Ayuda a ludópatas

ARTURO VILLAR MENDOZA

Me dirijo nuevamente a su periódico a ver si a través de estas líneas conseguimos tocar el corazón del director del Departamento de Asuntos Sociales del Gobierno vasco para que la Asociación de Ayuda a Ludópatas de Vizcaya, sita en Barakaldo, se vea beneficiada de la subvención que últimamente no nos conceden, no sé si porque nosotros lo hacemos mal o porque la burocracia es muy complicada. Nuestras peticiones, comparadas con las que se conceden a otras asociaciones, son pura miseria. Nos dedicamos a intentar que quienes vienen a vernos con problemas de ludopatía consigan rehabilitarse de su adicción, puedan recuperar a sus familias de unas relaciones en general muy deterioradas y a prestar ayuda desinteresada para conseguir que los que han caído en esa lacra alimentada por bombardeos constantes de publicidad alentada por el Estado nos ayuden con la miserable parte que pedimos para, por lo menos, poder pagar a nuestras psicólogas que, a día de hoy, son voluntarias como nosotros, que las ayudamos en las terapias en las que la mayoría somos ludópatas rehabilitados. Gracias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos