Los trabajadores de Lanbide sufrieron 27 agresiones en 2016

Oficina de Lanbide en Álava, en una imagen de archivo.
Oficina de Lanbide en Álava, en una imagen de archivo. / Blanca Castillo

El Ejecutivo prepara un protocolo antiviolencia, aunque la cifra ha bajado en relación a los dos años anteriores, cuando se dieron 46 y 32 incidentes, respectivamente

JESÚS J. HERNÁNDEZ

No es difícil imaginar la tensión que rodea a quienes han perdido su empleo y atraviesan dificultades económicas que parecen interminables. Es un colectivo vulnerable, azotado por la falta de oportunidades durante los años de la crisis, y que ha cruzado con ansiedad el límite temporal de sus prestaciones por desempleo. En muchas oficinas de Lanbide han visto cómo muchos de los que entraron buscando un trabajo han acabado percibiendo la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), esa última barrera contra la exclusión. Los profesionales del Servicio Vasco de Empleo lidian a menudo con frustraciones ajenas, pero hay días en que se traspasan todos los límites y viven episodios más graves. Sólo durante el año pasado sufrieron 27 agresiones. 16 de ellas se registraron en oficinas de Bizkaia, 8 en Gipuzkoa y 3 en Álava. Es lo que se desprende de una respuesta enviada a la parlamentaria de Podemos, Tinixara Guanche. Hay algunos centros, como Santurtzi y Barakaldo, donde se han vivido hasta tres agresiones diferentes en 2016.

Es un mal muy conocido en otros oficios. Sanitarios, chóferes, trabajadores del metro y taxistas, por citar cuatro ejemplos, sufren la ira ajena. En el caso de Lanbide llama la atención que hay una gran mayoría de mujeres entre las víctimas de agresiones. De los 27 «incidentes» reconocidos por el área de Empleo y Políticas Sociales, hay 11 en los que se atacaron las instalaciones, 11 contra mujeres y sólo 5 contra hombres. La mayoría de estos episodios son atajados con rapidez por los vigilantes de seguridad, pero, en contadas ocasiones, la cosa pasa a mayores. En 2015, un trabajador de Lanbide tuvo que ser trasladado al hospital de Cruces después de recibir una lluvia de golpes y patadas. La Ertzaintza detuvo al agresor.

La suspensión temporal o definitiva de la ayuda, cambios en la cuantía o la exigencia de presentar más documentación están entre los desencadenantes habituales. Las centrales sindicales han reclamado en varias ocasiones mejoras de seguridad. A su juicio, «el personal insuficiente y los criterios cambiantes complican sobremanera la relación con los usuarios» Entre los motivos de «animadversión», citan también «el envío masivo de notificaciones». La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, anunció hace pocos meses que, en el paquete de medidas que cambiarán la RGI, se contempla la creación de un protocolo antiagresiones. Con todo, estas van a menos. En 2014 hubo 46 ataques y en 2015 fueron 32.

En su contexto

11
trabajadoras fueron víctimas de agresiones en 2016 mientras que los varones fueron 5 (los otros 11 incidentes provocaron daños en las instalaciones de las oficinas)
Cifras a la baja
Aunque una sola agresión resulte inadmisible, las cifras de estos incidentes reflejan una tendencia a la baja. En 2014 se registraron 46 agresiones en las sedes del Servicio Vasco de Empleo y a lo largo de 2015 fueron 32.
247.510
notificaciones oficiales mandó Lanbide a los percepctores el año pasado. Los sindicatos creen que «los envíos masivos» provocan la «animadversión» de los usuarios.
Santurtzi y Barakaldo
Hay dos oficinas vizcaínas donde se vivieron el año pasado hasta tres agresiones. Se trata de las sedes de Empleo situadas en Santurtzi y en Barakaldo-Gurutzeta. 18 oficinas vascas padecieron estos capítulos de gran tensión.

No parece haber una relación directa con el envío de notificaciones. Una segunda respuesta enviada a Podemos revela que el Gobierno vasco ha mandado desde 2012, cuando tomó las riendas de la RGI, un total de 785.943 notificaciones administrativas. La cifra crece exponencialmente todos los años. En 2012 fueron 44.232, un año después 108.830, en 2014 sumaban 117.859, en el siguiente ejercicio 159.856 y el año pasado 247.510. Las agresiones, por contra, van a la baja. Lanbide utiliza estas comunicaciones para notificar oficialmente a los perceptores cualquier cambio, con varios intentos de entrega a diferentes horas. Cuando resulta imposible, aparece en el Boletín Oficial del País Vasco.

Temas

Lanbide

Fotos

Vídeos