Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 25 julio 2014

Sociedad

SOCIEDAD
Critican las dificultades para acceder a la píldora poscoital en el País Vasco
06.07.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha criticado las dificultades que encuentran las mujeres para acceder a la píldora del día después en el conjunto de España, «pero especialmente en el País Vasco y Valencia». Ambas autonomías son las únicas que «carecen de programas específicos» sobre el uso de este fármaco y donde, según criticaron, ni siquiera en los hospitales se dispensa gratuitamente.

La píldora del día después, también llamada poscoital, está concebida como un tratamiento de emergencia, pero el mal uso que los jóvenes hacen de él como anticonceptivo ha provocado que su consumo se haya multiplicado por cinco en los últimos cinco años. El fármaco, en el mercado desde 2001, está concebido para impedir un posible embarazo en el supuesto de que fallen los métodos anticonceptivos convencionales.

El compuesto que tiene el medicamento origina una fuerte descarga hormonal que desencadena la llegada prematura de la regla y, como consecuencia, evita la fecundación. El uso indiscriminado de este medicamento tiene, sin embargo, dos problemas.

El primero, que expone a la pareja a la transmisión de una enfermedad de transmisión sexual porque el único anticonceptivo que las evita es el preservativo. El otro, no menos importante, es que su abuso puede provocar a la mujer importantes problemas de salud, especialmente de tipo vascular. Se trata de un fármaco de emergencia, no de un anticonceptivo, y no está pensado para un uso indiscriminado, según recalcan los especialistas.

Aún así, los ginecólogos están convencidos de que si la Administración no pusiera tantas trabas para la adquisición del fármaco se evitarían el 70%de los 80.000 embarazos no deseados que cada año se contabilizan en España. José Manuel Bajo Arenas, presidente de la SEGO, y Ezequiel Pérez Campos, de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), abogaron por una mejor educación sexual y la venta sin receta del medicamento, que se dispensa en farmacias a unos 18 euros.
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
Vocento
SarenetRSS