El Correo

Pensando la idea ganadora

Pensando la idea ganadora
  • EL CORREO abre la tercera edición de su programa de impulso al emprendimiento

En 26 institutos de Bachillerato y centros de Formación Profesional del País Vasco se está tramando el futuro. En ellos, 505 estudiantes de 16 a 18 años afilan estos días su ingenio para preparar el que será su primer plan de negocio. De momento es sólo un juego. El concurso de ideas de la tercera edición de STARTInnova. Pero quién sabe si quizá esta iniciativa puesta en marcha por EL CORREO para inculcarles el espíritu emprendedor no podría dar origen pasado mañana a una empresa viable, a un proyecto que pase del papel a la oficina, taller o laboratorio, dando trabajo a sus fundadores y generando riqueza para su entorno. Y aunque no se llegue a tanto, tampoco está mal que los estudiantes se den cuenta desde ya de que serán ellos quienes hagan productivas las empresas del futuro y que lo pueden hacer como uno más de los trabajadores o, si son más audaces, como sus promotores.

Porque, aunque para ellos el gran atractivo del programa es la competición entre institutos por presentar el mejor proyecto empresarial, ésto es en realidad el final de un aprendizaje que les mostrará las diferentes fases del proceso emprendedor. Un aprendizaje en el que contarán con el apoyo de más de 40 profesores de sus propios centros educativos, aunque dispondrán de una plataforma de "elearning" para que sean ellos quienes, de manera autodidacta y en horario extraescolar, lleven la voz cantante.

El medio millar de alumnos participantes en esta nueva edición ya han pasado por la primera etapa del programa y están a punto de cerrar la segunda. Ya han adquirido por tanto la formación teórica necesaria para ser capaces de evaluar la viabilidad de un proyecto y se han familiarizado además con los conceptos básicos de la gestión empresarial. Y ahora que saben lo que son los flujos de ingresos, las estructuras de costes o los canales de distribución, encaran un momento clave: dar con la idea del millón. Esa que durante la primera quincena de enero deberá superar los estudios de mercado, planes de viabilidad y demás análisis previos a la creación de una empresa como si se tratara de un proyecto real, ya que como tal deberán presentarla a finales de febrero ante el jurado de expertos. Aquí, los proyectos se dividirán en dos categorías: por un lado, los realizados por los alumnos de 16 y 17 años, y los de 18 o más por otro.

Pique entre centros

Y la cosa no está nada fácil. Tras dos ediciones, algunos centros se han convertido en auténticos veteranos de la competición y hay ya un verdadero pique entre sus alumnos. El primer año, en la categoría de los más jóvenes, los cinco equipos finalistas pertenecían al Colegio Vizcaya, de Zamudio, y los cuatro miembros del equipo ganador se llevaron una "tablet" cada uno por su botón de alarma con geolocalizador. Entre los estudiantes de 18 años la cosa estuvo más reñida, con tres representantes del instituto de FP de Somorrostro y dos del centro erandiotarra de Tartanga. Finalmente, el mejor proyecto perteneció a un grupo de alumnos de sonido de Erandio que ideó una pista de "skate" cubierta que, además de competiciones deportivas, podría acoger otras actividades como conciertos.

El año pasado, Somorrostro se tomó la revancha gracias a una aplicación para el teléfono móvil capaz de leernos las alertas mientras conducimos. En esa misma línea fue el proyecto ganador en la categoría para alumnos de 16 y 17 años, en la que estudiantes del Colegio Azkorri de Getxo propusieron una aplicación que permitía poner voz a los mensajes del teléfono para facilitar su manejo a los invidentes. ¿Serán las nuevas tecnologías este año el punto de atención de nuestros jóvenes emprendedores? Ya falta poco para saberlo.