Ofertas Internet

Las ofertas de telefonía apuestan por la transparencia total

Las ofertas de telefonía apuestan por la transparencia total
Giro en la política de comunicación de las promociones de telefonía pensando en los consumidores

Se avecinan nuevos tiempos en el sector de las telecomunicaciones. Frente a las incontables quejas públicas de los usuarios sobre las condiciones de sus tarifas y las sanciones expedidas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, las compañías han tomado buena nota. Las ofertas de telefonía se mostrarán tal como son, con precios totales y sin letra pequeña.

El primer paso para evitar casos que deriven en reclamaciones, juicios y sanciones ha consistido en promocionar sus ofertas de telefonía con total transparencia y claridad. Casi todas las compañías están acostumbradas a dotar de mayor visibilidad al precio promocional de duración limitada. Con el nuevo giro en la política de comunicación, se comenzará a mostrar el precio final de las tarifas desde el primer momento.

De este modo, se incluirá la cuota de línea en el precio promocionado que en muchas ocasiones aparecía en la letra pequeña de la promoción. Se comunicará también el precio total de la tarifa una vez finalice el período de la oferta, que ronda habitualmente entre los tres y los doce meses, una duración que suele ser menor al compromiso mínimo de permanencia.

Este año se ha iniciado una tendencia novedosa en el sector de telecomunicaciones, con compañías simplificando al máximo su mensaje y política de comunicación sin que ello afectase a informar sobre las condiciones de sus tarifas. Dos ejemplos de ello se encuentran en Pepephone y Lowi. Desde un estilo informal y cercano al consumidor, sus acciones promocionales destacan por la ausencia de asteriscos remitiendo a la tan popular “letra pequeña”.

Muchas compañías cimentan gran parte de su estrategia promocional en esconder las condiciones menos atractivas para el usuario en la famosa “letra pequeña”. Esta expresión hace referencia a los detalles del contrato telefónico que no se promocionan con tanto énfasis y no suponen un gran beneficio a los usuarios. El problema surge cuando finaliza el período promocional de la oferta y los nuevos clientes reciben en su factura un precio que no se corresponde con sus expectativas.

Con estas nuevas medidas de eliminar la letra pequeña y mostrar en todo momento el precio final de la tarifa tanto con promoción como sin ella, las compañías quieren colocar al usuario como el principal beneficiado de este nuevo rumbo. Frente a un sector muy crítico de los clientes que tildaban con calificativos muy gruesos las acciones promocionales de los teleoperadores, se ha perfilado un nuevo panorama que pretende calmar a este perfil de usuario y a que reine la honestidad desde el primer momento. Será cuestión de tiempo comprobar si esta nueva estrategia funcionará a nivel de ventas y de la satisfacción de los clientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos