La verdadera historia de la perra de Galicia y su cachorro carbonizado

La verdadera historia de la perra de Galicia y su cachorro carbonizado
SALVADOR SAS (EFE)

La imagen conmovió a los usuarios de las redes sociales la pasada semana

EL CORREO

Las historias que protagonizan animales siempre son conmovedoras. Perros que esperan a sus amos a las puertas de un hospital, canes que ayudan a sus congéneres tras fenómenos de la naturaleza como seísmos o tsunamis, etc. El último en protagonizar una tierna historia ha sido la de una perra de Galicia que cogía a su cachorro carbonizado por las llamas y emprendía una carrera. La imagen, que ha dado la vuelta al mundo, ha llegado a los corazones de los internautas que no han dejado de compartir y comentar tal tierna imagen. Pues bien, a veces las imágenes no son lo que parecen y detrás de lo que podría ser una sentimental historia, hay una realidad muy diferente.

Para empezar, tal y como informa El País, no se trata de una perra, sino de un perro y lo que lleva en sus fauces no se trata de su cachorro. Y es que el can, de nombre Jacki, estaba acostumbrado a enterrar huesos, por lo que ha seguido con su costumbre pero en vez de sepultar huesos, entierra los cadáveres de animales carbonizados que encontraba a su alrededor en el campo aledaño a la iglesia, donde ha tierra, en lugar de cenizas.

La fotografía , captada por el fotoperiodista de EFE Salvador Sas, fue tomada el martes por la mañana en el lugar de A Igrexa de Chandebrito, en Nigrán (Pontevedra) y causó una gran conmoción en las redes sociales, donde los usuarios dieron por hecho que el animal que transporta Jacki (el cadáver tiene cabeza, hocico, orejas, patas) era su cría.

Fotos

Vídeos