200 vascos participan en la caravana que cruza España en solidaridad con los refugiados

Acto de manifestación cuando partió la caravana desde Euskadi / ECUADOR ETXEA

La iniciativa ‘Abriendo fronteras’ llegará hasta Melilla para pedir un cambio de rumbo en la política española de acogida de inmigrantes

MÓNICA LOZANO

Cerca de 200 personas de Euskadi, entre ellas 110 de Bilbao, partieron hacia la frontera sur de España en Melilla con el objetivo denunciar las políticas migratorias de Europa y específicamente de España. Se trata de la caravana ‘Abriendo Fronteras’, que inició el pasado 14 de julio y finalizará el próximo sábado 22.

«El objetivo es denunciar las violaciones sistemáticas de derechos humanos que se comenten en la frontera sur de Europa y señalar a instituciones, organismos y transnacionales que están detrás de los desplazamientos forzados y que no garantizan el derecho a migrar, ni la protección internacional en caso del refugio», ha expresado Beatriz Plaza, integrante de la Plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak - Bizkaia, una de las varias asociaciones que organiza la caravana.

Los autobuses salieron desde las tres capitales vascas. Durante el trayecto, uno de los primeros actos de protesta lo realizaron en el polígono de tiro de Bardenas para exigir, entre otras cosas que se evite «los abusos, la violencia, la trata y el tráfico de personas».

Son más de un cien los colectivos de Euskadi, Castilla y León, Catalunya, Valencia, Madrid y Andalucía los que participan en la caravana que recorre España realizando diferentes actividades para reivindicar el refugio, como se llevó a cabo hace un año cuando una iniciativa similar partió hacia Grecia.

Los manifestantes llegaron el lunes a Málaga, desde donde han cruzado el estrecho para llegar a Melilla. Allí llevan a cabo otra serie de actividades hasta el viernes, cuando la caravana cruzará el estrecho en sentido inverso y las movilizaciones llegarán hasta Almería para denunciar la situación de los migrantes de los invernaderos.

Incumplimiento de España

Plaza explica que la protesta también busca exigir al Gobierno central que cambie su política de recepción de personas víctimas de desplazamiento forzado y cumpla con los compromisos internacionales para dar refugio a las miles de personas que huyen de la guerra y las precarias condiciones en sus países de origen.

Según denuncian los organizadores de la caravana, el cierre de fronteras europeas está abriendo vías de migración «cada vez más peligrosas», que a su vez están causando la muerte de miles de personas en su intento por llegar a España.

Y es que las cifras son alarmantes. De acuerdo con datos del Informe Frontera Sur 2016, de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) en dos años, los migrantes fallecidos o desaparecidos se han duplicado. En 2014 aparecieron 131 personas muertas en el mar intentado llegar a España, en 2015 fueron 195 y en 2016 llegaron a 295.

Asimismo, asociaciones defensoras de derechos humanos denuncian que el Gobierno asumió el compromiso de acoger a un total de 17.337 personas, y aunque solo hace falta 71 días para cumplir con dicha meta, a la fecha solo han sido recibirdas 1497, según el registro que lleva Amnistía Internacional-España. De acuerdo con Eurostat, de las 10.250 peticiones de asilo en 2016, solo 355 obtuvieron el estatuto de refugiado.

«En la caravana pedimos vías seguras, que se aplique el protocolo de protección a las pateras que van a la deriva y que no se criminalice la migración», indica la integrante de Ongi Etorri Errefuxiatuak.

No llegan a Euskadi

Pese a que el Gobierno Vasco presentó en junio una propuesta para reforzar las acciones a favor de los refugiados, las organizaciones señalan que a Euskadi siguen sin llegar los refugiados. Aunque Lakua ha recalcado en diversas ocasiones el compromiso que tiene con las personas desplazadas, e incluso, ha anunciado la elaboración de un documento marco para favorecer la llegada y mejorar de la integración de los refugiados, CEAR Euskadi afirma que esas iniciativas no pasan del papel, y solo se estarían quedando en buenas intenciones.

Fotos

Vídeos