«Miranda tiene, como el resto de ciudades, sus propias leyendas»

E. LARGO
El historiador ha escrito muchas obras sobre Miranda. / A. GÓMEZ/
El historiador ha escrito muchas obras sobre Miranda. / A. GÓMEZ

Miranda tiene sus propias leyendas urbanas, algo que la hace atractiva y misteriosa a la vez. Carlos Díez Javiz es un gran conocedor de ellas y desvela sus historias, como las uñas que no siguen creciendo a El Chantre o las cuevas de los moros.

-¿Qué tiene de verdad la historia que conocemos de El Chantre?

-La leyenda cuenta la historia del chantre Pascual Martínez, un cargo eclesiástico que consiste en guardar el orden en el coro de las catedrales. La tradición dice que le mató su hermano por envidia con un saco de arena. Le enterraron en la iglesia de San Juan y las sucesivas riadas del Ebro le iban sacando. Cuando abrieron el sarcófago, comprobaron que había un cuerpo incorrupto.

-¿Y por qué esa veneración?

-Es una momia, como cientos, pero es la leyenda de nuestra ciudad por antonomasia.

-¿Y le siguen creciendo las uñas y el pelo?

-Eso es mentira. Ésa es la parte de leyenda que tiene esta historia, pero que la hace más lucida. Lo que sí que es cierto es que se dobla porque hay fotos que corroboran que se puede poner en posición de semisentado.

-No es la única leyenda que hay en la ciudad.

-Una de las más importantes son las tres manos de la virgen de Altamira. La original era una imagen de tipo gótico con la madre sentada con el niño y estaba las dos manos de la madre y entre las vestiduras salía la mano del niño. Por eso tenía tres manos.

-Ahora ya no.

-Claro, porque la virgen de las tres manos se perdió.

-En torno a la virgen hay más historias.

-Una cuenta que estaba un pastor con sus ovejas por La Picota y una de ellas se cayó por el barranco del castillo. El pastor se asomó para tratar de salvarla, se tropezó y cayó también. Entonces, la virgen sacó las manos desde la cueva de la virgen, que es como se llamaba a una de las ventanas del castillo, y salvó al pastor y a la oveja.

-Y puestos a hablar de cuevas, la de los moros también forma parte de la tradición popular.

-Van desde La Picota hasta Cellorigo y por la que se pueden cabalgar por debajo de la tierra. Miranda tiene,como todas las ciudades, sus propias leyendas, más o menos ingeniosas, pero ahí están.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos