Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Local

Estás en: El Correo Digital > Local
LUIS FERNÁNDEZ
«Soy un niño grande que aún juega con las piezas de Playmobil»
Este vecino de Leioa empezó a comprar cajas de estos muñecos con su hija hace trece años y hoy tiene más de mil
02.07.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Soy un niño grande que aún juega con las piezas de Playmobil»
HUMOR. Fernández expone sus creaciones en tiendas de juguetes, como ésta de Leioa. / JORDI ALEMANY
«Soy como un director de cine». Así se define Luis Fernández, un vecino de Leioa, cuando habla de su afición. Este hombre, que trabaja como representante de productos, colecciona piezas de Playmobil. Sí, ese juguete con el que generaciones de niños han crecido y se han divertido, solos o con los amigos, desde 1974 y que aún hoy sigue apareciendo misteriosamente bajo los árboles de Navidad en hogares de todo el mundo.

La casa de Fernández es algo así como un museo. Un santuario, desde luego, no, porque uno se puede encontrar el salón con montones de cajas abiertas y piezas buscando su sitio. «Hay muchos tipos de coleccionistas y yo soy de los que tocan y dejan tocar las piezas», admite. Y si se rompen... «se rompieron, ya encontraremos otras», ríe. Se define, por tanto, como un «niño grande» porque, a sus 55 años, todavía juega con estas figuras.

Pero todo tiene una explicación. No es exactamente jugar lo que hace, sino montar escenas. «Yo me imagino algo y luego lo reproduzco, pero como no sé dibujar, utilizo las piezas», explica. De ahí que se considere algo así como un cineasta. Crea y se recrea en sus composiciones. Les hace fotos que cuelga en un foro de Internet. O se las enseña a sus colegas de la asociación de coleccionistas de Playmobil de España. O pide permiso para colocarlas en escaparates de tiendas. En Leioa, Barakaldo y Erandio pueden verse sus trabajos.

Es su afición, aunque reconoce que tampoco le va la vida en ello. «Me mueve, pero no me arrastra», confiesa sin pudor. «¿Igual no valgo para esta sección?», bromea. Pero sí, sí que vale. Lleva trece años compilando cajas de este artículo infantil y tiene unas mil diferentes. Luego, hay ejemplares que almacena «por duplicado o triplicado». ¿Que por qué? «Pues porque todo lo que cae en mis manos no sale de ellas», responde.

Empezó con su hija, Macarena, cuando sólo tenía dos años. Entonces no le había dado por coleccionar. Simplemente, los Reyes le dejaron a la pequeña el circo de Playmobil y le gustó... a ella, y a él. «Me pareció un entretenimiento divertido y creativo», explica. Y siguió comprándole cajas a la niña.

Un juguete de 1974

Y jugando con ella. El 'monstruo', por tanto, ha crecido de forma progresiva. Su profesión le ha ayudado mucho. «Como viajaba por todo el norte, en cada ciudad y pueblo al que iba me acercaba a las jugueterías», dice. La crisis de estos pequeños comercios le sirvió para hacerse con muchas «referencias» (cajas), algunas de ellas descatalogadas (de hecho, tiene piezas del año en que salió Playmobil al mercado, 1974).

Luego, en Internet encontró un portal donde se puede intercambiar de todo. Y a través de él, la asociación, de la que forma parte desde hace sólo un año. Sin embargo, Fernández no olvida la contribución más valiosa: «la de los amigos».

-En su casa lo tienen fácil a la hora de hacerle regalos...

-Bueno, sí. Pero mi suegra todavía me trae corbatas. Ja, ja, ja.
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS