Comienza el Mobile más politizado

Entrada al recinto donde se celebra el MWC./Efe
Entrada al recinto donde se celebra el MWC. / Efe

A pesar de las advertencias de los organizadores de llevarse la feria tecnológica a otra ciudad si el clima de inestabilidad continua, grupos independentistas colocan pancartas y plantan al Rey en la cena inaugural

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZBarcelona

Todos los ojos están puestos en Barcelona y, por primera vez desde hace meses, no es por un motivo político. La feria de la movilidad más importante del mundo, el Mobile World Congress, ha dado este lunes su pistoletazo de salida en su decimotercera edición en la Ciudad Condal. Este domingo las grandes firmas tecnológicas ya comienzan a enseñar sus cartas a los medios, aunque este año con presentaciones más comedidas que en otras ocasiones.

Pero no todo es tecnología en esta cita mundial. Después de rumores sobre el posible desplazamiento del MWC a otro lugar tras el referéndum ilegal del 1 de octubre, la semana pasada el consejero delegado de la empresa organizadora del Mobile (GSMA), John Hoffman, lanzó un mensaje rotundo en rueda de prensa: sin un entorno de estabilidad, la puerta está abierta a irse de Barcelona. El compromiso con la capital catalana es hasta 2023 por contrato, pero está sujeto a un ambiente de “seguridad”.

Más información

Sin embargo, la advertencia no parece haber calado en el sector independentista que han visto en el evento una ocasión de oro para internacionalizar el conflicto. Lo más llamativo ha sido la instalación de una pancarta de 28 x 10 metros en plena Plaza de Cataluña con el lema 'Free Political Prisoners', en alusión a los encarcelados Junqueras, Forn y los Jordis.

Y para animar más el ambiente, este domingo llega a Barcelona el rey Felipe VI en su primera visita desde la manifestación por los atentados del pasado agosto. En la edición del año pasado, el Monarca coincidió con el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, huido ahora en Bruselas. En esta ocasión se prevé la asistencia del presidente del Parlament, Roger Torrent, pero la alcaldesa Ada Colau rechazó la invitación este sábado por “responsabilidad institucional ante las miles d epersonas que sufrieron cargas policiales” el 1-O. Además, dos responsables independentistas ya han anunciado que tampoco acudirán al acto inaugural con el Rey. Tanto el secretario de Tecnologías de la Información de la Generalitat, Jordi Puigneró, como el presidente del grupo de ERC en el Ayuntamiento, Alfred Bosch, han apelado a la “protesta” por el discurso de Felipe VI tras el referéndum.

Por su parte, la organización independentista Òmnium Cultural ha convocado una protesta ante la presencia del Rey en Barcelona y reclaman hacer sonar las bocinas de los coches y salir al balcón con cacerolas a la hora prevista de su llegada al acto, sobre las 21 horas de este domingo.

El Rey saluda a Carles Puigdemont en el MWC del año pasado.
El Rey saluda a Carles Puigdemont en el MWC del año pasado. / Efe

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos