La 'Y' vasca recibe de Europa los primeros 600 millones del préstamo para acelerar el proyecto

Vista de las obras del TAV en Bergara./Lobo Altuna
Vista de las obras del TAV en Bergara. / Lobo Altuna

El ministro de Fomento ha presidido esta mañana en Madrid la firma del primer tramo de la financiación, que supondrá un total de 1.030 millones

S. Vázquez/ J. M. reviriego
S. VÁZQUEZ/ J. M. REVIRIEGO

Esta mañana, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha presidido la firma de una primera partida de 600 millones de euros del préstamo de 1.030 millones con el que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) dio un impulso definitivo a la 'Y' vasca el mes pasado. El acuerdo ha sido firmado en Madrid por el vicepresidente del BEI, Román Escolano, y el presidente de Adif Alta Velocidad, Juan Bravo.

La entidad financiera europea, que concede préstamos en condiciones ventajosas a los socios de la UE para sufragar obras públicas y operaciones estratégicas, anunció el pasado 19 de septiembre la concesión de esta importante línea de crédito, en respuesta a una petición cursada en junio por el Gobierno central para poder «acelerar» varias obras clave del TAV a su paso por Euskadi, y evitar cualquier nuevo retraso.

La idea en la que trabaja el Departamento que gestiona Iñigo de la Serna para Vitoria es que los convoyes recorran 2,9 kilómetros por el subsuelo entre el Bulevar de Salburua y Portal de Castilla. Los detalles del plan no se conocerán hasta mediados de 2018. De hecho, existen dos opciones sobre la mesa: servirse de la traza de vías existente o hacerlo bajo Manuel Iradier. Habrá una estación central soterrada a la altura de la actual con accesos por Dato y la plaza Green Capital. El proyecto sería una realidad, según el calendario marcado, en 2023.

Fomento, a través de su gestor ferroviario Adif, también destinará parte de la inyección llegada de Europa a financiar las terminales de Bilbao y Donostia, así como a la conexión del País Vasco con Francia a la altura de Irún.

La inversión adicional otorgada por el Banco Europeo permitirá completar la financiación del proyecto en su conjunto, cuyo coste puede rondar los 4.800 millones «incluidos los imprevistos», según un portavoz autorizado del BEI. El préstamo garantizaría la llegada en plazo del TAV a las capitales, una operación que ha estado «bailando» al albur de las relaciones políticas e institucionales entre los gobiernos central y vasco, gestionados durante ese período por el PP y el PNV, respectivamente.

Desbloqueada la operación tras sucesivos retrasos gracias a la recuperación de la sintonía entre los dos ejecutivos, la 'Y' ferroviaria vasca circula ya a velocidad de crucero, impulsada por unos créditos europeos que sufragarán alrededor de la mitad de la obra.

Inyección previa

No es la primera vez que el Board of Governors, máximo órgano de gobierno de la entidad, reunido en Luxemburgo, aprueba una inyección económica para el proyecto. Ya destinó 1.400 millones entre 2012 y 2013 para la construcción de la 'Y', cuyo ramal guipuzcoano está siendo gestionado por el Gobierno vasco, que adelanta el pago y luego lo descuenta al Estado vía Cupo.

Fomento reclamó a las autoridades comunitarias en verano la cobertura para los accesos a Vitoria y Bilbao y las estaciones de las tres capitales. En la lista también se pedía apoyo para tres tramos del TAV: el alavés de Arrazua/Ubarrundia y los de Basauri, en Bizkaia, y Astigarraga, en Gipuzkoa. El banco, con sede en Luxemburgo, no desglosa el destino de sus préstamos, cuestión que ahora quedará en manos de Adif.

«Solvencia» del proyecto

La Unión Europea, a través de su Banco de Inversiones, ya manifestó su confianza en la «solvencia» del proyecto de la 'Y' ferroviaria vasca. A pesar de la concatenación de retrasos, los choques entre administraciones y de haber estado en la diana de ETA, la llegada de la alta velocidad ferroviaria a Euskadi constituye todo un hito para las autoridades comunitarias. Esta es la interpretación que realizó el Ministerio de Fomento, tras recibir el mes pasado un nuevo espaldarazo económico a la financiación. Según dijo entonces el Departamento de Íñigo de la Serna, el préstamo de mil millones revela la importancia que concede Europa a la obra por dos motivos: es parte esencial del Eje Atlántico, declarado como corredor «prioritario», y acceso transfronterizo entre España y Francia.

Fotos

Vídeos