¿Cómo elegir el mejor videojuego para los niños?

¿Cómo elegir el mejor videojuego para los niños?

La oferta es muy amplia y no todos son apropiados para los más pequeños de la casa. ¿En qué deberíamos fijarnos a la hora de elegir un juego?

ANTONIO SANTO

Desde hace años no falla, el videojuego es uno de los regalos estrella de la Navidad. Otra cosa es que se acierte porque no todos son adecuados para los pequeños de la casa. La oferta es enorme y variada, y quien no sea aficionado lo tiene difícil para saber por dónde empezar. Un buen punto de partida puede ser desechar los que tengan contenido violento, los que traten temas complicados o simplemente los que sean demasiado difíciles. A unas semanas aún de la llegada del Olentzero y los Reyes Magos, hay margen para ponerse a la tarea e investigar sobre el mejor videojuego para los niños.

Por suerte, la propia industria cuenta con medidas de autocontrol e informativas para ayudar a padres y madres en apuros. La más importante de todas es el PEGI, un sistema de clasificación por edades que incorpora cada juego en su carátula. Al igual que ocurre con las películas de estreno en el cine, el PEGI nos indica la edad mínima recomendada para cada juego, además de señalar (si los hay) una serie de elementos problemáticos: violencia, lenguaje malsonante, representación de sexo o drogas…

El PEGI es, en cualquier caso, una estimación; la decisión final siempre debe estar en manos de los padres para adaptarla a las características y necesidades de cada niño. Aunque el mundo del videojuego sea tan amplio que resulte difícil orientarse cuando uno mismo no es usuario, hay algunos consejos que pueden facilitar bastante la tarea: por ejemplo, elegir la plataforma de juego adecuada. Cada una de ellas ofrece un catálogo y unas características diferentes, por lo que se adaptan mejor a distintos tipos de público.

Guerra de consolas

Para los niños y niñas menores de 12 años, las consolas de Nintendo son un éxito asegurado. La compañía japonesa mantiene desde hace muchos años un compromiso firme con el contenido familiar. Sus máquinas ofrecen siempre un amplio catálogo de juegos accesibles, inofensivos y sin violencia. La Nintendo Switch, su nueva consola (salió a la venta el pasado mes de marzo), está de moda: funciona como portátil, pero también se pude conectar a la televisión. También siguen a la venta sus portátiles puras, las Nintendo 3DS y 2DS, que además de estar a un precio muy accesible disponen ya de un amplísimo catálogo de títulos de gran calidad.

Aunque también cuentan con juegos para los más pequeños, las consolas PS4 y Xbox One son en general más apropiadas para niños de mayor edad. La PS4 es la consola más vendida en España con diferencia, lo que ayuda a la hora de socializar, encontrar amigos para jugar en línea o intercambiar juegos. Xbox One, por su parte, permite en muchas ocasiones usar sus juegos en el ordenador; además, gracias a su nuevo modelo Xbox One X es la consola más potente hasta la fecha. Finalmente, quienes quieran una máquina que pueda servir como herramienta además de para el ocio pueden optar por un ordenador, en cuyo caso se recomienda siempre un uso supervisado: colocar el ordenador en una sala común y establecer reglas claras sobre tiempos y modos de uso.

Juegos para todos los públicos

Llega la hora de elegir qué juego comprar. Nos ponemos delante del estante en la tienda de turno y hay docenas de posibilidades. ¿Por dónde empezar? El primer consejo es fijarse bien en el género, marcado sobre todo por sus mecánicas: lo que el juego nos propone hacer. Si queremos evitar los contenidos violentos, en principio deberíamos evitar los juegos de disparos (conocidos como first-person o third-person shooters, según estén en primera o tercera persona). Las aventuras de acción (como Assassin’s Creed: Origins u Horizon: Zero Dawn) también suelen incluir combate más o menos cruento.

Para niños, el género estrella siempre ha sido el plataformas, que premia la destreza en los movimientos sin suponer una gran dificultad de control. El objetivo suele ser esquivar obstáculos para llegar al final del nivel: si hay algún tipo de conflicto con enemigos, o bien sólo hay que evitarlos o bien está caricaturizado, como Super Mario saltando sobre la cabeza de una tortuga o de una seta con colmillos. Cualquier juego de Mario Bros, como el Mario Odissey para Switch, o bien otros plataformas como Knack 2 (PS4), Super Lucky's Tale (Xbox One) o Yooka-Laylee (todas las consolas) es perfecto para los pequeños. Casi todos ellos incluyen modos de juego cooperativo local para disfrutar de una partida en familia.

Para los mayores, los juegos deportivos son una apuesta segura: NBA 2K18, FIFA 18 o Forza Motorspot 7 harán las delicias de cualquier aficionado o aficionada a los deportes. Sólo hay que tener cuidado con los micropagos (pequeñas compras disponibles dentro del juego). También son muy recomendables los juegos de simulación, en el que el conflicto es inexistente. Los Sims 4 (PS4, Xbox One y PC), Animal Crossing: New Leaf (3DS) y Animal Crossing: Pocket Camp (iPhone y Android) son juegos muy inocentes, hasta relajantes. Y por supuesto, los juegos sociales y familiares, como el exitoso Just Dance 2018 (todas las consolas), Singstar o Saber es poder (PS4), son el equivalente más movidito y digital de los juegos de mesa de toda la vida. Cualquiera de estos juegos pasaría el filtro del padre más exigente y hará las delicias de los pequeños de la casa.

¿Juego online, sí o no?

Para mucha gente, el juego multijugador online es uno de los grandes atractivos de las consolas actuales. Jugar con (o contra) personas de cualquier lugar del mundo puede ser apasionante, pero cuando los jugadores son menores de edad la cosa se complica un poco. Para empezar, para poder disfrutar del juego online en consolas hay que pagar una suscripción mensual. Además, los títulos multijugador más populares son competitivos, muchos de ellos del género de disparos, y en algunos casos con comunidades de jugadores bastante tóxicas donde es común el acoso, el sexismo o el racismo. En líneas generales, es preferible que los más pequeños de la casa no tengan acceso alguno a modos online. Para disfrutar del multijugador con ellos, hay juegos con modos locales, lo que permite además disfrutar de un buen rato en familia y compartir actividades de ocio. En el caso de los adolescentes, es recomendable establecer unas normas mínimas para asegurar un uso adecuado: por ejemplo, marcar un tiempo máximo de juego, dentro de un horario determinado, y siempre tras realizar sus tareas domésticas o deberes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos