Uno de cada tres alumnos vascos recibe algún tipo de beca del Gobierno vasco

Alumnado de un centro público vasco asiste al comedor. /Luis Michelena
Alumnado de un centro público vasco asiste al comedor. / Luis Michelena

Euskadi es ya la tercera comunidad en número de beneficiarios, detrás de Andalucía y Galicia, con ayudas que pueden superar los 1.000 euros

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

Más de 126.000 alumnos de las etapas no universitarias reciben algún tipo de beca del Gobierno vasco, ya sea para estudios, comedor, transporte, material didáctico o residencia. Esa cifra supone que uno de cada tres escolares vascos dispone de ayuda económica, y casi la mitad de los estudiantes de la red pública. Estas cantidades oscilan entre los 40 euros para la adquisición de libros a más de un millar en caso de que un mismo beneficiario reciba varias de estas aportaciones; o incluso por encima de los 2.000 si se paga un alojamiento o un desplazamiento largo, aunque estos casos son menos frecuentes. El País Vasco es la tercera comunidad autónoma con más beneficiarios en enseñanza obligatoria previa a la Universidad, solo por detrás de Andalucía y Galicia, según datos del Ministerio de Educación.

La consejera Cristina Uriarte ya destacó durante la presentación de los presupuestos para 2018 el esfuerzo económico que hace el Departamento con las becas para estudiantes, que cifró en 98 millones de euros en el próximo ejercicio, de los que 57 están destinados a las etapas no universitarias. Ese nivel de inversión mantiene a la comunidad vasca entre las cuatro que más dinero dedican junto con Andalucía, Galicia y Madrid, la misma posición que ocupa en el ranking de las aportaciones a estudiantes para material escolar, comedor, transporte o residencia. Además, el dinero para becas no es una partida cerrada en el País Vasco, sino que crece en función de la demanda de las familias que tienen derecho a estas subvenciones.

Hasta los 23 años

La enseñanza en la red pública es gratuita, pero hay una serie de gastos a los que deben hacer frente los padres. Un escolar puede recibir hasta media docena de subvenciones económicas públicas con diferentes fines y tiene derecho a ellas hasta una edad máxima de 23 años (están incluidos los alumnos de FP). En Bachillerato, ciclos formativos y escuelas de Música y Danza se exige no repetir curso para poder solicitarlas.

Un total de 123.317 escolares disfrutan de una beca para material -de libros a soportes tecnológicos-, que puede llegar hasta algo más de 226 euros por curso, según el nivel educativo. También 60.000 hogares reciben bolsas económicas para pagar el comedor, con un tope máximo de 712 euros. Educación ayuda, además, a medio millar de padres a abonar la cuota en escuelas infantiles hasta los 2 años, por lo que sus facturas mensuales pueden bajar de los 200 a los 90 euros. El Departamento reserva otra partida para gastos de enseñanza -en centros concertados-. De esas ayudas se benefician casi 2.500 estudiantes, que reciben aportaciones anuales de entre 200 y 600 euros según la etapa educativa.

Se pueden recibir ayudas para material, comedor, gastos de enseñanza, residencia y transporte

Una factura extra con la que se puede encontrar el alumno es la del transporte para acudir a un instituto o centro de FP alejado de su domicilio. Las becas de transporte, que se conceden a partir de los 5 kilómetros de distancia, oscilan entre los 200 y los 1.000 euros. A partir de 50 kilómetros, el estudiante tiene derecho a residencia. Son las aportaciones más altas, que se pueden elevar a los 3.000 euros anuales, aunque el pasado curso se concedieron solo a 55 alumnos.

Que Euskadi destaque entre las comunidades con más número de alumnos becados resulta un dato relevante sobre la inversión que se hace en esas ayudas, si se tiene en cuenta que el País Vasco también lidera el ranking de ‘renta bruta disponible en los hogares’ y ‘menor tasa de exclusión social y riesgo de pobreza’, según el informe del Ministerio de Educación. El Gobierno vasco, de hecho, ha argumentado en numerosas ocasiones que esta política de becas más generosa que la media estatal -tanto en requisitos como en cuantía de estas subvenciones- es una de las razones de que Euskadi se coloqué en los puestos más altos de las tablas de resultados en «equidad» en la enseñanza.

LAS CIFRAS DE INFANTIL A BACHILLERATO

126.372
alumnos reciben algún tipo de beca, de los que 78.118 son alumnos de la red pública, y 48.254 de colegios concertados.
57
millones de euros dedicará Educación a becas en 2018.
712
euros es el tope que se puede recibir por comedor, 993 por transporte y 2.969 por residencia.
34.000
euros es el umbral patrimonial máximo para un hogar formado por una pareja y dos hijos.

LA UNIVERSIDAD

11.556
universitarios vascos se benefician de becas, de los que 9.595 acuden a centros públicos y el resto a privados.
2.757
estudiantes de grado y máster reciben ayudas de residencia.
4.542
alumnos universitarios disfrutan de la aportación destinada a premiar el rendimiento académico.
3.900
euros es la beca más alta por residencia en la etapa universitaria.

Euskadi lidera las ayudas económicas a universitarios

Euskadi es la comunidad española que más dinero dedica a las becas universitarias y la que ofrece las ayudas de mayor cuantía. En la actualidad 11.556 estudiantes de grado y máster cuentan con el apoyo económico del Gobierno vasco para abonar las matrículas -de 800 a 1.200 euros por curso-, el transporte, los materiales o la residencia. También la exigencia de calificaciones para acceder y mantener las becas es aquí inferior al del resto de comunidades ya que tiene la competencia para gestionar estas subvenciones y no asumió la normativa del PP, más estricta.

En la universidad hay ayudas con los mismos fines, de pago de material, estudios, desplazamiento o residencia, a las del resto de las etapas educativas, aunque en los estudios de grado y máster se valora -y se premia- más el rendimiento en las aulas. Por un parte, los alumnos becados reciben un extra por aprovechamiento académico de entre 20 y 400 anuales -según aprobados y calificaciones-; y pierden la ayuda oficial si no superan un porcentaje de los créditos matriculados que varían según la carrera. No se abona el importe completo de la segunda matrícula y las terceras no están subvencionadas.

Ayuda de emergencia

Las becas de transporte o residencia son de mayor cuantía que las de las etapas previas a la universidad. Por ejemplo, las de desplazamiento pueden llegar hasta casi mil euros por curso, y el material a 380 euros. En el caso de que el alumno tenga que estudiar fuera tiene derecho a aportaciones que rondan los 4.000 euros como máximo para pagar el alojamiento.

También se ha introducido una ayuda extraordinaria o de emergencia. Este componente está destinado a retribuir la dedicación al estudio de aquella persona solicitante que se encuentre en una situación de «especial dificultad económica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos