El Correo

Una final llena de buenos principios

vídeo

Emprendedores. Varios de los estudiantes galardonados posan con profesores y patrocinadores en la tercera edición de STARTInnova. / Borja Agudo

  • Los proyectos de los alumnos de los centros San José y Somorrostro ganan la tercera edición de STARTInnova

Con los nervios a flor, los jóvenes finalistas de STARTInnova iban llegando a la cita en Bilbao donde en pocos minutos conocerían el desenlace de la tercera edición del concurso para el fomento del espíritu emprendedor entre los alumnos de Bachillerato y FP organizado por EL CORREO. Tras la presentación el día anterior de las ideas de negocio ante el jurado de expertos en la Facultad de Sarriko, ya sabían qué proyectos presentaban sus rivales. Ahora sólo faltaba aguantar un poco para ver quiénes resultaban vencedores de esta iniciativa que, un año más, ha contado con el patrocinio del Gobierno vasco, el Ayuntamiento de Bilbao y Sabadell Guipuzcoano, así como con la colaboración de la Universidad del País Vasco y de Tknika, y de la Fundación Michelin y los ayuntamientos de Sestao y Getxo como mentores. ¿Lograría algún instituto hacer sombra al Centro Somorrostro, vencedor en la categoría de mayores de 18 años en las dos ediciones celebradas hasta ahora? ¿Entraría un tercer centro en el pique que los colegios Vizcaya y Azkorri tienen por el título en la categoría más joven o viviríamos un peleado desempate? Cosa de minutos.

FOTOS
  • Emprender tiene premio

El acto arrancó con un pequeño homenaje tanto a los centros participantes como a los profesores que han acompañado a los alumnos a lo largo de estos cuatro últimos meses en todas las fases del concurso. El agradecimiento, personalizado en los institutos y tutores con representación en la final, estuvo presidido por Begoña Garamendi, directora de Innovación Educativa, Educación, Política Lingüística y Cultura del Gobierno vasco; Xabier Otxandiano, concejal de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo del Ayuntamiento de Bilbao, y Gabriel López, director de la oficina principal de Banco Sabadell en Bilbao y director de BStartup en Bizkaia. Los tres reconocieron el «esfuerzo realizado por los profesores, junto con las familias, para lograr el desarrollo integral de los jóvenes», y les agradecieron «su implicación en hacer que aprendan a hacer, pero también a ser».

Una final llena de buenos principios

Primeros. Los alumnos de San José Jesuitak y Centro Somorrostro.

Mientras sobre el escenario los docentes recibían las placas de reconocimiento, en los corrillos cundían los nervios. De los 536 estudiantes de 26 institutos, colegios e ikastolas que empezaron la competición cuando arrancó el curso, sólo 34 alumnos de ocho centros habían llegado a la final, y apenas faltaban unos instantes para saber quiénes habían dado con las ideas ganadoras. Josu Bergara, alcalde de Sestao, fue el encargado de empezar a poner nombre a los premios. El quinto -y sus correspondientes tablet- fue para Markel Varona, Gorka Urraca, Adhik Kandeli y Markel Bengoetxea, alumnos de la vitoriana ikastola Olabide, y responsables de un proyecto empresarial tutorizado por el profesor José Antonio Zubeldia de compra-venta de libros de segunda mano a través de internet.

Después llegó el turno para Unai Mezo, responsable de Promoción Económica en el Ayuntamiento de Getxo, quien desveló que los cuartos puestos, también dotados de una tablet, se quedaban en Azkorri y San Jorge. Las getxotarras Iratxe León e Iratxe Yanguas y su tutor, Rubén Elortegui, optaron por un proyecto de emprendizaje social dedicado a la mejora de la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual, mientras que los santurtziarras Cristian Dikanjo y Álvaro Urbieta, asesorados por Edorta Elosegi, se decantaron por presentar una aplicación para dispositivos electrónicos que faciliten la comunicación entre trabajadores de distintas fases de un mismo proyecto.

Una final llena de buenos principios

Segundos. Estudiantes de la Ikastola Olabide y CPES Fernando.

Después llegó el turno para Unai Mezo, responsable de Promoción Económica en el Ayuntamiento de Getxo, quien desveló que los cuartos puestos, también dotados de una tablet, se quedaban en Azkorri y San Jorge. Las getxotarras Iratxe León e Iratxe Yanguas y su tutor, Rubén Elortegui, optaron por un proyecto de emprendizaje social dedicado a la mejora de la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual, mientras que los santurtziarras Cristian Dikanjo y Álvaro Urbieta, asesorados por Edorta Elosegi, se decantaron por presentar una aplicación para dispositivos electrónicos que faciliten la comunicación entre trabajadores de distintas fases de un mismo proyecto.

Después llegó el turno para Unai Mezo, responsable de Promoción Económica en el Ayuntamiento de Getxo, quien desveló que los cuartos puestos, también dotados de una tablet, se quedaban en Azkorri y San Jorge. Las getxotarras Iratxe León e Iratxe Yanguas y su tutor, Rubén Elortegui, optaron por un proyecto de emprendizaje social dedicado a la mejora de la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual, mientras que los santurtziarras Cristian Dikanjo y Álvaro Urbieta, asesorados por Edorta Elosegi, se decantaron por presentar una aplicación para dispositivos electrónicos que faciliten la comunicación entre trabajadores de distintas fases de un mismo proyecto.

Una final llena de buenos principios

Patrocinadores. Gabriel López y Pedro Sánchez (Banco Sabadell Guipuzcoano), Arturo Rodríguez (UPV/EHU), Carmen Manrique (EL CORREO), Begoña Garamendi (Gobierno vasco), Xabier Otxandiano (Ayuntamiento de Bilbao), Josu Bergara (Ayuntamiento de Sestao) y Unai Mezo (Ayuntamiento de Getxo).

Subía el nivel y también la ansiedad. Con la directora de Innovación Educativa del Gobierno vasco llegaba la hora saber quién había logrado el tercer puesto y se llevaba un ipad mini. Begoña Garamendi desveló el nombre de dos grupos con proyectos de clara orientación social. Por un lado, Maitane Oleaga, Adriana Córdoba, Andrea Ordóñez y Ainhoa Fernández y su tutora, Ana Moral, del colegio Vizcaya, propusieron crear una red de apoyo a jóvenes desmotivados por fracasos escolares o por situaciones de desempleo. Mientras, en la categoría para mayores, Kevin De los Toyos, Karla Zavala y Yaser Rodríguez, con el apoyo de Inma Apella, apostaban desde Zornotza por prestar servicios de asistencia, acompañamiento e incluso realización de gestiones a personas que lo necesiten.

Había llegado el gran momento. Quienes fueran citados por el concejal de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Bilbao, quedaban segundos. Quienes no, ganaban. Entre los nervios tímidamente templados de los estudiantes, Xabier Otxandiano acabó pronto con el suspense. El grupo de la ikastola Olabide -tutorizado por José Antonio Zubeldia y formado por Ander Atin, César Ferreiro, Unai Zugazua y Aritz Aginagalde Díez- y su proyecto de aplicación de las nuevas tecnologías para la mejora de la seguridad vial entre los menores de 16 años; y Olatz Villa, Eliana María Espínola y Cristian Alejandro, con su profesora Fátima Herrera, del Centro de Educación Secundaria Fernando, con un salón de belleza sobre ruedas entre los alumnos de más de 18 años, se quedaban a las puertas del cielo.

Una final llena de buenos principios

Los profesores. Inma Apella, José Antonio Zubeldia, Luz Laza, Edorta Elosegi, Xabier Otxandiano (Ayuntamiento de Bilbao), Rubén Elortegui, Fátima Herrera, Begoña Garamendi (Gobierno vasco), Aitor Garcia Mujika, Gabriel López (Banco Sabadell Guipuzcoano) y Ana Moral.

Los ganadores estaban en San José Jesuitak y en Somorrostro, con lo que este centro de Formación Profesional enlaza tres victorias consecutivas. Bajo la supervisión de Luz Laza, sus alumnos Iker Marcos, Jon Varela, Asier González y Erik Pardiñas había volcado su pasión por los videojuegos en crear uno con fines sociales; una herramienta lúdica que ayude a prevenir la violencia de género. Mientras en San José, Adrian Unzueta, Candela Zabala y Marc Saborit, con la colaboración de su tutora Jaione Etxebarria, se centraban en la creación de una web que permitiera el alquiler de todo tipo de productos de segunda mano. Todos ellos recogieron un ordenador portátil de manos de Gabriel López, director de la oficina principal de Banco Sabadell en Bilbao, quien les animó a seguir adelante con éstos o cualquier otro proyecto futuro que «aporte trabajo y bienestar a la sociedad».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate