La última moda en China: sacarse las fotos de boda debajo del agua

REUTERS | ATLAS

Las parejas más jóvenes deciden tirar de ingenio para tener las instantáneas más originales de ese día tan especial

BEATRIZ GARNÁNDEZ

Coger mucho aire, aguantar la respiración, maquillaje a prueba de bomba y poner la mejor cara para salir bien en unas fotos que se guardarán para la posteridad. La última moda en China es sacarse las fotos de boda –en teoría, las más importantes de la vida, o casi- debajo del agua. Los resultados son asombrosos.

Los novios dejan atrás las tradicionales fotografías con el típico fondo de una ciudad emblemática y se sumergen bajo el agua para buscar un recuerdo inolvidable. El atuendo de los novios es el mismo que el tradicional (vestido blanco ellas, traje de chaqueta ellos). Sin embargo, la fotografía rompe con lo convencional y sitúa a las parejas en un escenario digno de retratar. El fotógrafo, ataviado como un buzo, trata de captar el mejor momento jugando con el movimiento de las ropas bajo el agua y la sensación de estar volando. De esta manera, los más atrevidos pueden innovar camino hacia el altar. Un estudio en Pekín es uno de los que ofrece este tipo de servicios para los que van a darse el 'Sí quiero'.

REUTERS

El mercado de bodas en China es una gran industria que mueve más de 100.000 millones de euros al año. Las parejas pagan alrededor de 2.000 yuanes (256 euros) por sus fotos submarinas. Una de las empresas que ha decidido embarcarse en este negocio es Mr Wedding, situada en Shanghai, donde en una vieja fábrica han montado una piscina para fotografiar a los cónyuges.

Una moda original y que permite a los novios realizar cualquier tipo de postura que fuera del agua sería una tarea imposible. Un álbum que seguramente querrán enseñar y que será un gran recuerdo del día más importante de sus vidas.

Fotos

Vídeos