Seis características del Samsung galaxy Note 8 que no tiene el iPhone 8 Plus

El nuevo phablet de los coreanos es más popular que el de Apple pese a ser más caro y al mal recuerdo del modelo del año pasado, que tuvo que ser retirado del mercado por los problemas en sus baterías

El Samsung Galaxy Note 8 junto a un iPhone. /
El Samsung Galaxy Note 8 junto a un iPhone.
IÑAKI JUEZ

El Samsung Galaxy Note ha resurgido de sus cenizas. Y nunca mejor dicho tras los explosivos problemas de sus baterías en el modelo de 2016. Las imágenes de terminales calcinados provocaron que por primera vez en su historia la multinacional coreana se viera obligada a dejar de vender su hasta entonces exitoso phablet con el que hacía frente, y de qué manera, a los nuevos modelos de Apple. La dolorosa retirada es, un año después, poco más que un mal sueño y la octava edición del nuevo buque insignia de la marca asiática ya es uno de los mejores móviles del año por su avanzado hardware de última generación hasta el punto de ser más popular que su máximo competidor, el iPhone 8 Plus, según datos de GSM Arena, una de las webs dedicadas a la telefonía móvil más prestigiosas.

Y lo ha hecho sin traicionar las señas de identidad con la que nació y que supusieron dos órdagos a Steve Jobs: incorporar un stylus que fue defenestrado por el CEO de la compañía de la manzana mordida cuando presentó su primer smartphone y apostar por una generosa pantalla muy por encima de las medidas máximas defendidas con vehemencia por el directivo de Cupertino alegando razones de usabilidad. Con el paso de los años, las diferencias entre el móvil de gama alta coreano y el de su máximo competidor no han hecho más que crecer. Hasta el punto de que se pueden contabilizar seis características del Galaxy Note 8 de las que carecen el iPhone 8 Plus, lo que ha animado a los asiáticos a lanzarlo al mercado a un precio mayor que el de Apple: 1.000 euros por 919.

  • 1

Diseño sin marcos. Lo que en un principio fue una sorpresa se ha convertido ya en tendencia con las principales marcas como Xiaomi, LG y, por supuesto, Samsung, apostando por pantallas que ocupan todo el frontal de sus buques insignias como el Note 8. En comparación, el diseño con generosos marcos que Apple lleva arrastrando desde hace cuatro generaciones lo hace parecer anticuado. Es cierto que la compañía estadounidense busca remediarlo pronto con su propia versión del panel infinito coreano en el iPhone X. Pero hasta el 3 de noviembre, que es cuando saldrá a la venta la edición especial para conmemorar el décimo aniversario del primer smartphone de los de Cupertino, el iPhone 8 Plus no puede competir con este phablet que logra insertar una diagonal de 6,3 pulgadas en el prácticamente mismo tamaño que el de Apple que debe conformarse con tan sólo 5.5 pulgadas y sin la atractiva curvatura que ha hecho famosa a los últimos Galaxys. Las comparaciones son odiosas.

  • 2

Pantalla Súper Amoled. Además de ocupar todo el frontal, el Galaxy Note 8 monta el que para muchos es el mejor panel del mercado por su gran resolución, QHD+ (522 píxeles por pulgada), como por sus espectaculares colores y gran contraste, que provocan la sensación de llevar una televisión de alta definición en el bolsillo. Sin desmerecer la gran calidad de la pantallas IPS del Phone 8 Plus, que incorpora por vez primera la tecnología True Tone tomada de los iPad Pro y que permite distintas representaciones de colores según las condiciones lumínicas en las que nos encontremos, lo cierto es que no deslumbran, en todos los sentidos de la palabra, si la comparamos con la de los coreanos, además de contar con una más modesta resolución Full HD a 401 ppp. Como sucedía con el punto anterior, el iPhone X contará también con una diagonal con esta tecnología fabricada, curiosamente por la propia Samsung, aunque sin el brillo ni el detalle de la que hace gala esta phablet.

  • 3

Lápiz incorporado. Para muchos, la única razón de ser de la gama Note sobre todo después de la creciente canibalización del Galaxy S8 Plus que cuenta con una pantalla de medidas muy similares. Pero las personas acostumbradas a tomar notas bolígrafo en mano no podrán vivir sin él, entre otras cosas por la facilidad con la que el software de la marca asiática reconoce las distintas caligrafías sin contar con la posibilidad de realizar anotaciones y dibujos sobre distintos documentos con rapidez. Incluso sin necesidad de encender la pantalla como si de un bloc de notas se tratara. Apple sigue siendo fiel a Steve Jobs y se resiste a incorporar un accesorio de este tipo, aunque los iPad Pro ya cuentan con un lápiz similar. Quizás un año de estos lo veamos en sus teléfonos de mayor tamaño. De momento, Samsung sigue contando con una gran ventaja respecto a los de Cupertino.

  • 4

Tarjetas de memoria. Uno de los mayores errores de Samsung fue querer parecerse demasiado a Apple y lanzar el Galaxy S6 sin una capacidad de almacenamiento extra. Craso error. Las ventas de su buque insignia se resintieron debido a las críticas de los usuarios que las echaban de menos. Al año siguiente, los coreanos aprendieron la lección y decidieron incorporarlas de nuevo a sus topes de gama. En el Note 8, además de los 64GB de memoria interna, el usuario puede añadir tarjetas de hasta 256GB. Espacio más que suficiente para guardar todas las fotos y vídeos en formato 4K que queramos y una ventaja fundamental respecto a los iPhones cuyos usuarios se tienen que conformar con limitada capacidad de sus discos duros internos, bastante reducida en los modelos base y que, incluso en el caso de los más caros, sólo alcanzan los 256 GB como máximo.

  • 5

Convertirse en un PC. Muchos critican que el Note 8 sea más caro que un ordenador de sobremesa. Lo que muchos no saben es que el phablet de Samsung cuenta también con un modo escritorio similar al de Windows con solo insertar el teléfono a un accesorio llamado DeX.Esta base, que apareció por vez primera en la presentación de los Galaxy S8, tiene conexión HDMI para que podamos enchufar un monitor y Bluetooth para poder manejar el teléfono con un teclado y ratón inalámbricos, aprovechando que Android, a diferencia del iOS de Apple, es compatible con ellos. Tener la posibilidad de llevar la oficina en el bolsillo de pantalón no tiene precio, lo que le convierte, junto a la posibilidad de tomar apuntes con el stylus, en el móvil preferido por los profesionales al garantizarles altas cotas de productividad.

  • 6

Estabilizador óptico (OIS) en ambas cámaras. Hasta hace unos meses, los coreanos parecían no dar importancia a la utilización de la doble lente como elemento diferenciador de las propiedades fotográficas de los terminales de gama alta. Pero la sombra de los nuevos iPhones, con su espectacular modo retrato que permite alcanzar unos resultados similares a los de una réflex, es muy alargada y ha creado tendencia. Por ello, el Note 8 incorpora también dos sensores ISOCELL de 12 megapíxeles con apertura f/1.7 y f/2.0 para replicar este efecto bokeh tan apreciado por los amantes de la fotografía. La diferencia principal estriba en que ambas lentes cuentan con estabilizador óptico, lo que se nota sobre todo a la hora de grabar vídeos sin que sea perceptible el temblor de la mano. Todo ello ha aupado al phablet al segundo puesto en el ránking de la conocida web de fotografía DxOMark, superando al Phone 8 plus que cuenta un solo OIS. Una carencia que, una vez más, será solventada en el iPhone X, el verdadero rival a batir para los coreanos a partir de noviembre.

Fotos

Vídeos