Viene el 5G: así es la red con la que navegarás en tu móvil a velocidades de vértigo

Viene el 5G: así es la red con la que navegarás en tu móvil a velocidades de vértigo
FOTOLIA

El sector de las telecomunicaciones trabaja a contrarreloj en esta nueva tecnología que hará realidad el sueño de un mundo interconectado, aunque también acarrea muchas interrogantes

IÑAKI JUEZ

El 5G será una auténtica revolución. En eso coinciden todos los ingenieros y expertos en esta nueva tecnología. En comparación, el actual 4G será como haber estado utilizando el telégrafo. La rapidez con la que podremos navegar por Internet cuando comience a desplegarse esta nueva red móvil será brutal. Algo nunca visto. Desde luego, muy superior a las actuales velocidades de conexión con fibra óptica que tenemos en casa. Y todo ello con solo sacar del bolsillo los próximos smartphones de última generación.

Imagen del nuevo chip de Qualcomm para soportar redes de 5G
Imagen del nuevo chip de Qualcomm para soportar redes de 5G / QUALCOMM

Muchos de ellos integrarán el nuevo chipy del tamaño de una uña. La reciente presentación en sociedad del X50, que estaría listo para 2019 con una capacidad de descarga de 5 Gbps, demuestra que este sector trabaja a contrarreloj en esta nueva tecnología que hará realidad el sueño de un mundo interconectado, con una previsión de 100.000 millones de dispositivos para 2025 y que, al mismo tiempo, genera muchas interrogantes. Como los siguientes:

1. ¿En qué consiste?

El 5G es la nueva generación de banda ancha inalámbrica que promete una mayor velocidad de navegación que la actual 4G-LTE. Orange y Ericsson hicieron una prueba en Madrid el pasado mes de septiembre de cómo sería una conexión este tipo y lograron alcanzar los 15 Gbps de descarga. Y esto es solo el principio, ya que se calcula que se podría llegar a 1 Tbps de bajada, un ratio que parece sacado de una película de ciencia ficción.

Prototipos de móviles con 5G.
Prototipos de móviles con 5G. / AFP
2. ¿Qué ventajas tiene?

Muchas. Desde una velocidad de navegación hasta ahora desconocida, que será entre 100 y 200 veces más veloz que la generación anterior con velocidades medias de 20 Gbps. En otras palabras, podremos descargarnos una película en apenas diez segundos. También traerá consigo una mejor cobertura, lo que al final repercutirá en que los próximos móviles gasten menos batería. Se calcula que el ahorro energético respecto al 4G será de un 90%. Dispositivos sencillos como llaveros inteligentes podrán estar conectados a Internet durante años con una sola carga.

3. ¿Qué repercusiones tendrá?

Los que están trabajando en la quinta generación de la conexión móvil coinciden en que es muy difícil establecer las repercusiones económicas de esta nueva tecnología ya que, a diferencia del 4G, cambiará la vida cotidiana de las personas de una forma nunca vista. No se trata ya de navegar con nuestros móviles a más velocidad, poder hacer vídeoconferencias en 3D o ver nuestra serie favorita con calidad 4K sin ninguna interrupción debido a una drástica reducción de la latencia. Es decir, el tiempo que transcurre desde que damos la orden para iniciar el visionado hasta que realmente comienza.

El paso de 10 milisegundos actuales a tan solo 1, unidos a la mejora de la cobertura respecto a la generación anterior, soportará el llamado Internet de las cosas en un mundo donde la gran mayoría de los objetos que utilizamos a diario estarán conectados a la Red de redes, ya que permite multiplicar por 100 su número. Desde coches de conducción autónoma, smartwatches, frigoríficos hasta inodoros inteligentes que enviarán a nuestro médico análisis de orina para alertar de una posible infección. Las aplicaciones son infinitas y podría generar en la UE una creación de riqueza de 141.000 millones de euros a cambio de una inversión de 56.000 millones en 2020, según un informe de la Comisión Europea, que también prevé 2,3 millones de nuevos empleos.

Imagen de las pruebas de 5G en Corea.
Imagen de las pruebas de 5G en Corea. / EC
4. ¿Cuándo comenzará a utilizarse?

A estas alturas del artículo, más de uno ya estará deseando poder utilizar el 5G por todas las ventajas que presenta respecto a la generación anterior. La mala noticia es que su despliegue no va a ser cosa de meses. Operadoras de EE UU como AT&T y Verizon harán las primeras pruebas a finales de 2018, mientras que KT Telecom, la operadora coreana, tiene previsto lanzar una oferta comercial el próximo año con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno de la ciudad de Pyeongchang. Dos años después lo harían las japonesas NTT DoCoMo y KDD con motivo de los JJ OO de Tokio.

Las operadoras europeas, por su parte, esperarán hasta que la 3GPP, la red de asociaciones de telecomunicaciones de EEUU, UE y Asia dedicada a fijar los estándar para las redes móvil, establezca un único tipo de 5G para evitar la incompatibilidad entre aparatos, lo que puede provocar una auténtica pesadilla para los usuarios más viajeros. Un acuerdo que ya ha pedido la GSMA, organización que reúne a las principales operadoras del mundo, y que no sucederá hasta, al menos, finales del próximo año. Después, habrá que fijar las bandas del espectro radioléctrico que ocupará el 5G. Dos importantes decisiones que no se resolverán hasta 2019, cuando comiencen a venderse los primeros smartphones compatibles con esta tecnología. Un año después saldrían a la luz las primeras ofertas comerciales, sobre todo en Alemania, Suecia y Reino Unido, que están algo más avanzados en ella.

Imagen de la furgoneta dónde se probó la conexión de 5G en Madrid.
Imagen de la furgoneta dónde se probó la conexión de 5G en Madrid. / ERICSSON-ORANGE
5. ¿Y España?

Se calcula que el 5G podría llegar aquí en 2020. Para no retrasarse más de lo debido, el Gobierno ha decidido utilizar la banda de 3,5GHz para que las operadoras comiencen a probar esta nueva tecnología. De momento, no hay fecha para la subasta de frecuencias, que podría incluir la de 700 MHz con el objetivo de asegurar la cobertura en grandes ciudades si técnicamente es posible. Algo que no se sabrá hasta que concluya un estudio previo que cuenta con un presupuesto de 570.000 euros. A partir de ese momento, comenzará su despliegue de una forma similar al que se hizo con el 4G. Primero en las grandes capitales, para después pasar a las localidades con menos población. De hecho, el 30% de los usuarios todavía no tienen acceso a esta red, por lo que lo prioritario será finalizar el despliegue de la actual generación lo antes posible.

Y es que está previsto que esta nueva banda utilice frecuencias superiores a los 20 GHz, que son las que están libres. Si finalmente se optan por ellas, se necesitarán instalar más antenas ya que las actuales no pueden operar en estas bandas tan altas, lo que ralentizará su expansión. Eso siempre que no se adopten proyectos como el presentado recientemente por Huawei y Teléfonica en Alemania de aglutinar todas las frecuencias en un único transmisor. En todo caso, se calcula que el 5G sólo supondrá el 1,5% del tráfico total a nivel mundial en 2021, aunque nadie puede negar que marcará un antes y después en la industria de las telecomunicaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos