Defender una idea con futuro

Jaime de la Cal ofrece una charla a estudiantes de la ikastola Olabide. / J. Andrade

Alumnos de Olabide y Egibide preparan ya sus proyectos para la quinta edición de STARTInnova, iniciativa promovida por EL CORREO

JUDITH ROMERO

Las vacaciones de Navidad han llegado a su fin y los alumnos participantes en la nueva edición del concurso de ideas emprendedoras STARTInnova ya han comenzado a definir las propuestas que presentarán ante un comité de expertos en febrero. Además de tener la oportunidad de trabajar en grupo en un proyecto profesional, estos 191 jóvenes alaveses están conociendo los fundamentos del espíritu emprendedor con la ayuda de sus tutores en el marco del programa organizado por EL CORREO. Por el momento cursan Bachillerato y ciclos de Formación Profesional, pero pronto serán ellos quienes manejen las riendas de la creación de empleo y entren de lleno en el mercado laboral.

La Ikastola Olabide es uno de los colegios vitorianos más veteranos en el concurso. Los alumnos del Bachillerato de Letras dedican parte de las clases de Economía del primer curso a poner a prueba su capacidad de innovación al tiempo que aprenden conceptos clave. El profesor Ander Ugarte guía a sus 27 alumnos para que comprendan qué es un modelo de negocio, la importancia de la responsabilidad corporativa y que desarrollen su propio plan. A sus 16 años, Uxue Zarandona quiere revolucionar el mundo de la educación a través de una aplicación móvil llamada ‘Ikas App’. «El profesor prepararía juegos con la temática de clase para motivar a sus estudiantes, que accederían a recompensas muy interesantes como cinco minutos más para terminar el examen», avanza la joven.

Startinnova

Impulsa.
EL CORREO.
Patrocinan.
Gobierno vasco, Banco Sabadell y Ayuntamiento de Bilbao.
Empresas mentoras.
Fundación Michelin, ARM Robotics, Lurpelan y ayuntamientos de Barakaldo, Getxo y Sestao.
Colaboran.
UPV/EHU y Centro de Innovación de la Formación Profesional, Tknika.
Teléfono.
943 833 641
Más información:
http://elcorreo.startinnova.com info@elcorreo.startinnova.com

El potencial de la tecnología no pasa desapercibido a los ojos de los participantes en STARTInnova. Josune Sánchez, alérgica a los frutos secos, ha pensado en que los frigoríficos detecten los códigos de barras de los productos que los contengan para evitar accidentes. El grupo de Aitor Sevillano imagina un ‘smartwatch’ que ayude a los invidentes a desplazarse por la ciudad, pero ésta no es la única propuesta de carácter social. Maialen Argote se acordó de las personas con problemas y pensamientos indebidos al ver el pulsador de emergencia de su abuela. «Funcionaría de forma similar: un grupo de psicólogos atendería a la persona al otro lado de la línea en sus peores momentos», explica la estudiante de primer curso.

Mayor calidad de vida

En Egibide Jesús Obrero 60 alumnos toman parte en la iniciativa divididos en 17 grupos con la ayuda de tres tutores en el marco de la asignatura ‘Iniciación a la actividad emprendedora y empresarial’. Antes de las vacaciones de Navidad recibieron la visita de Jaime de la Cal, responsable de proyectos en la Fundación Michelin, quien les ayudó a definir sus futuras empresas. «Los chicos están mucho más motivados, no conocían ninguno de estos conceptos ni se habían planteado emprender como salida profesional y STARTInnova está cambiando su punto de vista», sostiene su profesor Xabier Sainz. La formación para el personal lectivo celebrada el año pasado le atrajo y decidió importar el programa a los centros de Egibide.

Alumnos de Egibide Jesús Obrero que participarán en STARTInnova, a las puertas del centro.
Alumnos de Egibide Jesús Obrero que participarán en STARTInnova, a las puertas del centro. / J. Andrade

Un total de 38 centros se han inscrito este curso en STARTInnova. Siete de ellos se encuentran en Álava, y el alto nivel de sus propuestas evidencia que esta forma de conocer de cerca el mundo de la creación de empresas y la realidad del propietario se ha consolidado. Los ganadores del año pasado analizaron la fabricación de pequeños vehículos para desplazarse por recintos como ferias o aeropuertos y trabajaron en la creación de un refugio para mascotas abandonadas financiado a través de una clínica veterinaria. Si algo demuestran estos jóvenes es que las formas de crear empleo y contribuir a mejorar el mundo no tienen límite.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos