Esta foto me suena

'Bliss', la fotografía que sacó O'Rear en 1996, cuando viajaba en coche por California para visitar a su novia./EFE
'Bliss', la fotografía que sacó O'Rear en 1996, cuando viajaba en coche por California para visitar a su novia. / EFE

Charles O'Rear es el autor de la imagen más vista del planeta: el fondo de pantalla que eligió Microsoft para su Windows XP

IRMA CUESTA

Quién le iba a decir a Charles O'Rear que la fotografía que tomó en 1996 cuando atravesaba los condados de Napa y Sonoma (California) para encontrarse con su novia se convertiría en la más vista de la historia. Aquel día, cuando paró su coche, sacó su Mamiya RZ67 e inmortalizó las armoniosas colinas que tenía delante, no podía imaginar que ninguna otra instantánea de las muchas que haría a lo largo de su vida le reportarían tanta fama y dinero.

Satisfecho con el resultado, el por entonces fotógrafo de la revista 'Nacional Geographic' envió la instantánea a Corbis, una compañía estadounidense de publicidad y licencias que, en 2000, un año antes de lanzamiento de Windows XP, le vendió los derechos de uso a Microsoft para convertirla en su fondo de escritorio. A la vuelta de casi dos décadas, alrededor de dos mil millones de personas han posado su vista en ella.

El autor de 'Bliss' (felicidad), que así se llama la foto, ha contado que cada viernes salía de casa para pasar el fin de semana con su prometida y atravesaba ese paisaje; y que aquel mes de enero, cuando conducía por la Ruta 121, quedó impresionado con lo que veía: un día perfecto, con un cielo azul que poco a poco se iba salpicando con pequeñas nubes blancas y unas colinas de un verde casi imposible.

Charles O'Rear (Missouri, 1941) dice también que, tras captar varias imágenes en las que las nubes iban llegando despacito, se sintió satisfecho. «Me dije: está bien, es una foto bonita». El resto forma parte ya de la historia.

Sin embargo, no todo ha sido 'Bliss' en la vida de O'Rear, a quien se le conoce por ser uno de los fotógrafos que mejor han plasmado el mundo del vino. Mucho antes, durante la década de 1970, Charles colaboró con el proyecto Documérica, una iniciativa financiada por la Agencia de Protección Ambiental norteamericana que, entre 1972 y 1977, envió a setenta fotógrafos de prestigio a documentar con sus imágenes los problemas de contaminación que comenzaban a preocupar a la opinión pública. De aquella iniciativa salieron 80.000 imágenes, de las que fueron seleccionadas 22.000, que no solo mostraban problemas relacionados con la contaminación, sino una particular visión de la sociedad estadounidense.

El fotógrafo, con su obra.
El fotógrafo, con su obra. / EFE

Tras aquel trabajo, O'Rear entró a formar parte del equipo de la 'National Geographic Magazine', en el que ha permanecido durante más de 25 años. Un tiempo en el que el sector vitivinícola nunca ha dejado de estar en su punto de mira. Aquella relación comenzó en 1978, cuando quien acabaría siendo el autor de la foto más vista del planeta comenzó a fijar su objetivo en el valle de Napa y en el proceso de elaboración del vino. Su interés por este mundo le llevó a viajar por todos los rincones del planeta en donde crece un viñedo e ilustrar una docena de libros especializados.

Un ataúd de terciopelo

Sin embargo, los comienzos del famoso fotoperiodista hay que buscarlos mucho tiempo antes, cuando, con 14 años, trabajó para la sección de deportes de un diario en Missouri. «Con 16 compré una cámara y comencé a aprender. Después de la universidad y de un período en 'La Gaceta de Emporia' (Kansas), me contrataron en el 'Kansas City Star', donde me convertí en redactor y fotógrafo. 'The Star' fue uno de los mejores periódicos de Estados Unidos y en un par de años me ofrecieron acciones de la compañía y generosos aumentos salariales. Pero el azar quiso que el diario me enviara a pasar una semana con un fotógrafo de la revista 'LA Times', porque quería comenzar a editar una revista dominical. A mi regreso a Kansas City me di cuenta de que en Los Ángeles podría llevar a mi pequeño hijo discapacitado a un tipo de colegio que allí no teníamos. Solicité el cambio y con 25 años fui contratado por 'LA Times' como fotógrafo de plantilla».

Aquello, por fantástico que pareciera, no duró mucho tiempo. El propio Charles ha contado que al llegar a Los Ángeles le explicaron que, si se quedaba el tiempo suficiente, su ataúd estaría forrado de terciopelo. «No me gustaba la idea del terciopelo, y mis frecuentes sugerencias para cubrir historias caían en saco roto, así que después de dos años dejé el periódico».

Cerca de dos mil millones de personas han posado la vista en esta imagen

Un día después de renunciar, estaba en un avión con destino a la Ciudad de México con el equipo olímpico de EE UU dispuesto a cubrir sus hazañas y, un par de años más tarde, 'The National Geographic', a quien periódicamente enviaba propuestas, dio señales de vida. «Estuve tocando su puerta hasta que se abrió y tuvieron que contratarme», recuerda.

Entonces llegaría su descubrimiento de esa región del Lejano Oeste en donde se produce el 90% del vino norteamericano. «Sabía que los principales editores tenían interés en los vinos, así que presenté una propuesta, me enviaron allí y, de repente, me convertí en un experto en la materia. Napa lo tenía todo: clima, comida, paisajes, gente y un estilo de vida de pueblo pequeño con una gran sofisticación de la ciudad. Por eso, durante los últimos 25 años he producido, fotografiado y publicado libros sobre regiones vinícolas y el vino».

De lo que nunca habla O'Rear es de su fotografía de las colinas del condado de Sonoma, más allá de reconocer que, pasados los setenta, se da cuenta de lo mucho que la fotografía de Microsoft 'Bliss' ha significado para su vida. «Como autor de la foto más vista de la historia, he disfrutado cada minuto de la fama», ha confesado en varias ocasiones, sin terminar de desvelar cuánto cobró por la instantánea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos