Whatsapp, ¿se puede vivir sin él?

Whatsapp, ¿se puede vivir sin él?
INTERNET

A primera hora de la mañana la app de mensajería instantánea se ha caído en todo el mundo

JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

Cerca de 50.000 millones de mensajes de Whatsapp se envían al día en todo el mundo. Una plataforma que cuenta con 1.300 millones de usuarios por todo el planeta. Según el último Eurobarómetro publicado a finales de 2016, España es el país más aficionado a esta aplicación de mensajería instantánea.

Solo 8 años de existencia de Whatsapp y la vida ha cambiado radicalmente. Primero fueron los mensajes de texto y ahora las llamadas de voz parecen ser las siguientes víctimas de la aplicación de Mark Zuckerberg.

Más información

En cifras, nueve de cada diez usuarios de smartphones usan esta aplicación y casi la mitad de sus usuarios lo hace "continuamente", según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas. Y, aunque parezca mentira los grandes también caen y provocan un pequeño "terremoto" en la Red.

Esta mañana ha sido el turno de Whatsapp. Según la página web Downdetector.com, la app ha dejado de funcionar a las 9.00 de la mañana por varios países de Europa, Asia y América, especialmente en países como España, Reino Unido o Países Bajos, donde los problemas de funcionamiento han sido más acusados.

En ese momento millones de mensajes se han quedado en el limbo cibernético. 1.600 millones fotos, 250 millones de millones de vídeos llegaron con retraso esta mañana. Hasta las 10.30 horas no se ha restablecido el servicio en su totalidad.

No es la primera vez que los servicios de la app se vienen abajo, para evitarlo trabajan 57 ingenieros. Según un experto consultado por EFE, el responsable de la web de seguridad informática 'Hacking Ético', Deepak Daswani, es más probable que se trate de un fallo técnico que un ataque al servicio, ya que "apenas han existido problemas de ataques en esta plataforma". La compañía, por el momento, no ha respondido.

El poder social de la aplicación aún es incalculable, incluso su influencia. El primero en ver este potencial fue Mark Zuckerberg en 2014. En octubre de aquel año, y con tan solo cinco años de vida, Facebook pagó 17.000 millones de euros por hacerse con los servicios de la aplicación.

La red social se hacía así con una poderosa arma de comunicación y que ahora se expande al mundo empresarial. Un servicio para empresas y de pago que le permitirá al sector abrir un nuevo canal de atención al cliente y además ofrecer sus servicios.

Sin embargo, el actual servicio es uno de los principales medios de propaganda en España. En 2012, el 60% de los usuarios de internet ya conocían y usaban esta plataforma. En la actualidad, el 92,8% de los internautas españoles hace uso de Whatsapp, según la última encuesta de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC).

Los nuevos métodos de comunicación han virado y se han adaptado a esta aplicación. Si en el pasado el famoso ‘pásalo’ copó los SMS para organizar concentraciones. Ahora, los organizadores usan cadenas de mensajes en Whatsapp para organizar manifestaciones.

El pasado mes de octubre, la Guardia Civil desactivó una cuenta de la popular aplicación gestionada por la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural con la que se convocaba a sus bases a participar en concentraciones callejeras relacionadas con el movimiento independentista.

¿Por qué se ha caído?

Obviando el ataque informático, la única razón que queda sobre la mesa, y a falta de confirmación oficial, es la integración de un gran número de novedades relacionadas con la aplicación durante los últimos días.

Además de los nuevos emojis que han llegado a WhatsApp para Android y a iOS 11.1, la compañía ha lanzado recientemente nuevas opciones como la posibilidad de compartir la ubicación en tiempo real con terceros contactos y la de borrar mensajes enviados.

Al intentar integrar todas estas novedades, el servicio de mensajería instantánea ha sufrido un colapso que ha provocado su caída a nivel mundial.

Fotos

Vídeos