Esta es la vivienda más cara de Euskadi

La villa data de principios del siglo XX, y se eleva en una parcela de 3.500 m2. /ARIZMENDI
La villa data de principios del siglo XX, y se eleva en una parcela de 3.500 m2. / ARIZMENDI

Se trata de un palacio señorial de San Sebastián que vale más de 6 millones de euros. En Bizkaia las más lujosas cuestan la mitad

Amaia Chico / solange vázquez
AMAIA CHICO / SOLANGE VÁZQUEZ

En el infatigable observatorio sobre los precios de la vivienda en Euskadi el foco se sitúa normalmente en las viviendas accesibles a bolsillos de clase media más o menos pudientes. Pero pocas veces la vista se fija en esas viviendas de lujo que de vez en cuando muestran sus entrañas en televisión, aunque son absolutamente inaccesibles para el común de los mortales. Las viviendas más caras del país no están en Euskadi, sino en Marbella y Mallorca, donde se vende el 'chalé' más caro del país: 57,5 millones de euros pide el propietario de una joya de estilo italiano situada en la bahía de Alcudia.

Pero en el País Vasco también hay un mercado inmobiliario del lujo, encabezado por propiedades situadas en Gipuzkoa, donde un «palacio señorial» de cuatro plantas y 1.500 metros cuadrados, construidos sobre un terreno de 3.500 metros cuadrados se vende en Intxaurrondo por 6 millones de euros. No tiene vistas a La Concha, sino que está situada en la zona de villas que se sitúa a «un paso del barrio de Gros» y se eleva de tal forma que permite tener una vista privilegiada y despejada de la ciudad y del monte Ulia. En Bizkaia los precios son algo más 'módicos' y el techo se encuentra entre los 3 y los 4 millones de euros. Entre ellos, un dúplex en Neguri con nueve dormitorios y seis baños que tiene un precio de salida de 3 millones de euros y un chalé en Plentzia con más de 8.000 metros de terreno del que sus dueños se desprenden por una cantidad de 2,2 millones.

El dúplex de Neguri de los 3 millones de euros.
El dúplex de Neguri de los 3 millones de euros.

Una cifra que queda casi en anécdota al lado de los 6 millones de la joya guipuzcoana. Un tesoro 'escondido' que data de 1927 y se encuentra en uno de los barrios con residencias de estilo neovasco de más solera de la capital guipuzcoana. Villa Silva, obra del arquitecto Pablo Zabalo, es una casa con historia que tras sus verjas alberga, según la descripción recogida por las inmobiliarias, un edificio de cuatro plantas de 380 metros cuadrados cada una, comunicadas mediante una escalera de madera, en las que se distribuyen 12 habitaciones y 4 baños. En el exterior, en los 2.800 metros de terreno, árboles frutales, un palomar, bodega, garajes y varios estanques pequeños rodean también dos edificios anexos, «la casa de los guardeses de 70 m2 en dos plantas y un apartamento de otros 55 m2 ». Un exclusivo recinto que sus dueños promocionan para la venta como posible «complejo hotelero» o «edificar viviendas adosadas en el solar».

El destino lo decidirán los futuros dueños. Y es que, aunque parezca imposible, estas viviendas de lujo tienen un mercado estable que no ha flaqueado durante la crisis. Más bien al contrario, según los informes que han ido publicando portales inmobiliarios como Idealista, la demanda de este tipo de residencias creció de 2013 a 2016 hasta un 80%. Una fluctuación que, en este caso, no depende directamente de los vaivenes en el precio de la vivienda, sino también del creciente interés que personas de origen extranjero muestran desde hace años por adquirir una vivienda, sobre todo, en los principales destinos turísticos de España.

Mallorca y Marbella son por eso las dos ciudades del 'lujo dentro del lujo' donde en este momento están a la venta, según el ranking elaborado por el mencionado portal, ocho de las diez residencias más caras de toda España. Una mansión, también de 3.500 metros cuadrados, pero de estilo moderno, con piscinas y helipuerto, y vistas a la la bahía de Alcudia es, con sus 57,7 millones de precio de venta, la propiedad inmobiliaria más cara. Quien pueda permitirse pagar 147.000 euros de hipoteca mensual, según los cálculos de la propia agencia, podría hacerse con este lujo balear. A mucha distancia, con un precio de 40 millones de euros, un capricho en Mijas (Málaga) de 2.250 metros cuadrados y doce habitaciones sobre un jardín de 7.000 metros cuadrados.

Un capricho reservado a ese restringido grupo de población que puede no solo mirar las fotografías, sino acceder a ese 2% de viviendas de más de un millón de euros que, según el portal Pisos.com, se ofertan en el mercado de segunda mano, el porcentaje de viviendas de 'alto standing' más alto de los últimos años.

Fotos

Vídeos