Arangoiti albergará las primeras viviendas con servicios comunes para mayores o estudiantes

El Consistorio prevé extender esta modalidad residencial a otras promociones de Bilbao

L. GIL
El proyecto obliga a recalificar la Escuela de Magisterio. / M. ATRIO/
El proyecto obliga a recalificar la Escuela de Magisterio. / M. ATRIO

El barrio de Arangoiti albergará las primeras viviendas con servicios comunes de todo Bilbao. El proyecto de recalificación de la antigua Escuela de Magisterio para uso residencial, que se aprobará de manera definitiva en el pleno de hoy, contempla la construcción de un abanico de cuatro edificios de hasta seis alturas. En uno de ellos se reservará espacio para este tipo de alojamiento, que se sitúa a caballo entre una residencia de personas mayores y una de estudiantes.

Hace tiempo que el Ayuntamiento se plantea incorporar este tipo de pisos, conocidos como dotacionales, con el objetivo de satisfacer la demanda residencial de algunos colectivos sociales. Entre ellos, el de mayores dependientes. El plan de Arangoiti supone así un primer paso «que se intentará llevar a otras promociones, como Amezola o Zorrozaurre», explicó ayer la concejala de Urbanismo, Julia Madrazo.

Con la recalificación del complejo docente, el Consistorio dará vía libre a la UPV para iniciar las obras. Y es que el Ayuntamiento permitió a la institución académica levantar pisos en Magisterio para sufragar la futura ciudad universitaria.

Enfermería o biblioteca

El proyecto contempla la construcción de un total de 154 viviendas en un solar de 13.673 metros cuadrados, de las que el 40% serán de protección. Un porcentaje, aún por determinar, de ese 60% restante será el que se reserve finalmente a vivienda dotacional.

El tamaño de los futuros inmuebles, así como el tipo de usuario al que irán destinados, deberán concretarse más adelante. Los perfiles que se barajan son: personas mayores y jóvenes estudiantes. En el primer caso los servicios comunes estarían orientados hacia salas de reunión y enfermería, mientras que, en el segundo, estos espacios se destinarían a biblioteca o zonas de estudio.

En cuanto a la forma de pago, los pisos con servicios comunes son de uso temporal, por lo que sólo saldrían al mercado en alquiler o mediante la cesión supervisada de la plaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos