Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Sábado, 19 abril 2014

Sociedad

encallado a 23 metros de profundidad
El choque de un carguero y un petrolero vuelve a desatar la alarma en Algeciras
El chatarrero naufragó con 750 toneladas de combustible en sus bodegas y el otro buque llegó a puerto sin problemas Las autoridades descartan vertidos contaminantes
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El choque de un carguero y un petrolero vuelve a desatar la alarma en Algeciras
NAUFRAGIO. El chatarrero panameño sufrió importantes desperfectos en la proa y no pudo evitar que se inundaran sus bodegas. / AFP
Un barco cargado de chatarra permanece semihundido en aguas del Estrecho de Gibraltar, a un kilómetro de Punta Europa, tras chocar durante la madrugada de ayer con un petrolero. Aunque el incidente se produjo en aguas gibraltareñas, las autoridades españolas han mostrado su disposición a colaborar con El Peñón al tiempo que han enviado un mensaje de tranquilidad al garantizar que no se ha producido ningún episodio de contaminación en la mar. Pese a que las autoridades descartaron vertidos, el incidente ha vuelto a desatar la alarma en la Bahía de Algeciras.

El accidente se produjo alrededor de las 5.54 horas a 0,7 millas de la costa gibraltareña, en aguas portuarias inglesas, según informaron fuentes de Salvamento Marítimo. Aunque todavía se desconocen las causas de la colisión, y pese a la buena visibilidad que se registraba a esa hora, todo apunta a que, por motivos aún por aclarar, uno de los barcos atravesó la trayectoria del otro, dado que bordeaban la costa en sentido opuesto, y no pudieron evitarse.

A consecuencia de la colisión, el carguero 'New Flame', de bandera panameña y que había partido desde el puerto de Gibraltar hacia el Mediterráneo, permanece encallado en la zona debido a los graves daños causados por el choque, que abrió una vía de agua en las bodegas y provocó su semihundimiento.

El barco se encuentra apoyado en el fondo marino, con la proa sumergida a una profundidad de 23 metros y la popa fuera del agua. El 'New Flame', construido en 1994 y en el que no se han detectado fugas en su casco, porta 700 toneladas de fuel-oil y 50 toneladas de diesel para su propio consumo, además de su cargamento de 27.000 toneladas de chatarra. Sus veintiséis tripulantes fueron rescatados de forma inmediata y trasladados a Gibraltar.

Traslado del crudo

La otra embarcación afectada es el 'Torm Gertrud', un petrolero de doble casco de bandera danesa que navegaba desde aguas del Este y que en estos momentos se encuentra fondeado en la Bahía de Algeciras. La nave, construida en 2002 y que transporta 37.000 toneladas de crudo, no presenta daños materiales importantes y tampoco corre riesgo de sufrir un vertido, según informaron desde la Delegación del Gobierno, que indicó que su flotabilidad no corre ningún riesgo e incluso la totalidad de la tripulación permanece a bordo. Sin embargo, las mismas fuentes explicaron que, para una mayor seguridad y evitar así cualquier posibilidad de fuga, se va a trasvasar el cargamento a otro buque.

La Delegación del Gobierno explicó que las operaciones están bajo la dirección de las autoridades gibraltareñas, aunque el Ejecutivo español ha activado el Plan Nacional de Contingencia por Contaminación Marina Accidental a través de Salvamento Marítimo.

Así, en la zona se han movilizado el buque de Salvamento Marítimo 'Miguel de Cervantes', las embarcaciones 'Salvamar Algeciras', 'El Puntal' y 'Alkaid', el helicóptero 'Helimer Andalucía' y el remolcador 'Don Inda', que está en Galicia y llegará hoy a la bahía algecireña. Además, el operativo contará con cuatro submarinistas y otro equipo de buceadores con base en La Coruña, así como diverso material de salvamento procedente de Sevilla.

Por su parte, la Junta de Andalucía tiene listo a personal de Tragsa y Egmasa, empresas públicas de Medio Ambiente, para el caso de que se registrara algún tipo de vertido o fuese necesaria su actuación. En este sentido, asociaciones de ecologistas han alertado de que el petrolero se encuentra fondeado en el Parque Natural del Estrecho, frente a la playa de Getares (Algeciras), y que debería ser trasladado «de manera inmediata» al puerto para someterlo a una revisión a fondo.
Vocento
SarenetRSS