https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Xbox One S frente a Xbox One X: ¿cuál debería comprar?

Xbox One S y Xbox One X /Microsoft
Xbox One S y Xbox One X / Microsoft

Comparamos los dos modelos de la consola de sobremesa de Microsoft

SARA BORONDO

Xbox tiene a la venta actualmente tres modelos de consola: Xbox One, Xbox One S y Xbox One X; aunque el primero de ellos cada vez va dejando más lugar a los otros dos, que son revisiones del modelo original; en el caso de Xbox One S es una versión con unas características muy parecidas pero más ligera (no llega a tres kilos de peso), y en el caso de Xbox One X se trata de una consola mucho más potente y solida, con un peso de 3,8 kilos.

Los modelos S y X ofrecen imagen a 4K (Ultra Alta Definición), pero el modelo S únicamente para reproducción de vídeo, mientras que el X ofrece esa imagen- y nativa- para videojuegos también: hay ya más de 160 videojuegos a 4K nativos. Ambas consolas son compatibles con HDR, la iluminación de alto rango dinámico que ofrece una gama mayor de colores y más contraste entre claros y oscuros, lo que hace que la imagen sea más fiel a la realidad. Para poder disfrutar de estas dos características es necesario que la televisión o el monitor tengan también capacidad para 4K y HDR pero, incluso aunque no cuente la pantalla con esta característica, se verá la imagen a una calidad superior a la normal.

En el interior del modelo S, la CPU funciona a 1,76GHz y tiene ocho núcleos. La capacidad de procesado de Xbox One X es notablemente superior, con un procesador de ocho núcleos que funciona a 2,3GHz y una tarjeta gráfica de 6 teraflops (cuatro veces más potente que el modelo S) que permite más detalle en los escenarios y animaciones más fluidas. En memoria RAM, el modelo X es también superior: frente a los 8GB de memoria RAM DDR de Xbox One S cuenta con 12 Gb de RAM GDDR5, lo que le sirve para mostrar más distancia de dibujado y que los tiempos de carga sean sensiblemente más rápidos (también contribuye a aligerar estos tiempos un mayor ancho de banda de memoria).

En cuanto a los periféricos, sólo el primer modelo de Xbox One que salió a la venta tenía conexión para Kinect, aunque no es gran problema ya que no se publican ya juegos que lo utilicen y siempre se puede utilizar un adaptador para los modelos S y X. Hablando de juegos, todos los de Xbox One se pueden utilizar en cualquier modelo de la consola, incluidos los que salieron para Xbox 360 y que ahora son compatibles con las Xbox One.

Hay otros detalles que las diferencian, como el hecho de que S es blanca y la ventilación es por la parte superior y X es negra y dispersa el calor por la parte posterior.

En cuanto al precio, se puede encontrar Xbox One S de 1 TB con un juego a partir de 300 € (280 el modelo de 500 GB) y Xbox One X de 1 TB está disponible a partir de 500 €, aunque estos precios pueden variar según las distintas ofertas que tengan las tiendas y los distintos packs que haya disponibles.

Para quienes no tengan una televisión con las últimas tecnologías ni vaya a comprársela en breve quizás sea una opción más interesante una Xbox One S o el modelo original, mientras que la opción Xbox One X es más adecuada para quienes deseen disfrutar de la mayor calidad de la imagen en vídeo y videojuegos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos