El secreto de Nokia para salir de la tumba y vender más móviles que Sony o HTC

El secreto de Nokia para salir de la tumba y vender más móviles que Sony o HTC

La relación calidad-precio y cumplir su promesa de actualizar sus móviles a las últimas versiones de Android son algunas de las claves de su éxito

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Un año. Es el tiempo que le ha llevado a la renacida Nokia, la mítica marca de móviles finlandesa, a volver a estar entre las compañías que venden más smartphones. Es cierto que todavía no se encuentra en el 'Top 10', aunque por poco: ocupa el undécimo puesto. También es verdad que su 1% de cuota de mercado mundial no tiene nada que ver con el 39% que tenía en 2009, dos años después del lanzamiento del revolucionario iPhone de Apple. Pero es justo destacar el enorme mérito que tiene regresar por la puerta grande a un sector tan competitivo como el de la telefonía móvil tras permanecer tres años muerta y enterrada. Y encima vendiendo más que otras compañías que no han paralizado su actividad comercial como Sony o HTC, esta última en claro, y peligroso, declive desde hace tiempo.

Hay que recordar que Nokia vendió en 2013 a precio de saldo su ya ruinoso departamento dedicado al diseño y fabricación de smartphones a Microsoft, que en esos momentos todavía soñaba con reflotar Windows Phone, su plataforma móvil para hacer frente al Android de Google e iOS de Apple. El acuerdo de compra incluía la prohibición de comercializar la mítica marca al menos durante dos años, lo que provocó que desapareciera del mapa tras ser engullida por la multinacional estadounidense, que prefirió apostar por la denominación Lumia para identificar a sus productos.

Por ello, cuando el año pasado Nokia regresó al sector de la telefonía móvil, muchos temieron que se tratase de una argucia publicitaria para vender terminales chinos ramplones, como los muchos que pululan por el saturado mercado de los smartphones, aprovechándose del tirón de la histórica marca. Las primeras dudas se disiparon al conocer que los nuevos móviles serían diseñados por HMD Global una compañía finlandesa de reciente creación formada por antiguos directivos y trabajadores de la empresa matriz. Lo demás ya es historia. La nueva Nokia apenas podía responder a la apabullante demanda de unos teléfonos con una excelente relación calidad-precio como el Nokia 6, ya con Android como sistema operativo.

Imagen del Nokia 6.
Imagen del Nokia 6.

Por encima de las marcas chinas

Según datos de la web especializada Counter Point Research, Nokia ha triunfado en el cuarto trimestre de 2017 con 4,4 millones de móviles vendidos. Eso le ha permitido superar a marcas de tanto renombre como Sony, Google o HTC e incluso a compañías chinas que aspiraban a mucho más en este competitivo negocio como Asus, Lenovo, OnePlus o Meizu, que también juegan con la baza de ofrecer productos tecnológicamente punteros a un buen precio.

Por mercados, a la nueva Nokia le ha ido muy bien en el Reino Unido del Brexit, donde ya es la tercera marca por volumen de ventas, así como en Rusia donde ha alcanzado un meritorio quinto puesto. Pero donde realmente se ha hecho fuerte es en Vietnam y la mayor parte de países de Oriente Medio. En todos ellos ocupa la primera posición por delante de compañías de la talla de Apple o Samsung gracias a móviles tan populares como el Nokia 6 o el Nokia 7, que se han convertido en los reyes de la gama media.

La clave de su éxito es sencilla. Cumplir con su promesa de tener actualizados sus terminales a las últimas versiones del sistema operativo de Google gracias a una fina capa de personalización. Esta versión de Android casi puro permite, además, evitar las temidas ralentizaciones de otras marcas gracias al ahorro de recursos para lo verdaderamente importante. Todo ello provoca que móviles de gama media como el Nokia 7 vayan tan bien como un buque insignia mucho más costoso.

Imagen de un supuesto Nokia 7 Plus.
Imagen de un supuesto Nokia 7 Plus.

¿Y Ahora qué?

Tras estos buenos resultados, Nokia no debe dormirse en los laureles. De hecho, tiene que realizar un esfuerzo extra si quiere jugar en la Primera División del sector de la telefonía móvil. Por ello, se espera mucho del Nokia 9 y Nokia 7 Plus, que se presentarán de forma oficial, como se da por hecho en los mentideros tecnológicos, en el Mobile World Congress 2018, que tendrá lugar el 26 de febrero en Barcelona. Ambos terminales están casi obligados a contar con frontales a toda pantalla con paneles OLED como los de la competencia si realmente los finlandeses quieren ascender en el escalafón de fabricantes de móviles. Su alianza con LG para este componente de hardware ha tranquilizado, y mucho, a los fans de la marca.

En segundo lugar, Nokia debe apostar por dotar a sus terminales de gama baja y media de dos cámaras para que sus usuarios puedan realizar instantáneas de retratos con efecto bokeh como hacen los smartphones asequibles de otros fabricantes como Xiaomi. Ya no vale solo con contar con la óptica de una compañía del prestigio de Carl-Zeiss. Otras marcas tienen también detrás a firmas de la calidad de Leica o Sony que tampoco se quedan atrás en ese aspecto. De momento, el camino emprendido con su Nokia 8, con un doble sensor similar al que monta Huawei en sus teléfonos, y que continuará con el futuro Nokia 9 parece el adecuado, aunque sería aconsejable incluir avanzados procesadores como los de Apple o Google para no perder terreno en el campo de la fotografía computacional y la realidad aumentada.

Diseño filtrado del futuro Nokia 10 con cinco cámaras.
Diseño filtrado del futuro Nokia 10 con cinco cámaras.

Y ya, por pedir que no quede, no vendría mal contar con alguna característica novedosa que les diferencie de su competencia como en su día supuso la identificación por huella o la carga rápida. El hipotético Nokia 10 con cinco lentes y dos flashes led para sacar fotografías con una calidad similar a una cámara réflex podría suponer un auténtico golpe en la mesa por parte de los finlandeses a toda la competencia como en su día hizo con el Nokia Lumia 1020, el único smartphone por aquel entonces capaz de hacer instantáneas de 41 megapíxeles.

En todo caso, Nokia ha vuelto con fuerza a un sector que nunca debió abandonar y que demuestra que su apuesta por adoptar Windows Phone como sistema operativo de sus móviles fue la peor de las decisiones. A lo mejor nunca hubiera abandonado el podio de los fabricantes de smarthones de haberse dejado abducir antes por el marcianito verde de Google.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos