El Correo

Michelin abre sus puertas a los emprendedores del futuro

Michelin abre sus puertas a los emprendedores del futuro
/ Un grupo de alumnos de Egibide Jesús Obrero visitó Michelin la pasada semana. :: el correo
  • Unos 120 escolares visitan la factoría que la multinacional francesa tiene en Vitoria dentro de la tercera edición del programa STARTinnova

"¿Qué hay que estudiar para poder trabajar aquí?", preguntó a su profesor uno de los adolescentes de visita en la factoría vitoriana de Michelin, seducido por los vídeos informativos que acababa de ver. Aitor Ibabe sonrió al escucharle y enseguida le ofreció consejo. "Tienes que estudiar lo que quieras. Lo que te guste". Porque desde que los 16 chavales llegaron a su aula de Tecnología tuvo claro que lo mejor que podía enseñarles era a explotar su creatividad y que fueran ellos mismos los que tomasen la iniciativa. Por eso Ibabe no dudó en apuntarlos a la tercera edición de STARTinnova, el programa impulsado por EL CORREO para fomentar el aprendizaje entre los estudiantes vascos.

Así, y siguiendo el programa establecido, el grupo de alumnos de primero de Bachiller que estudian en el centro de Egibide Jesús Obrero conoció esta semana los entresijos de la multinacional francesa, que se estrena en esta edición como empresa mentora de los participantes en STARTinnova. Como ellos, unos 120 chavales vitorianos se adentrarán en la factoría en las seis charlas de orientación previstas para que conozcan conceptos como los valores que deben defender las empresas, lo que implica la responsabilidad social empresarial o el secreto para que todo vaya bien. Y aunque la jornada dura casi dos horas, la lección a aprender es bien sencilla. "La clave es el trabajo en equipo, el compromiso y el trabajo", les dijo Jaime de la Cal, el responsable de proyectos para el País Vasco de la Fundación Michelin Desarrollo.

El objetivo de estas visitas es potenciar el espíritu emprendedor de estos chavales con ejemplos de cómo las ideas salen adelantes. De la Cal les recordó que el primer mapa de carreteras francés lo editó Michelin y les aleccionó sobre la importancia de la I+D+i para el éxito de una empresa. A través de la forma de trabajar del fabricante de neumáticos, los jóvenes encontraron las claves que deberán aplicar en su futuro laboral. "Queremos orientarles, que tengan un contacto con la realidad empresarial, porque no basta con la teoría que aprendan en los centros, tienen que conocer de cerca el proceso, vivir la realidad les puede ayudar mucho", valoró De la Cal.

Diseñar proyectos propios

"Colaboramos con mucho gusto en estos programas en los que se inculcan a los jóvenes ese espíritu de aprendizaje y que descubran su potencial. Si podemos contribuir a ello nos damos por satisfechos", añadió. Ibabe comparte esa meta. "Para ellos estar en STARTinnova es una novedad. Al principio del curso les expliqué que son las patentes y los modelos de utilidad, y que ellos mismos pueden patentar algo. Al entrar en este concurso están diseñando sus ideas empresariales con todos los procesos necesarios", explicó.

El profesor está orgulloso de los chavales. "Sus ideas son muy originales y están trabajando bien. Pero, sobre todo, se les ve ilusionados", destacó. Ellos mismos, al explicar sus ideas, contagian ese optimismo. Han puesto sobre la mesa una bicicleta con candado incorporado en el cuadro; una web para ubicar en el mapa de cada ciudad las tiendas que venden el producto que busca el usuario y sus precios; un peine con dispensador de gomina incorporado; moldes para definir las patillas y barbas; obtener cuero para sandalias a través de la transformación de la fruta desechable; y sensores para apagar las luces de los hogares cuando no detecten personas. "Si vemos que tiene potencial, nos gustaría seguir desarrollándola, incluso asociándonos con empresas", insistían todos.