se embarcan fallecen en el intento. En un lugar donde ellos se limitan a pescar y son las mujeres las que manufacturan, venden e intercambian, la pérdida de los hombres les deja sin la materia prima que conforma la base de su economía doméstica. Las funciones de cada sexo están culturalmente delimitadas. Y aunque pudieran pescar, «muchas están tan traumatizadas que no pueden ni acercarse a la orilla, porque creen oír a lo lejos los alaridos de socorro de sus familiares».

Por eso, la asociación realiza actividades generadoras de rentas para ayudar a sobrevivir a las mujeres, a quienes también ofrecen microcréditos. Venden cereales, muñecas artesanales y zumos de fruta. Cada una de sus voluntarias aporta al mes 1.000 francos CFA -moneda común de 14 países africanos-, aproximadamente dos euros. Lo recaudado lo invierten en comprar el pescado en otras comunidades.

Pero el colectivo no recibe apoyo de su gobierno. La procedencia de divisas de los senegales en el extranjero resulta muy beneficiosa para la economía local. «Los políticos sólo están interesados en réditos electorales. No les queda tiempo para visitar los pueblos y buscar una solución». Por eso Bayam se presentará como candidata a la alcaldía en las elecciones locales el 18 de mayo. «Desde arriba es como puedes conseguir realmente las cosas, en la medida en la que tengas más poder dentro de la jerarquía. Sobre todo, si eres mujer».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS