Black Friday 2017: qué día es y todo lo que debes saber

Black Friday 2017./
Black Friday 2017.

EL CORREO

El Black Friday 2017 ya está a la vuelta de la esquina. El tan esperado día de las ofertas en tecnología e informática llegará el viernes 24 de noviembre. De hecho, está alcanzando tal éxito que esta jornada llena de ofertas irresistibles se ha ido extendiendo en el calendario hasta alcanzar una semana.

Ante este furor consumista lleno de descuentos, es muy difícil mantener la cabeza fría en el Black Friday y evitar los principales peligros que puede acarrear una excesivo furor consumista como productos defectuosos, rebajas inexistentes, timos varios y, en el mejor de los casos, un desembolso desproporcionado del que nos podamos arrepentir más adelante cuando veamos el estado de nuestras cuentas corrientes. Para ello, no hay nada mejor que estar atentos a estos diez consejos para evitar que el Black Friday 2017 se convierta en un viernes de pesadilla.

1. Hacer una lista de la compra

En estas fechas, los comercios nos bombardean con cientos de atractivas ofertas. Por eso, es aconsejable hacer una lista con lo que realmente necesitamos o queremos adquirir y limitarnos a ella. También es recomendable realizar un presupuesto previo para evitar que acabemos con un agujero negro en nuestras cuentas de ahorro. «Lo importante es encarar el Black Friday con sentido común sin comprar más de lo necesario. De hecho, es mucho mejor pagar en las tiendas con dinero físico que con tarjetas de crédito para así ser más conscientes de lo que nos estamos gastando en todo momento», sugiere José Luis Segura, responsable de comunicación de la asociación de consumidores EKA/ACUV.

2. Comparar precios antes de comprar

Parece un consejo muy evidente, pero es algo que se nos suele olvidar hacer, sobre todo cuando vemos una oferta aparentemente irrechazable de algún comercio online. En vez de comprar el producto de forma compulsiva antes de que se agote, es de lo más recomendable buscarlo en otras tiendas para saber si realmente se trata de un chollo. En más de una ocasión, descubriremos que en otros lugares se vende a un precio mucho más bajo.

3. Comprar solo en páginas seguras

El Black Friday sigue siendo una fecha en la que las transacciones online son mayores que las que se producen en las tiendas físicas. Para ello, es importante, antes de pagar nada, hacerlo en lugares que nos aporten un extra de seguridad. Si no conocemos el comercio electrónico donde hemos visto una oferta irresistible, es vital que nos fijemos en nuestro navegador de Internet si su dirección web cuenta con un candado de seguridad y empieza por https en vez de por http, además de un sello especial como Confianza Online, el más importante de los que se emiten en España promovido por la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial y la Asociación Española de la Economía Digital. También es importante que disponga de una dirección física en España. «Todos estos elementos dan un poco más garantías al cliente a la hora de hacer sus compras, ya que si no se cumplen con algunos de estos requisitos es prácticamente imposible que podamos reclamar si surgen problemas con las compras», señala José Luis Segura.

4. Desconfía de los chollos increíbles

Relacionado con el anterior punto, debemos desconfiar si vemos o recibimos una oferta de un producto muy caro a un precio ridículo. Normalmente, se ponen a la venta en páginas de lo más sospechosas, por lo que tenemos todas las papeletas de quedarnos sin ese artículo que nunca nos va a llegar y sin el dinero que pagamos por él, aunque sea poco. «Recuerdo un caso de un comercio online que solo vendía gafas de la marca Ray-Ban por 15 euros, un producto que normalmente cuesta entre los 300 o 400. Como no podía ser de otra forma, la web era fraudulenta a todas luces. Si nos pasa eso, hay que denunciar esta estafa pura y dura ante la Policía, ya que se trata de un delito», insiste Segura.

5. Cuidado con los grandes descuentos

Durante estos días, podemos ver en escaparates o en páginas web anuncios de productos con el 45% o el 70% de descuento. Hay que tener en cuenta que, salvo que venga especificado en los mismos, la rebaja no tiene por qué aplicarse a todos los artículos de la tienda en cuestión. En su mayoría, estas grandes ofertas se limitan a unas pocas unidades de artículos específicos, mientras que el resto se venden a sus precios normales. Y es que las mercancías deben mostrar en sus etiquetas el precio rebajado y el que costaba antes de la oferta para que sepamos realmente la cantidad exacta que nos están descontando.

6. No aceptar rebajas en la calidad de los productos

Como sucede también con las rebajas de enero o verano, no hay que comprar productos defectuosos o en mal estado a cambio de una rebaja en el precio. Hay que tener en cuenta que en estas fechas «los derechos de los consumidores siguen siendo los mismos que en el resto del año. De hecho, los artículos cuentan con una garantía de dos años si son nuevos y de uno si son de segunda mano. Asimismo, tienen que ser productos que hayan estado a la venta hasta un mes antes de inicio de la promoción», recuerda el responsable de comunicación de EKA/ACUV.

7. Cuidado con las rebajas hasta fin de existencias

Todos hemos visto alguna vez un anuncio de un artículo con un considerable descuento con la coletilla hasta fin de existencias o solo para los 100 primeros clientes. Pese a que en muchas ocasiones se venden realmente los artículos en cuestión con esas condiciones, normalmente se tratan de «artículos gancho que buscan atraer a futuros clientes a la tienda. Como al final esos productos se acaban en seguida, la gente termina comprando otras cosas sin ningún tipo de rebaja, algo que no es ilegal pero tampoco demasiado ético», dice Segura. Ahora bien, si el anuncio no establece claramente este tipo de condiciones como la fecha de caducidad de la oferta, «tendríamos derecho, aunque se agoten, a poder comprar las mercancías con ese descuento otro día, porque la publicidad es vinculante. De lo contrario, sería engañosa e ilícita», añade.

8. Saber identificar los falsos chollos

Los comercios preparan el Black Friday con meses de antelación, sabedores de que en un solo día pueden hacer su particular agosto en pleno otoño. Ahora bien, algunos se pasan de frenada con el tema de los preparativos y, en una estrategia de lo más calculada, inflan los precios de los artículos que van a rebajar ese día semanas antes de forma artificial. De esta forma, venden los productos a los precios que suelen ser habituales a lo largo del año como si se trataran de grandes descuentos. «La gran cadena de electrodomésticos Walmart fue sancionada por las asociaciones de consumidores de EE UU por llevar a cabo esta práctica. Eso es muy poco ético y hay que denunciarlo públicamente cuando lo detectemos en los comercios de nuestro entorno», anima José Luis Segura.

9. Las compras online pueden devolverse

Es algo que muchos consumidores no tienen en cuenta. Las compras online pueden revocarse siempre en un plazo de 14 días que empieza a contar desde que el comprador recibe el pedido. En ese sentido, se puede recuperar el dinero y devolver el artículo sin dar mayores explicaciones. Como ya se ha comentado en un punto anterior, estos derechos siguen en vigor aún en días especiales de rebajas como el Black Friday.

10. No hacer compras de noche

Parece una tontería, pero no es lo mismo comprar por Internet en la soledad de nuestra habitación durante la madrugada cuando nuestros seres queridos duermen que hacerlo en las horas en las que podemos consultarles para saber si realmente estamos metiendo la pata con esa oferta que nos parece de lo más sugerente. A costa de tener alguna que otra discusión con tus familiares más directos, su consejo nos puede ahorrar más de un disgusto para nuestra cuenta bancaria, cuyo saldo puede experimentar un bajonazo terrible durante estos días en los que algunos usarán sus tarjetas de crédito como si no hubiera un mañana.

Echa un vistazo al calendario de ofertas Black Friday 2017 de las diferentes tiendas y marcas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos