¿Qué es el ‘swatting’, la peligrosa broma que ya se ha cobrado una vida en EEUU?

Imagen de la detención de Jordan Mathewson en directo. /YOUTUBE
Imagen de la detención de Jordan Mathewson en directo. / YOUTUBE

Extendida entre jugadores de videojuegos que retransmiten sus partidas en tiempo real, también ha tenido como objetivo a varios famosos

JON SEDANO

Jordan Mathewson, conocido como Kootra en el mundo digital, estaba sentado en su despacho frente al ordenador. En la pantalla, se disputaba una partida del videojuego 'Counter Strike: CO' que se estaba retransmitiendo ante 4.000 personas. Era un directo más. Pronto, comenzó a escuchar ruidos en el exterior. Se quitó los cascos al tiempo que la puerta se abría y un grupo de policías de la unidad SWAT entraba gritando con armas en mano. El joven era detenido y cacheado ante los miles de espectadores. Pero no había cometido ningún delito. En realidad, había sido víctima del 'swatting', una broma que lleva años extendiéndose en EEUU y que la semana pasada se cobró una víctima.

Nadie está libre de ella. Pero su objetivo son sobre todo los jugadores que retransmiten online y los famosos. Los primeros, como represalia por otros usuarios que han sido derrotados en Internet; los segundos, por el hecho de gastar una 'broma' a una persona destacada.

El swatting es muy fácil de realizar, pero sus consecuencias pueden llegar a ser hasta mortales en una sociedad como EEUU, donde la posesión de armas y el uso de la violencia para proteger los bienes propios es algo habitual. La 'broma' consiste en hacer una llamada al servicio de emergencias y declarar que se «ha asesinado a alguien» o que se «ha colocado una bomba» en un domicilio, entre otros delitos graves, además de añadir que el agresor aún se encuentra en él. A la llamada le acompaña el añadir los datos de residencia de la víctima, que como ya se ha mencionado, suelen ser jugadores o personas relevantes. Minutos después, una unidad de la policía altamente cualificada, los SWAT, irrumpen en la casa buscando paralizar a un atacante que en realidad no existe.

El bromista ríe mientras se realiza la acción, pero sus consecuencias a veces pueden ser desastrosas. Hace unos días, una discusión durante una partida al videojuego 'Call of Duty' se saldó con la vida de Andrew Finch, de 28 años. Un jugador amenazó a otro con realizarle un ‘swatting’ y este le dio una dirección falsa. La policía acudió al lugar ante el aviso de un homicidio con toma de rehenes, pero al cercar la zona, Finch salió airado de la casa ante los ruidos y gritos. Un agente abrió fuego al ver que el joven se echaba la mano a la cintura, pero en realidad no portaba ningún arma. Andrew Finch falleció a causa del tiro, mientras que el joven detenido por hacer la broma, Tyler Barriss, argumentó que él no era culpable ya que ni había disparado, ni era miembro de los SWAT.

Pero los jugadores no son las únicas víctimas. En 2013, Tom Cruise era víctima del 'swatting' debido a una llamada al 911 que alertaba de que un grupo de personas armadas estaba realizando un robo en su domicilio. El FBI lleva desde 2008 intentando lidiar con una 'broma' para la que la única solución actual es castigar a quienes la cometen una vez realizada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos